THE GEORGIA SATELLITES
CROSSROADS FESTIVAL
OVIEDO 7 DE SEPTIEMBRE DE 2007

El CROSSROADS festival en su ya cuarta edición se celebró el fin de semana del 7 al 9 de SEPTIEMBRE en la explanada del estadio CARLOS TARTIERE de OVIEDO.

De nuevo auspiciado por la sala de conciertos LOUIE LOUIE se había creado para esta edición un cartel muy heterogéneo y donde, aunque la calidad de las bandas estaba fuera de toda duda, no había muchos grupos que con su nombre pudieran hacer llenar un recinto de proporciones descomunales con respecto a la programación.

Tenía muchas ganas de ver a GEORGIA SATELLITES en directo, una banda que me ha acompañado, dando vueltas en el tocadiscos, durante muchos años de mi vida, su sencilla pero efectiva forma de hacer ROCK AND ROLL clásico, dejando de lado el manido cliché de que tan solo son dos acordes, sus melodías bailonas y sobre todo el espíritu alegre y festivo que desprenden me hizo perderme el inicio de las fiestas de VALLADOLID, agarrar el coche y, después de unas cuantas botellas de sidras (el que escancía no bebe me enseño un asturiano muy sabio) acercarme en la fría noche ovetense hasta el recinto del TARTIERE.

De los grupos que precedían a los americanos en cartel eran LOS CORONAS los que me despertaban mayor curiosidad, pero el que sea relativamente sencillo cazarles en otra ocasión y perderme la cena (tal y como se come en ASTURIAS y encima con buena compañía hubiera sido imperdonable) me hizo desistir y apurar las horas en el centro de Oviedo entre sidras y tapas a la espera de que llegara la hora de ver a los GEORGIA encima del escenario.

El tiempo se me echo encima y al final acabe llegando al recinto del concierto justo en el momento  en que tenían que salir a tocar, sin embargo me llevé una gran sorpresa cuando comprobé  que no llegaban a cuatrocientas las personas (la capacidad del recinto estaba por encima de los 6000) que estaban presenciado unos conciertos que, probablemente debido a la poca cantidad de gente que había, se habían retrasado dos horas sobre el horario previsto.

Es innegable que la creciente avalancha de festivales con artistas internacionales ha disparado la oferta y los días en las que había que tragarse un montón de kilómetros para ver un concierto con un cartel decente, e incluso marchar fuera de nuestras fronteras, han pasado. Pero es sorprendente que un cartel en el que por unos 75 euros, en el caso de los tres días de festival, y 35 si solo acudías una de las jornadas, tenías la oportunidad de ver a figuras del rock como GEORGIA SATELLITES o el polifacético JASON & THE SCORCHES, las prometedoras féminas roqueras de THE TOMMYS o SLAPTONES o el pulso sucio y rockero de THE HANGMEN, además del freky clon de EL VEZ esta vez junto a NUEVO CATECISMO CATOLICO o soul del bueno como el de ANDRE WILLIAMS, JOE BATAAN o KID CREOLE, no fueran capaces de conseguir una entrada decente.

Probablemente, ójala me equivoque, la organización se lo piense dos veces antes de organizar una próxima edición, ya que se esta demostrando que salvo aquellos que apuestan por figuras consagradas, y no siempre en su mejor forma, como los casos de RED HOT CHILI PEEPERS o IRON MAIDEN en Bilbao, acaban teniendo pérdidas económicas irreparables.

Pero vamos al tema.

El llegar con tanto tiempo de adelanto me permitió ver la actuación de THE TOMMYS, una banda de adolescentes inglesas que están dando mucho que hablar en la prensa británica ya que muestran, además de su extremada juventud, bastante fiereza y desparpajo encima de un escenario. Con un estilo más cercano a THE DONNAS que a L7, con quien pretenden emparentarlas estando en todos los aspectos muy lejos de las huestes de DONITA SPARK, y con un toque sucio y garajero, realizan una música muy bien enfocado hacia teenagers con espíritu de rebeldía que buscan la diversión de GREEN DAY pasada por el filtro de una PARIS HILTON comprando en los mercadillos de CANDEM.

Visualmente impactantes (no vamos a negar que las chicas son muy monas), con suficiente actitud encima del escenario y un dominio correcto de sus instrumentos (salvo alguna que otra bajada de voz de su vocalista), se supieron meter en el bolsillo a los que allí estábamos desgranando composiciones que, de momento, solo se pueden conseguir descargando de internet aderezadas con una versión final del I WANNA BE YOUR DOG que calentó a más de uno, hacía falta pues la noche era fría, con sus poses.

THE GEORGIA SATELLITES no son por desgracia lo que un día fueron, siguen constituyendo una de las bandas más sólidas del rock clásico americano (oops) pero el paso del tiempo, además de darles las tablas suficientes como para salir vencedores de situaciones como la del CROSSROADS, les ha hecho dejar un poco de lado la pasión que la música que realizan requiere.

No quiero decir, ni mucho menos, que dieran un mal concierto, todo lo contrario, nadie de los presentes podrá poner un pero a una banda que sonó sólida y muy conjuntada y que cumplió perfectamente, pero el regusto de que lo estaban realizando de una manera maquinal, como para cumplir con nota suficiente, me persiguió durante toda su actuación.

La baja de DAN BAIRD, que decidió en su momento que quería seguir adelante en su desarrollo instrumental e introducirse en caminos más cercanos al country y la música de raíces, en su carrera en solitario, y el folk rock más redneck con los maravillosos YAYHOOS ha sido un lastre demasiado grande para la banda y aunque ahora las tareas vocales se las repartan RICK RICHARDS y RICK PRICE, con mayor carga en el primero, no consiguen acertar con ese tono macarra que esta música requiere.

Ahora bien, musicalmente demostraron ser maestros en lo suyo, los nuevos componentes BOB PAGE al teclado y un jovencísimo TODD JOHNSTON a la batería realizaron un concierto impecable, sobre todo en el teclista que enriqueció los temas con el sonido de piano tan típico del género. Por otro lado RICK PRICE, sin hacer ningún gran alarde y quizás abusando de las notas más agudas de su bajo tejió una maraña musical donde RICK RICHARDS, veteranísimo guitarrista de mil batallas y desde hace unos años escudero fiel del ex GUNS IZZY STRANDLIN, hizo un despliegue impresionante de riffs, solos y acordes, demostrando que no hace falta ser un malabarista del mástil como SATRIANI o VAI para ser un gran guitarrista.


Acompañado de su LES PAUL, que tan solo abandonó por una guitarra transparente para los temas donde usó el slide, desgranó temas clásicos de su repertorio como BATTLESHIP CHAINS, SIX YEARS GONE, GEORGE JONES, CAN´T STAND THE PAIN, una aplaudida HIPPY HIPPY SHAKE donde salió a tocar su técnico de guitarras o la coreada cover del GAMES PEOPLE PLAY, para completar algo mas de una hora de rock and roll que encendió a una gente un poco ya cansada por las horas, ellos acabaron pasadas las tres y todavía quedaban de subir los suecos SATOR que cerraban la jornada, y un poco golpeada por la ingesta de alcohol.

Me gustaría verles en una sala mucho más reducida, donde seguro se disfrutará más de su música y donde ellos, creo yo, se implicarían algo más.

Por cierto, cuando abandonábamos el recinto la organización estaba regalando las entradas del sábado, probablemente con el afán de que el recinto no mostrase un aspecto tan desolador, que pena.

Formación

Rick Price: bajo y voz
Rick Richards: guitarra y voz
Bob Page: teclado
Todd Johnston: batería

 

 


Discografía

“Georgia Statellites”
(Elektra / 1986)
“Open All night”
(Elektra / 1988)
“Let it rock: the best”
(Elektra / 1993)

by beerbeer

valladolidwebmusical******crónicas