MAREA

Plaza de toros de Ávila

13-7-2007


Todo el mundo que se mueve por este mundillo del heavy y del rocanroleo sabe de sobra qué es Marea y no hace falta presentación ninguna, ya que se trata de uno de los grupos más importantes que hay actualmente en nuestro país. En muchas ocasiones ha sido comparado con otros grupos como, por ejemplo, Extremoduro por su aparente similitud, y a su vez ha sido criticado por ese mismo motivo. Pero yo creo que Marea ha sabido cultivar un estilo propio que ha gustado a mucha gente y ahora son otros los que están copiando ese nuevo estilo.


Gran expectación había en las cercanías de la plaza de toros de Ávila, que se empezó a notar varias horas antes del concierto. No sé si por el esperado concierto de Marea, o porque simplemente eran fiestas y todo el mundo estaba por la feria y las casetas próximas al lugar del evento. El caso es que siempre anima ver a tanta gente reunida, pasándoselo bien, ya sea esperando a que comience el concierto de su grupo favorito o simplemente esperando para montar en los coches de choque, por ejemplo.


Poco después de abrir las puertas, empezó a entrar la gente. Ya se sabe que los que primero llegan, encuentran mejores sitios. En este caso nosotros parecimos nuevos, ya que entramos tras la llegada de Kutxi en moto, como viene siendo habitual, junto a la gran multitud de rezagados. Por suerte, conseguimos un buen sitio donde pudimos disfrutar cada uno de los momentos de este concierto, el primero de Marea en el que tengo la oportunidad de asistir. No podría dar una cifra aproximada de los asistentes al concierto; sólo puedo decir que los pocos que vieron el concierto desde las gradas, no verían ni un grano de arena del ruedo.



Como ya he dicho antes, todo empezó con la llegada de Kutxi en moto, y rápidamente empezaron con “entre hormigones”, el primer tema de su último disco, y sin parar continuaron con otras tantas, para despertar a la gente. A eso de la mitad del concierto, Kutxi abandonó el escenario, como viene siendo habitual últimamente, para dar paso como cantante a “El Piñas”, su bajista, que interpretó cuatro temas con gran soltura, como si los hubiera cantado toda la vida. Estos fueron: “ Alfileres”, “Despellejo”, “El Rastro” y “ Trasegando ”. Si algún día se cansa de tocar el bajo y quiere seguir en este mundillo, podría dedicarse a cantar, pues voz no le falta.


Para romper un poco el ritmo de la noche tocaron en acústico “los mismos clavos” y “pan duro”, afirmando que ésta última apenas la habían ensayado. Cabe destacar la colaboración de Martín, el hermano de Kutxi, en “como los trileros”, ya casi llegando al final. Y para acabar “el perro verde” y la que tiene el mismo nombre que el conjunto, “Marea”. Durante toda la noche nos presentaron, prácticamente, todas las canciones de su último trabajo, “las aceras están llenas de piojos”. Un disco que promete, pero que aún no ha sido lo suficientemente escuchado debido a su reciente salida al mercado hace apenas unos meses.


También se centraron en recordar sus dos últimos discos, “besos de perro” y “28.000 puñaladas”. Evidentemente (y por desgracia para muchos de los asistentes), no pudieron tocarlo todo, por ello, guardaron para otra ocasión muchas de “la patera” y “revolcón”.

Al igual que en la mayoría de los conciertos, la calidad del sonido fue corrigiéndose a lo largo de la noche, durante los primeros temas, luego el sonido fue bastante bueno y regular. Todo esto gracias a “los que están detrás”, que son más importantes de lo que parecen; pues gracias a ellos pueden hacer que un grupo suene bien y guste, o bien, condenarlo al fracaso.


En este caso, Marea pudo transmitir toda su buena música a los asistentes. De nuevo destacar la actuación de,”el Piñas”, que mantuvo una actitud enérgica durante todo el espectáculo. Eso es algo que siempre gusta y que anima mucho, pues yo creo que la música es algo que no sólo entra por el oído, y si un grupo se da cuenta de ello, gana en calidad. Por último quiero decir que me sorprendió y me gustó la iluminación sobre el escenario, gracias de nuevo a los técnicos de luces.


Y con esto acaban las 2 horas de concierto. Me quedé con ganas de más pero todo tiene que acabar. Sin duda me gustaría asistir a otros conciertos de este grupo, pero ¿a qué precio? Veinte euros en taquilla me parece un tanto excesivo. Esto ya no sé si será culpa del grupo, de la organización o de quien pero no me parece una buena forma de promover este tipo de música, tan castigado por los medios.

crónica por Javi "Nuevo"
fotos por Davide Izquierdo

Marea en Zamora (23-6-2007)

Marea en Laguna de Duero (2-6-2007)

valladolidwebmusical ^^^^^^^^^^^^ crónicas de conciertos