ROBERT FRIPP SOUNDSCAPES & THE LEAGUE OF CRAFTY GUITARISTS
Sala de Cámara del Kursaal, San Sebastián

15 Abril 2007

por Borja Sánchez Mayoral

 

 

 

Robert Fripp (Reino Unido): guitarra eléctrica sintetizada.

The League of Crafty Guitarists -guitarras electro-acústicas-:

Hernán Nuñez (director, Argentina/Alemania)
Mariana Scaravilli (Argentina)
Ignacio Furones (España)
Leonardo Requejo (México)
Fumihito Hatano (Japón)
Shinkuro Matsuura (Japón)
Daniel Arias (España)
Martín de Aguirre (Argentina)
Jacoppo Bertacco (Italia)
Luciano Pietrafesa (Argentina)


La llegada a la Península de Robert Fripp nos brindaba a muchos aficionados a la vanguardia la oportunidad de ver en directo a un músico excepcional. En abril de 2007 el guitarrista, fundador y líder del legendario grupo de rock progresivo King Crimson llegó acompañado de The League Of Crafty Guitarist (LCG), una selección de virtuosos dirigidos por Hernán Nuñez provenientes de los seminarios de guitarra impartidos por Fripp desde 1985 (los conocidos como Guitar Craft).

Lo primero que llama nuestra atención al llegar a la Sala de Cámara del Kursaal son los sonidos programados con motivos uniformes y repetitivos, y la sobriedad del escenario -a la izquierda un aparato electrónico junto a los amplificadores, una silla y cuatro o cinco juegos de pedales que empleará Fripp para construir sus típicos soundscapes (“paisajes sonoros”); a la derecha diez sillas colocadas de forma semicircular, y al fondo un telón de color rojo tenuemente iluminado-.

La llegada al escenario del hombre crimsoniano provocó la primera ovación, que Robert agradeció de forma sincera ante un auditorio heterogéneo, aunque mayoritariamente simpatizante de los frippismos. Bajo las luces y desde su asiento, el músico comenzó a pintar con su guitarra eléctrica sintetizada y su “Solar Voyager System” un lienzo partiendo de tonos suaves y expandidos. Una línea más profunda y el juego con la reverberación da paso a fugaces punteos y recorridos de mástil que, junto a los demás artefactos, provocan que la música vaya adquiriendo densidad. El propio Fripp manifestó en su día que los soundscapes (una evolución con tecnología digital de los frippertronics, los cuales tienen su origen en una sesión de grabación junto a Brian Eno de 1972), son “el mejor camino que conoce para hacer un montón de ruido con una guitarra”. En directo pudimos apreciar las variadas texturas que produjo en los primeros trece minutos, aunque todavía no experimentamos esa atmósfera oscura y terrible que es capaz de generar con esta especie de música planeadora.

Con paso firme y de una manera un tanto ritual sale a escena The League Of Crafty Guitarists, se acomodan, conectan sus guitarras electro-acústicas de cuerdas de acero a los amplificadores, y arrancan con una pieza vivaz de estructura casi minimalista. En esos momentos Robert ya no toca y observa atentamente la ejecución matemática de sus diez discípulos. Acto seguido interpretan cuatro cortes, entre los que se encontraba un enérgico “Intergalactic Boogie Express” con su crimsoniana sinuosidad. La irrupción de la Liga tras el tiempo destinado al artista británico hizo que el espectáculo ganara intensidad. Asimismo la música practicada por los diez guitarristas resulta más interesante cuando la tenemos delante de nosotros que al escucharla en los trabajos editados. De nuevo se puso de manifiesto que la armonía, el sentido del ritmo y la compenetración de este disciplinado conjunto son excelentes, y esa sonoridad característica se complementó con la entrada de Fripp en el cuarto tema.

Poco después LCG se retira, y el alma de King Crimson inicia tres líneas de sonido y elabora con su guitarra y arsenal complementario otro buen soundscape, que pronto adquiere tintes más dramáticos que el primero, aunque sin llegar a la agresividad de algunas piezas publicadas bajo este formato. Se van sucediendo esbozos, inmersiones en las profundidades, repeticiones y melancólicas texturas frippianas. A esas alturas y con casi cuarenta y cinco minutos de concierto reaparece La Liga de los Guitarristas Habilidosos y ejecutan diez cortes, interviniendo Robert en la mayoría de ellos. Este bloque tuvo momentos destacados, como las “Circulaciones” llevadas a cabo por el colectivo artesano, en las que cada músico se iba pasando una nota y el sonido se solidificaba (una de estas piezas fue acompañada por ásperos soundscapes y tenía un aire a música contemporánea); la pulcra representación de “Eye Of The Needle”; el estruendoso pasaje en el que se versionó “THRAK” del Rey Carmesí, que incluyó una descarga eléctrica de Fripp y, por último, una gran interpretación de “Blockhead”, que mostraba una expresividad similar a la de la toma recogida en el LP ‘The Bridge Between’.

Tras este despliegue en una sala dotada de una acústica estupenda, los músicos abandonan el escenario, aunque no tardaron en salir gracias a los aplausos de un público entregado. El as que traían bajo la manga era una sorprendente versión del “VROOOM” (Coda incluida) de King Crimson, también con versátil intervención de Fripp. Después de un nuevo saludo y otra escapada vuelven a presentarse y ejecutan el misterioso “Asturias”, que incluyó soundscapes y un fragmento alterado respecto a las grabaciones de este tema en los 90. Tras la tercera retirada (los incondicionales seguían aplaudiendo), los once músicos reaparecen, aunque esta vez con una diferencia en la ejecución: Robert se unió a LCG con una guitarra acústica y todos tocaron de pie y sin amplificación una pieza con la que ya se despidieron definitivamente.

A la vista de lo expuesto, no es difícil percatarse de que la comunidad crimsoniana asistió a una tremenda actuación de unos cien minutos de duración. Pienso que un recital en solitario de soundscapes de Robert Fripp en la línea del disco ‘The Gates Of Paradise’ podría hacerse cuesta arriba para algunos espectadores, mientras que la única presencia de guitarras acústicas en la onda de ‘Intergalactic Boogie Express-Live In Europe 1991’ (en el que Fripp participaba como un miembro más), podría resultar asimismo un poco reiterativa. El formato escogido en el presente tour, al alternar y compaginar los soundscapes y las interpretaciones de LCG, resulta más atractivo y consigue recoger la esencia de ambos proyectos. Además, observamos que Robert aportó al margen de sus “paisajes sonoros” otros perfiles, que a unos cuantos seguidores nos hubiera gustado que hubiese desarrollado más. Después de este bocado, los fans frippianos esperan más aliviados que King Crimson edite en los próximos tiempos un nuevo álbum de estudio y se embarque en otra gira.

BORJA SÁNCHEZ MAYORAL (abril 2007)


enlaces :

info previa =>
the League of Crafty Guitarists =>

 

crónicas        valladolidwebmusical.org