THE CULT
LA RIVIERA (MADRID)
30-JUNIO DE 2007  

THE CULT escenificaron en Madrid el pasado sábado muchas de sus actuales miserias. Tenía ganas de ver a los ingleses, fundamentalmente porque son una de las bandas que me han acompañado durante toda mi vida, desde que en 1984 empezaran su andadura, con esa mezcla musical en la que caben desde el misticismo post THE DOORS, los sonidos de guitarra orquestados a lo LED ZEPPELIN, los riffs cortantes de AC/DC y todo ello junto con esa imagen entre el gothic rock y el post punk. Y no era el único que quería verlos, ya que en un Madrid absolutamente abarrotado con motivo del día del orgullo gay (no había visto tanta gente junta en mi vida, dicen que más de dos millones de personas y doy fe de ello) consiguieron llenar LA RIVIERA con 2.500 fieles seguidores que bailaron y corearon todas las canciones que el grupo presentó, y todo ello a pesar de que el concierto, por culpa de la necesidad de abrir luego la discoteca, tuvo lugar casi en “sesión vermut” para las fechas en las que estamos, ya que era a las nueve de la noche (finalmente empezó pasada la media) cuando estábamos todos convocados.

Así que tenemos un grupo con un repertorio sólido ya que su discografía es ejemplar, una sala llena y una audiencia (mucha de ella extranjera) con ganas de disfrutar de la velada, entonces ¿Qué es lo que falló el sábado?

Pues probablemente la culpa fue la desidia con la que THE CULT nos trató a todos los asistentes que, desembolsando religiosamente 37 euros por cabeza, aún así salieron sonrientes, tuvieron que padecer un sonido desastroso (made in LA RIVIERA) y una actitud por parte de su cantante IAN ASTBURY que distó mucho de la que la gente se merecía, pero vayamos por partes.

Que los dos líderes y fundadores de la banda no se soportan es un secreto a voces, y no es algo que venga de ahora ya que hace casi dos décadas que rompieron relaciones y decidieron mantenerse unidos con la motivación de seguir adelante con una banda con un número de seguidores que apabulla y que comercialmente es muy rentable.

Siempre pensé que tras ELECRIC, ASTBURY y DUFFY habían decidido que no podían trabajar juntos más que el tiempo necesario y que continuarían adelante repartiéndose el trabajo y los discos, que luego firmarían conjuntamente. Según este razonamiento SONIC TEMPLE y BEYOND GOOD AND EVIL serían trabajos del guitarrista, llenos de electricidad y sonidos más cercanos al gusto americano y CEREMONY y THE CULT del cantante, con ese aire de misticismo indio y las ganas de IAN de encajar en un mercado muy confuso en lo que a estilos se refiere (histórico es el batacazo que se dieron intentando ser los nuevos U2).

Quizás por esto que digo decidieran basar el repertorio de su concierto en las canciones previas al divorcio, DREAMTIME, LOVE y ELECTRIC y denostaron dos discos para mi básicos en su sonido como SONIC TEMPLE y CEREMONY, del que olvidaron temas tan básicos como SUN KING, SWEET SOUL SISTER, WAKE UP TIME FOR FREEDOM, WILD HEARTED SON o HEART OF SOUL por poner algunos ejemplos, además tampoco interpretaron otros temas que si que están haciendo en su actual gira, que compaginan en solitario y como teloneros de THE WHO, como LIL DEVIL o PEACE DOG, para dar como resultado unos escasos 85 minutos de música, incluyendo la parada previa a los bises, ejecutada con gran solvencia pero carente de espíritu.

Y es que IAN ASTBURY salió a escena, clavó los pies delante de su pie de micro y tras sus gafas negras no se movió ni un milímetro a lo largo de todo el show, ni tan siguiera para interactuar con una audiencia que estaba entregada, apenas dos forzados “gracias Madrid” y se limitó a salir corriendo hacia camerinos sin tan siquiera quedarse a saludar junto al resto de la banda al final del show.

Menos mal que BILLY DUFFY hizo todo lo que pudo para salvar el concierto, fue él el encargado de presentar a los músicos, alguno de los temas, promocionarnos su próximo disco que saldrá en Septiembre y del que tocaron un tema I ASSASSIN,  por cierto muy prometedor con un sonido de guitarra muy fuerte y un riff cortante que luego deriva en una melodía con mucho gancho, y ponerle un poco de garra a la velada con sus movimientos (algunos guitarrazos con giro completo de brazo heredados de sus actuales shows junto a PETE TOWNSEN) y unos solos de guitarra que brillaron a gran altura.

Y es que THE CULT a pesar de ser una súper banda siempre han tenido limitaciones, es decir, IAN ASTBURY no es el mejor cantante de la historia, tiene una voz solvente que brilla por la personalidad que este la imprime y si canta sin ningún tipo de gana ni sentimiento como hizo, no me vale de excusa los “problemas técnicos” a los que un par de veces aludió gesticulando hacia su técnico de monitores, se queda como un cantante mediocre, muy al contrario que DUFFY que siendo un guitarra simplemente solvente en sus inicios dejó algunos solos sobresalientes y unas rítmicas espectaculares en sonido y ejecución.

Trajeron un segundo guitarra de apoyo, con un look espantoso con camiseta de rayas marineras y gorra rapera hacia atrás que rompía la estética de la banda, toda de riguroso negro y un bajo y batería, todos ellos en un discreto segundo plano para no robar protagonismo a los jefes del grupo.

Comenzaron con HORSE NATION y su intro misteriosa y de sonidos arábicos, después NIRVANA, muy coreada y SPIRITWALKER, donde el sonido, yo estaba en esos momentos en la parte delantera del recinto, era muy confuso, con dificultad para poder escuchar al vocalista, que incluso al final del segundo tema se fue hasta la mesa de sonido a protestar y un guitarra que se iba entonando poco a poco, proporcionalmente al incremento en la dejadez del cantante.

El primer momento álgido del show llegó cuando empezó la intro de FIRE WOMAN, donde toda la sala se puso a saltar, muestra del gusto de la gente por el súper vendedor SONIC TEMPLE, fue en este tema cuando BILLY cambió su guitarra de caja blanca por una LES PAUL GOLD TOP que luciría durante casi todo el concierto.

A partir de ahí dos “rarezas” incluidas en su recopilatorio PURE CULT, como son IN THE CLOUDS, mediocre, y THE WITCH, soberbia y el único recuerdo al CEREMONY en forma de WONDERLAND, un gran tema para un disco redondo del que me dejaron con ganas de escuchar WILD HEARTED SON, uno de los mejores temas de su carrera.

Tras esta canción IAN ASTBURY separa el micro de su soporte (MILAGRO!!) pero lo hace tan solo para sentarse en unos taburetes e interpretar dos temas en acústico, primero STAR que lo hacen en dueto y es el único recuerdo que hacen para el álbum THE CULT y luego con el apoyo del otro guitarrista REVOLUTION, que suena extraña en formato acústico, diferente pero notable, muy bien. Aquí el cantante cambia en varias ocasiones el REVOLUTION inglés por el REVOLUCIÓN español y la canción es alargada de forma espontánea por los dos guitarras en su parte final con un pequeño solo improvisado que produce las risas de complicidad entre ellos y  la cara de poker de ASTBURY al que parece molestarle que alarguen más de lo necesario la canción.

En su vuelta a la electricidad más temas del LOVE, hasta cinco tocaron, con RAIN, que también fue muy coreada y donde IAN arroja su pandereta, que tan solo dejó en una ocasión para tocar las maracas, al público. BILLY DUFFY nos presenta un tema nuevo I ASSASSIN que aparecerá en su nuevo disco que saldrá en septiembre, y encaran la fase final del concierto con un tema del fantástico BEYOND GOOD AND EVIL, RISE y dos del ELECTRIC, el poderoso PHOENIX y las populares WILD FLOWER con su riff marca AC/DC, y LOVE REMOVAL MACHINE y abandonar el escenario tras hora y cuarto de concierto.

Como propina para un concierto rácano en duración para una banda con su historia y tras sacar DUFFY a su técnico de guitarra para que le cantáramos el cumpleaños feliz, nos dejaron EDDIE en formato eléctrico, últimamente la tocan en forma acústica, que volvió a ser recibida por todo lo grande y su colofón final SHE SELLS SANCTUARY, un tema emblemático en su trayectoria.

Como he dicho antes, sabor amargo el que dejó THE CULT en su concierto de Madrid, en el que cumplieron con “servicios mínimos” ante una audiencia que quería vivir una noche inolvidable y que salió protestando por la poca duración del show y su alto precio, esperemos un cambio de actitud en su próxima visita si pretenden que la gente vuelva a responder ante su nuevo disco.

PD. Gracias a TOMAS HEREDERO (mejórate amigo) y a la gente de LOVE TO ART por las facilidades prestadas y por estar trayendo a alguna de las mejores bandas de rock de la actualidad a nuestro país.

by beerbeer

SET LIST:

  1. HORSE NATION                          
  2. NIRVANA                                      
  3. SPIRITWALKER                         
  4. ELECTRIC OCEAN                    
  5. FIRE WOMAN                             
  6. IN THE CLOUDS                         
  7. THE WITCH                                 
  8. WONDERLAND                                    
  9. STAR (ACUSTICO)                      

10- REVOLUTION (ACUSTICO)     
11-RAIN                                    
12- I ASSASSIN
13- PHOENIX                                    
14- RISE                                   
15- WILD FLOWER                


16- LOVE REMOVAL MACHINE

17- EDIE (ELECTRIC)                     
18- SHE SELLS SANCTUARY    

              

valladolidwebmusical******crónicas