THE MUGGS & THE PAYBACKS
17 ENERO 2007 SALA PORTA CAELI -VALLADOLID

 

DANNY METHRIC debe ser una de las personas más felices de este mundo, y es que compartir escenario a diario (su actual gira europea va pareja en días y conciertos) con THE MUGGS, la banda de la que es cabeza y corazón y THE PAYBACKS, acompañando a la maravillosa WENDY CASE debería ser un motivo de felicidad suficiente como para pedir pocas cosas más. Pero vayamos por partes.

Son pocas las bandas internacionales a las que tenemos ocasión de ver por estas tierras, las oportunidades son escasas y hay que aprovecharlas (recordemos que por aquí han pasado, como mana caído del cielo RAMONES, PRETENDERS, IGGY, MAIDEN, GOODFATHERS, INMACULATE FOOLS…) así que la noticia de que una de las bandas más valoradas del underground rockero americano se acercaba a nuestra ciudad era una gran noticia. Como siempre algún listillo protestó de que el concierto era un miércoles, pero es que es la única manera en que estos grupos se acerquen por aquí y si además la asistencia al concierto es buena, podríamos conseguir que PUCELA fuera un lugar de paso para todas estas bandas en sus giras nacionales.

Sin embargo, en principio se mascaba la tragedia. Diez minutos antes de la hora de inicio del show en el PORTA CAELI (una sorpresa la elección de esta sala y desde luego un acierto total, ideal para este tipo de conciertos) tan solo unas veinte personas se encontraban dentro, afortunadamente la cosa se fue animando y a la hora de empezar el concierto (a las 9:50) la entrada era rozando el lleno, cerca de doscientas personas, con muchas caras conocidas, que pudieron disfrutar de un show que será recordado por mucho tiempo.

THE MUGGS son, como ya he dicho, la banda de DANNY METHRIC y su vehículo de expresión total, un power trio, en la tradición de las bandas de los setentas, como MOUNTAIN o CACTUS, compuesto por METHRIC como guitarrista y cantante, MATT ROST a la batería y MATT SMITH a los teclados.

Lo primero que llama la atención es que no hay bajista, con lo que es el teclado quien hace las líneas de bajo de una manera muy simple, el batería es estupendo, con muchísimo feeling, con un kit muy sencillo, muy buen golpeo y una forma de tocar muy jazzy, y luego METHRIC en plan guitar hero, increíble este hombre, un sonido estupendo salía de su TWIN REBERB, muy abierto, lleno de reverb y echo y una facilidad increíble para intercalar los acordes rasgados con riffs y melodías disparados con una facilidad insultante, en ningún momento se queda cojo musicalmente ya que incluso en los numerosos solos de guitarra que se marca, consigue meter muchas partes rítmicas y la sensación que hay es de que hay mas músicos en el escenario.

Su disco de debut esta plagado de ambientes y matices que te hacen recordar a bandas contemporáneas (jugando con el Stoner, el sonido Detroit mas puro, la psicodélia, o los grupos californianos de los 70s mas un toque blues) sin embargo en concierto parecen otra banda, mucho mas directa, más inmediata y con más feeling de los setentas, “suenan como si los GRAN FUNK RAILROAD se hubieran juntado con los RAGE AGAINST THE MACHINE” me comentaba alguien en la sala, y en parte es cierto pero a mis los riffs me recordaban mas a los ZEPPELIN más experimentales, mezclados con BLACK CROWES (además los movimientos y el look de METHRIC recuerdan mucho a los de CHRIS ROBINSON), con un toque muy blues en muchos momentos.

 

Además daba la impresión que se dejaban llevar en el concierto por improvisaciones en varios momentos, alargando partes instrumentales y aunque comenzaron algo mas fríos, grupo y publico, ya al sonar WHITE BOY BLUES ¡vaya temazo! las cosas habían sido puestas en su sitio, desde ese momento después de cada andanada de punteos y exhibición guitarristica, el grupo era correspondido con fuertes aplausos y ovación por parte del respetable.

 

Cinco temas de su disco de debut y la traca final con tres temas antológicos que sonaron a gloria y fueron alargados por el grupo DROPPED, ALL AROUND YOU y la nueva GET IT ON para terminar un concierto que dejo un sabor de boca estupendo y muchas ganas de volver a subir a bordo del viaje musical que suponen la banda en directo, como ya he dicho, muy diferente de lo que suena en su grabación, no es que cambien los temas, es que cambia completamente la forma de abordarlos e incluso el estilo del grupo.

Apenas quince minutos de descanso para METHRIC y vuelta a la carga, en este caso para tocar los temas que WENDY CASE, una de las amazonas definitivas del rock actual ha compuesto, ROCK puro de Detroit con una infinidad de influencias y guiños musicales todos ellos con el denominador común: la melodía del buen pop.

WENDY es una autentica rock-girl y con una presencia escénica excepcional a medio camino entre la CHRISSIE HYNDE de los primeros PRETENDERS y SUZI QUATRO, es decir, se aleja del perfil de mujer punk como DONITA SPARKS o una primeriza COURTNEY LOVE, WENDY destila glamour y clase por todos los poros de su delgado cuerpo, con un registro vocal dulce pero capaz de entonar las notas a gritos para abrirse paso entre la marabunta de sonido que crean las dos guitarras, (WENDY como la diva de PRETENDERS también lucía una preciosa TELECASTER).

 

Con un formato de banda estándar, hicieron un repaso por sus tres discos de estudio para interpretar un set list con 13 canciones que si fue mal número, fue por corto. Apenas 45 intensos minutos que supieron a poco, aunque es verdad, que muy pocas bandas pueden dar tanto en un tiempo tan corto.
Abrieron con CALL ME WHEN YOU´RE READY en una especie de desafío para todos, el sonido es un poco más sucio, hay más instrumentos sonando muy fuerte, pero la voz de WENDY puede con ello, sin embargo se aprecian bien a todos, DANNY sigue en plan estelar con la guitarra, aunque aquí no puede desmadrarse tanto, las canciones son de WENDY y están enfocadas de una manera más directa, con temas más cortos y pegadizos, la base rítmica cumple, fundamentalmente su batería BILL HAFER con una forma de coger las baquetas al mas puro estilo CHARLIE WATTS.

Enlazan con BLACKOUT y a continuación nos dan las gracias por acudir al concierto (¿quien se lo podía perder?) y presenta a la banda, con mención especial para DANNY al cual intenta emparejar con alguna de las chicas de la audiencia, nos dice que esta encantada de estar en VALLADOLID (aunque no sepa pronunciarlo muy bien) y nos invita a pasar por el puesto de cds a comprar su ultima obra LOVE, NOT REASON “cuando estas enamorado tu cabeza no funciona bien” nos dice, y atacan con mi tema favorito del disco LOVE LETTERS, suena estupendo y empiezan a aparecer los primeros bailes en las primeras filas, brillantes, el tema tiene un pulso excepcional, el juego melodía/agresividad clásico suyo aquí llega a la perfección, además aquí se nota la evolución que PAYBACKS están adquiriendo disco a disco, huyendo cada vez más de los estereotipos punk y formándose como una de las mejores bandas de rock, siguen con la pegadiza ME (del HARDER AND HARDER) “It´s talking about me” grita, y continúan con un repertorio de infarto.

WENDY coqueta posa para las cámaras de fotos de la audiencia, baja a tocar entre el público en varias ocasiones e incluso hace subir al escenario a un tipo que estaba en primera fila bailando como un poseso para darle un beso.
Interactúa constantemente con la audiencia, te mira si la miras, se dirige a ti si la comentas algo y demuestra un buen rollo impresionante, lo cual para mi es meritorio porque acaban de llegar de una paliza al volante y tienen por delante otra hasta Valencia al día siguiente. De lo que viene por delante es difícil destacar algo por encima del resto, quizás la ácida HOLLYWOOD que tocan antes de abandonar el escenario con TIE ME IN A KNOT el tema de su primer disco con el que dan por finalizado apenas cuarenta minutos de show.

Ante el griterío de la gente vuelven para tocar SCOTH LOVE y se vuelven a marchar, parece que han terminado, incluso suena la música de ambiente en la sala, pero ante la insistencia general vuelven para despedirse con STRANGER IN THE HOUSE, que aunque estaba en el set list parece que no tenían intención de hacerla.

Poco tiempo de concierto, su bajista nos dijo que WENDY andaba mal de la voz, la verdad es no bebió alcohol durante el concierto y cuando al acabar fuimos a saludarla y charlar con ella (es encantadora y muy amable) la vimos tomando unas medicinas.

Al final todos para casa con una sonrisa de oreja a oreja sabiendo que hemos visto una velada de rock de primera división, entendiendo como para esta música no todo se basa en dar cuatro guitarrazos, sino que hay que tener el gusto necesario para saber combinar la agresividad del punk con la melodía que suavice la canción sin edulcorarla, y además es que hay que ser muy bueno en esto.

Si este mundo, como parece, se va a la mierda y necesitamos algo en lo que creer, yo he decidido creer en THE PAYBACKS, eso no me salvará, pero desde luego el final será más divertido.

 

 

by BEERBEER

valladolidwebmusical******crónicas