BRYAN FERRY EN VALLADOLID

2007

  Martes 24 de julio de 2007.

 

  Centro Cultural Miguel Delibes. Auditorio de Valladolid

Bryan Ferry (voz, armónica y piano)
Chris Spedding (guitarra)
Oliver Thompson (guitarra)
Leo Abrahams (guitarra)
Guy Pratt (bajo, coros)
Amanda Drummond (teclados, viola, coros)
Iain Dixon (saxo, teclados)
Colin Good (piano, teclados, coros)
Andrew Newark (batería)
Sarah Brown (coros)
Mesha Bryan (coros)


Valladolid, en el hotel

Tenía la intuición de que el concierto de Bryan Ferry nos iba a gustar a los que nos acercáramos al flamante Auditorio de Valladolid. El que fuera líder de Roxy Music lleva ya mucho tiempo haciendo buenos trabajos al interpretar canciones de otros artistas, y en este sentido ‘Dylanesque’ (2007) es otra prueba de ello. En este álbum Ferry se atreve a adaptar con su peculiar feeling grandes temas del maestro Bob Dylan sin que le tiemble el pulso ni la garganta. Con un repertorio de veinte temas, de los cuales ocho eran del autor de LPs enormes como ‘Highway 61 Revisited’ y ‘Blood On The Tracks’, este refinado artista británico dio toda una lección de profesionalidad en un show vibrante de casi hora y media que, en mi opinión, se quedó algo escaso de duración, pero que dejó un buen recuerdo, especialmente entre sus seguidores más fieles.

Con relativa puntualidad salieron a escena ocho músicos y dos coristas antes de que llegara, como un cohete, nuestro hombre enfundado en una chaqueta negra con lentejuelas y arrancara, como acostumbra, con la estupenda “The In Crowd”, pieza soul de Billy Page. “Kiss And Tell” fue la siguiente y trajo consigo una mejora del sonido que se mantuvo hasta el final. Debemos resaltar la estupenda acústica del nuevo recinto (según me comentó mi compañero el fotógrafo Guri Medrano, probablemente el mayor fan de Ferry de todos los presentes, se escuchaba mejor que cuando le había visto en el Royal Albert Hall en esta misma gira).


Ferry con nuestro fotógrafo Guri Medrano

Sin descanso pasaron ya a clásicos dylanianos como “Just Like Tom Thumb’s Blues”, en el que se volvió a poner de manifiesto lo bien que sigue cantando Bryan (aquí y en otras canciones tocó también la armónica), y “Positively 4th Street” con sus guitarras sollozantes. Las palmas acompañaron “Slave To Love”, posiblemente el mayor éxito en solitario de Ferry, y sirvieron en bandeja unas adecuadas interpretaciones de “The Times They Are A-Changin’” (Dylan) y “Knocking On Heaven’s Door” (una de las versiones más fieles del álbum ‘Dylanesque’).


en el Royal Albert Hall hace unos meses

La disposición del escenario estaba cuidada y en ese instante el telón de fondo y las luces estaban inspiradas en el London Eye. Ya llevábamos varios temas y podíamos observar el gran nivel de una banda de acompañamiento amplia que le daba una cobertura holgada, y hacía posible que junto a la voz de Ferry las canciones de Dylan sonaran mejor que en el disco de estudio (los arreglos seguían estando trabajados y las interpretaciones eran bastante similares, aunque poseían ese plus de intensidad que deben tener en vivo). Se apreciaba que todos los miembros del grupo sabían bien lo que hacían, y entre ellos había un músico con un currículum sobresaliente: era ni más ni menos que el genial guitarrista Chris Spedding, que ha colaborado con muchos artistas, entre ellos Ferry. También formaba parte del conjunto el batería de Roxy Music en los ochenta, Andrew Newark.
“Dont Stop The Dance” dio una vez más muestras de la versatilidad vocal del dandy y de su dominio escénico, entre otras cosas gracias a sus medidos movimientos. “Jealous Guy” de John Lennon (que ya versionaba con Roxy Music) fue uno de los momentos mágicos de la noche con un solo de Spedding doblado por el saxo, la característica entonación de la melodía silbando por parte de Bryan, los efectos de teclados y guitarras, y los coros sobre un fondo de luces que simulaba un cielo estrellado. Ante esto era lógico que viniera una gran ovación, y la mayoría de los miembros del grupo se retiraron dejando al saxofonista Iain Dixon y al pianista Colin Good interpretar a modo de dueto el standard de jazz “Body And Soul” (Frank Eylen, Johnny Green, Edward Heyman y Robert Sour). Tras este ejercicio de nostalgia entre humo ejecutaron “When She Walks In The Room” con Bryan al piano, y posteriormente llegaron un marchoso “Simply Twist Of Fate” (con bonitos dibujos de viola), y un emotivo “Make You Feel My Love” (ambos de Dylan).


en el hotel de Valladolid

Con gran parte del público entusiasmado tocaron la sensual “Avalon”, una de los canciones más conocidas de Roxy Music, y “Tokyo Joe”. En “All Along The Watchtower” el líder nos pidió que nos pusiéramos de pie (así seguimos la mayoría el resto del concierto), y pudimos escuchar una versión con buen trabajo de guitarras, mientras que en “A Hard Rain’s A-Gonna Fall” (otro tesoro de Dylan, en este caso grabado por Ferry en 1973) se mezcló contundencia y sofisticación. El espíritu del rhythm and blues disfrazado de art-glam se presentó con “Let’s Stick Together” (Wilbur Harrison), tema que incluyó tres solos brillantes (uno por guitarrista), y tras él un Bryan entregado, feliz y agradecido que había sudado la camisa se retiró de un escenario al que no tardó en volver ante los numerosos aplausos. Dos correctas tomas de “Love Is The Drug” (Roxy Music) y “Hold On (I’m Coming)” (Isaac Hayes, David Porter) fueron su despedida definitiva.


Ferry de escocés en los 80's

A la vista de lo expuesto no es difícil percatarse de que nuestro dictamen sobre la actuación de Bryan Ferry es satisfactorio. A muchos espectadores nos hubiera gustado que tocara más tiempo, y a algunos exquisitos que hubiera interpretado perlas de la primera mitad de los 70 de Roxy Music que si había incluido en varias ocasiones en este tour, como “Just Like You” y “Casanova”. El setlist de Valladolid no deparó sorpresas, siendo similar al de otros conciertos de la gira (entre ellos los de San Sebastián y Málaga, ciudades donde tocó los dos días siguientes). Aparte del buen hacer de Ferry y de su banda, quedará en mi memoria lo tremendamente animado y efusivo que estaba la mayoría del auditorio. Son las reacciones que provoca este gentleman del pop-rock.

TEXTO: BORJA SÁNCHEZ MAYORAL
FOTOS: Guri Medrano y Paco.A.

previo =>

  ValladolidWebMusical                            crónicas