ZODIACS + FITO Y LOS FITIPALDIS
9-3-2007. Polideportivo Pisuerga (Valladolid)

por Davide Izquierdo

 

Concierto de grandes dimensiones el que vivimos el viernes en el Polideportivo Pisuerga. Los precios que muchos consideraban astronómicos no impidieron que las entradas se agotaran incluso días antes de la fecha.

Quiero decir que las condiciones que tuve para cubrir el evento no me gustaron nada. Sólo dieron una acreditación para nuestra web, y una vez allí a los fotógrafos nos obligan a salir tras tres temas de cada grupo haciendo fotos, y sólo nos dejan volver a entrar al pabellón sin nuestro equipo. Si no tengo dónde dejarlo, ¿cómo puedo volver a entrar para ver el resto del bolo y podéroslo contar? Porque no me acompañaba nadie como redactor…
Al final a base de astucia lo conseguí por la puerta del público, porque la comprensión y apoyo de los de seguridad brilla por su ausencia, muy mal… ¿No entienden que las fotos que me interesan ya las he hecho y sólo necesito poder ver el concierto para escribir lo que viene a continuación?


Cerca de las nueve salieron como teloneros ZODIACS, grupo interesante que apunta como una de las revelaciones de este año. Pop-rock fresco y movidito, con buenos temas para ir calentando motores, con algunos toques ochenteros y de rock alternativo. Recordaban a Tequila en algunas ocasiones, aunque la versión que hicieron fue Mueve tus caderas de Burning. Se mostraron muy directos y enérgicos, y parece que gustaron bastante. Seguro que pronto volveremos a oír de ellos.


Y ya con el aforo rebosante y tras una intro de dibujos animados con créditos en las pantallas comenzaba la actuación de FITO Y LOS FITIPALDIS . Toda la gente entregada al artista y éste y su banda comenzaron a repartir temas centrándose siempre en la presentación de su último disco “Por la boca vive el pez”, del que tocarían casi todo. Su homónima cayó de las primeras.


Impresionante lo que mueve este señor, que ya está entre los privilegiados del panorama musical nacional a todos los niveles y estaba esa noche en Pucela para demostrar el por qué. El haber cambiado para esta nueva etapa a gran parte de los músicos que le acompañan no les ha perjudicado en nada. Claro, que si hablas de profesionales del nivel del guitarrista Carlos Raya…

Se aprecia en ellos una unidad exquisita a la hora de descargar su material en directo, con una compenetración que nos hizo disfrutar no sólo de los temas sino de algunas improvisaciones de lo más variopinto donde hay lugar para que todos ellos se luzcan y que sirven para amenizar bastante el curso de la actuación.

¿Qué decir del sonido y escenario? Pues nada que no sean piropos propios para un concierto de estas dimensiones.

Los temas se sucedían unos tras otros y todos eran cantados y bailados desde todos los rincones del Pisuerga por gente de todas las edades y tendencias que en su gusto por los Fitipaldis sí coinciden.

Hay que destacar por otra parte el buen contacto de Fito con su público; sabe ponerlo a sus pies resultando ameno y no sólo tocando, no como otros.


Hacia el ecuador de la actuación hubo un descansillo de dos minutos para que salieran otra vez a escena en formato acústico, todos sentados en fila cual conjunto flamenco para deleitar a muchos con temas algo más tranquilos como Rojitas las orejas o Cerca de las vías. Luego acabarían volviendo a lo eléctrico y acabarían sumando unas dos horas y media de concierto, con bises para dar y tomar sin estipular en entrega como suelen hacer los demás.


Así que tocaron infinidad de temas entre los que destaco Qué divertido, A la luna se le ve el ombligo, Soldadito marinero, Un buen castigo, Quiero ser una estrella o alguna reciente como Me equivocaría otra vez, Como pollo sin cabeza, Acabo de llegar, Viene y va o Medalla de cartón.

He de decir que cada vez me va gustando más este nuevo disco a medida que oigo sus canciones, y nada mejor para ello que vivirlas con el grupo frente a uno mismo.

También tocaron su versión de Deltoya, de lo poco que pienso que sobró –podían haberlo hecho con algo de Platero en lugar de Extremo, ¿no?-, y por echar de menos me hubieran gustado Trozos de cristal, Corazón oxidado y Mirando al cielo.


Esto fue el concierto de una banda a la que de verdad merece la pena ver sin necesidad de que sea de tus favoritas. Saludos!!

*nota=  el actual baterista de los Fitipaldis no es otro que el vallisoletano "el niño", bien conocido entre otras cosas por su etapa en Fallen Idols (banda que tenemos pendiente de completar reportaje)

valladolidwebmusical^^^^^^crónicas de conciertos