FITO Y LOS FITIPALDIS
Guijuelo (Salamanca). 15 de agosto de 2007

ROCK AND ROLL, MADUREZ Y PECES DE COLORES.


Llegaron Fito y Fitipaldis a Guijuelo como el plato fuerte de este Verano en cuanto a conciertos en la provincia de Salamanca. El recinto habilitado para el evento estaba hasta arriba y según la organización se habían vendido unas 5.000 entradas, es decir, casi el mismo número de habitantes que tiene el pueblo charro.

Las luces se apagaron y una presentación en vídeo del grupo animaba a los presentes. Pudimos ver a toda la banda en forma de dibujos animados acuáticos, un momento gracioso que dio pie a las dos horas y media de música de las que íbamos a ser testigos.

Hay que destacar la robustez y energía con la que se presentaron encima del escenario. Desde el primer momento dieron claras señas de ser una máquina de rock and roll muy bien engrasada.

El concierto se estructuró en tres partes, siendo la del medio la reservada para el momento acústico de la noche. Los temas se centraron sobre todo en el último plástico pero la cantidad de canciones eran tantas que a la fuerza no se escaparían muchas otras canciones de los anteriores trabajos:  La casa por el tejado, Un buen castigo, Por la boca vive el pez, Me equivocaría otra vez, Como pollo sin cabeza, Viene y va, Soldadito marinero, Sobra la luz, Quiero ser una estrella, Whisky barato, Un buen castigo, Donde todo empieza, Deltoya,... Increíble el repaso a toda su música e increíble también el aguante para darlo todo desde el primer minuto.

Muchos son los aspectos que reflejan la profesionalidad con la que se hace todo en este grupo: desde la puesta en escena hasta el trato cordial y  disciplinado que la organización tuvo con los medios. Esta claro que Fito y Fitipaldis se han convertido en una gran banda nacional que llena allí donde pisa. Lejos de ser un reducto para los rockeros de toda la vida, este grupo ha conseguido llegar a un público mucho más amplio y ensanchar así sus horizontes. La verdad es que hoy por hoy no se puede saber hasta donde pueden llegar.

Fue un placer ver como una banda dueña absoluta del escenario desarrollaba cada tema con una calidad y una complicidad que producían un sonido casi casi de estudio. Momentos divertidos no faltaron como por ejemplo cuando el público  le cantó al frontman vasco eso de: "¡Fito se hace pajas! ¡Fito se hace pajas!", un viejo retazo de su pasado con los Platero que siempre quedará guardado en nuestra memoria y en el disco "A pelo".

Personalmente el momento acústico fue uno de los mejores porque demostró la versatilidad del grupo y mostró una faceta original en un concierto del que se podría esperar ritmos rápidos hasta el final. En dos minutos exactos el escenario se transformó y Fito y los suyos se sentaron en semicirculo como si estuvieran tocando en un garito de cualquier ciudad.

Un aspecto que no voy a negar es que a muchos de nosotros nos hubiera gustado que Manolito Chinato se hubiera acercado aquella noche para cantar algún tema a dúo como ocurrió el año pasado en Salamanca con Extremoduro. Un detalle que se hubiera agradecido enormemente pero que no enturbió el sabor dulce de la noche.

En definitiva, mucha gente, mucha música y mucho que aprender de una banda tan profesional. Si la gira de Fito y Fitipaldis pasa cerca de ti no dejes de ir, es todo un espectáculo.

TXT: Roberto Garcia Diaz
Fotos: Davide (Concierto Valladolid)

Cronica: en directo Valladolid 2007

 

valladolidwebmusical******crónicas