BBK LIVE, Bilbao, viernes 29 de junio de 2007

Festival interesante este del BBK live organizado en 4 días no consecutivos y con grupos de mucho nivel entre ellos los Red Hot Chilli Peppers, Iron Maiden o los que nos ocupan: Metallica. Pues hasta Bilbao nos dirigimos con la ilusión de ver a los americanos por primera vez pagando la módica cantidad de 65 euros... Si haceis cuentas y multiplicáis ese precio por 40.000 personas que éramos esa noche... El primer problema que encontramos cuando nos enteramos de este concierto, era el método para comprar la entrada, por teléfono y luego retirando la entrada en cajeros multiservicio de la entidad que organiza el evento... y claro, en Valladolid no hay... el más cercano en Madrid. Pero aqui no acaban nuestras odiseas... Aqui os va una pequeña historia que cuenta como casi nos quedamos sin ver a Metallica.

Asi que después de "luchar" por un ticket llegamos a Bilbao para descubrir que al recinto no se podía llegar en vehículo particular. La organización ha dispuesto de un servicio de autobuses que parten del estadio de San Mamés y del BEC (la feria de muestras de Bilbao). Pensando que en el Bec que está situado en Barakaldo será más sencillo acceder al bus nos encaminamos hacia allí y al llegar lo que vemos es una cola kilométrica de más de 5.000 personas. Y con la frecuencia de un autobús, máximo 3 cada 8 ó 10 minutos... pues teníamos como un buen puñado de horas de espera... Nadie de la organización que controlara el asunto, nadie que ofreciera soluciones, nadie que ofreciera alternativas... A medida que se acerca la hora del concierto la desesperación y el desánimo se va a apoderando del personal y muchos optan por coger un taxi, otros por seguir esperando para que la horas de espera no se pierdan en la nada... total, nosotros decidimos ir en el metro hasta San Mamés y allí, cual fue nuestra sorpresa al ver que no teníamos que esperar ni un solo segundo... y directamente nos montamos en el bus que nos lleva a Kobetamendi, el recinto del festival pensando en que la gente que está en el BEC no va a llegar a tiempo de ver a Metallica.

A la hora prevista para que se iniciara el concierto ya estaba todo preparado pero imaginamos que debido a la gran cantidad de gente que queda en las colas del BEC el comienzo se retrasa hasta las 11:20.

Con los acordes de la música de Enrio Morricone e imégenes de la película "El Bueno, el Feo y el Malo" empieza el espectáculo. La primera en sonar es "Creeping death" y lo que vemos es a una banda que lleva haciendo lo mismo durante más de 20 años pero que sigue disfrutando encima del escenario. El sonido no es demasiado bueno... la guitarra de James no se escucha y quizás el volumen es muy bajo. Con el siguiente tema el sonido se arregló pero el volumen continuaba siendo bajo. Yo pensaba que un grupo como Metallica tenía que atronar, que debería ser un estallido como si el mundo se estuviera rompiendo pero no era así. Otra cosa que me sorprendió es que para ser 40.000 personas no se oía el rugir del público, los gritos, las palmas, los coros... no es que la gente estuviera fría es que estábamos muy callados. En cuanto al escenario muy sencillo, solo una plataforma a la que accedían en algunas canciones con un telón de bombillas, no sé decir, en el que de vez en cuando se proyectaban imágenes. Al igual que las dos pantallas gigantes colgadas a ambos lados del escenario y en el que muchos pudimos ver el concierto ya que en "directo" era muy complicado dada la gran cantidad de gente que éramos.

El caso es que siguieron desgranando temas como "For whom the bells tolls" o "The four horsemen". Después, la única concesión a sus más recientes discos "The memory remains" con la que el público pareció reaccionar y todos coreamos el estribillo animados por Trujillo al grito de más, más, más. A continuación optaron por "The Unforgiven" que a más de uno le puso los pelos de punta. Tras este prometedor inicio y para una persona a la que no le gusta demasiado Metallica comenzó una fase digamos, y que nadie me interprete mal, más aburrida. Está claro que para un fan de la banda todo el concierto fue espectacular pero para mi, que prefiero los estilos más clásicos y heavys, los temas eran demasiado thrash y se me hicieron largos. Eran canciones como "Battery", "Master of Puppets" o "Sanitarium", "Disponsable heroes", "Lepper messiah, "Orion" en la que todos aprovecharon para demostrar lo buenos músicos que son.

Tras unos pocos minutos de retiro volvieron con las mismas ganas y energías y aquí empezó la parte que más me gustó del concierto pues tocaron las canciones que quieres oir, la que más suenan, las más conocidas y con las que disfruté muchísimo. La primera descarga fue "Sad but true", una de mis canciones favoritas de Metallica y sin dar tregua los mecheros y los móviles se encendieron para dar luz al "Nothing else matters". Por si nos habíamos adormilado después de este tema lento todo se apagó y de pronto el escenario explotó, hogueras, humos, fuegos artificiales, todo muy espectacular para dar paso a una de las canciones más esperadas: "One" que con su progresión nos llevó hasta el "Enter Sandman" con la que se despidieron de nuevo. Pero aún quedaba más, dos temas de propina: uno nuevo que formará parte de un próximo disco y una que nos faltaba... el "Seek and destroy" con la que esta vez si, y tras dos horas y media de concierto se despidieron largamente dando las gracias a todos por la asistencia, tirando mil púas y siendo bastante amables.

La verdad es que siempre es un placer ver a grupos tan profesionales y con tanta leyenda y mito a sus espaldas, a unos clásicos que siguen siendo plena actualidad como muestran las 40.000 personas que superamos todos los inconvenientes para verles. Y los que nos quedaban porque bajar de Kobetamendi fue otra odisea pero esa es otra historia y debe se contada en otra ocasión...

No hay apenas fotos... y no son muy buenas... pero es que éramos muchos y muy complejo tomar imágenes.

 

Crónica de Skaidana

Volver a INDEX******** Volver a VAWEB******** Volver a Crónicas