Sábado 1 de diciembre de 2007. Sala Carabel, Palencia

Entre el frío y la niebla nos desplazamos una vez más a la sala Carabel de Palencia para disfrutar a priori de un buen concierto de heavy metal en castellano. Los renovados Saratoga se acercaban una vez más hasta el escenario palentino y por cierto, con un precio bastante asequible y sin incremento en taquilla, 15 €uros. La verdad es que había muchas ganas por ver de qué manera se comportaría la nueva formación y cómo sonarían en directo los temas del último disco VII. La apertura de puertas fue a las 20:30 y al entrar percibimos que no habría teloneros como se había anunciado asi que el concierto iría más rápido.
Había expectación en la sala, mucha gente llegada desde Pucela y cerca de 300 personas de diversas edades y es que Saratoga moviliza tanto a las generaciones más jóvenes como a los heavys de siempre. Una buena entrada teniendo en cuenta que su ex-compañero Leo Jiménez actuaba en Salamanca con Stravaganzza esa misma noche y que desde Valladolid también fue gente. El caso es que el concierto al final empezó con unos minutos de adelanto sobre el horario previsto y a las 21:15 ya se escuchaban los acordes de la intro. Uno a uno los miembros de Saratoga fueron apareciendo y comenzó "Vuelo del Halcón" con un volumen altísimo que se mantuvo durante toda la noche y un sonido espeso, embarullado en el que no se distinguían bien los instrumentos pero del que no hicieron caso y siguieron adelante. Después tocaron "Tras la rejas" en el que el sonido en general mejoró bastante. Tete se movía bien por el pequeño escenario, Niko no paraba de animar, de saltar, de desplazarse de un lado a otro y Andy desde su batería, nos dejaba asombrados pues era capaz de mover su melena y tocar la batería sin perderse. Pero Tony Hernando se situó en su posición y de ahí no se movió en las casi dos horas que duró el concierto. Desde luego es un virtuoso de la guitarra y toca fenomenal pero le falta pose y actitud para con la gente pues el público que va a ver a Saratoga no es un fanático de la guitarra como podían ser las personas que acudían a sus conciertos como solista.
Tras estas dos primeras canciones el grupo se retiró unos segundos, que Tete aprovechó para cambiar su abrigo de cuero por una camiseta de tirantes en lo que fue el primer parón de la noche. En su regreso uno de los grandes himnos de la banda, un tema que anima mucho y en el que el público puede participar: "A Morir" que no sonó como tal, pero creo que ya empezábamos a acostumbrarnos a ese sonido un tanto regular y eso que en la Sala Carabel los conciertos siempre se han escuchado muy bien. "Gran Mago" fue la siguiente y aqui empezamos a darnos cuenta de que todo iba a ser algo diferente dependiendo de si el tema era del álbum VII o de los anteriores. También se apreciaban diferencias en cuanto a la voz y a la conjunción del grupo pues se notaba que los "nuevos" quedaban más compactos, mejor tocados e interpretados por Tete. Después otro pequeño descanso, esta vez más incomprensible, y vuelta a la carga con "Ave Fénix" y "Resurrección" que quedaron bien y con las que se cumplió un tercio del concierto.
A continuación entramos quizás en la mejor fase de la actuación en cuanto a sonido y empaste del grupo se refiere pues se marcaron tres cortes del último disco y esto nos sirvió para ver que hay mucha fuerza en ellos, muchas posibilidades pero que está clarísimo que les falta rodaje. Tete se defendió muy bien con las letras que mejor conoce, en las que ha participado y compuesto. Le da el enfasis adecuado, las interpreta y eso le dio más calidad al momento porque desde luego tiene una grandísima voz y lo demuestra más en las canciones de VII. "Bailando con el Diablo", "La Maldición" y una de las que sino se ha convertido ya en una de las favoritas del disco poco le falta porque fue muy coreada y aplaudida "Dueño del aire" que sinceramente, quedó muy bien.

Volvimos a tener unos momentos de parón y a continuación un tema que tenía ganas de escuchar en la garganta de Tete pues creo que era una de las pruebas de fuego, uno de los temas más complejos de la banda y en el que su predecesor le dejó el nivel muy muy alto: "Maldito Corazón" en la que pecó un poco de inexperto y de intentar parecerse a Leo con lo que aunque estuvo bien, cuando la adapte a su voz y su valía saldrá mejor. Y después de darnos caña a tope y ponernos a tono Tony Hernando llegó con un solo muy blusero en el que demostró su calidad como guitarrista pero que creo que cortó un poco el rollo, quizás podía haber tocado algo más animado. La banda regresó con "Mi Ciudad" en el que Niko recuperó eso de utilizar el nombre de la ciudad que visita para sustituir lo de mi ciudad.Y de nuevo en vez de enlazar un tema con otro sufruimos unos segundos de silencio que hacen que a uno se le pase la animación y que el ambiente decaiga un poco. Y llegó el momento de la primera balada de la noche: "En tu cuerpo" una canción bonita de esas de arrimarse un poco más a la pareja y en la que Tete puso todo su sentimiento. Luego otro tema de VII muy esperado "El Guardián" que también estuvo a buen nivel.

Después llegó el comienzo del desastre con dos clásicos de los madrileños que anunciaron como el final de la actuación: "Las puertas del cielo" en la que se desacompasaron varias veces pero en la que Tete jugó y cantó con la gente. Pero sobre todo "Heavy Metal" canción que hasta pasado casi un minuto no se reconocía. El siguiente parón si que vino bien para asimilar lo que acabábamos de oir pues el hecho no poder reconocer un temazo como "Heavy Metal" es grave. Y dejándonos con este sabor de boca se retiraron durante unos minutos mientras el público pedía una y otra vez que regresaran al escenario. La continuación trajo algo de calma con "Sigues estando en mi vida", el primer bis de la noche, en la que de nuevo Tete se lució. Y ya se encaraba la recta final con otros dos cortes muy queridos por los fans "Ángel de barro" que no quedó muy bien y el cierre con "Vientos de Guerra" que no estuvo a la altura.

Una hora y cincuenta minutos para comprobar que en este, su segundo concierto de la gira, no se han ajustado todavía, que les falta mucho rodaje y que no están al nivel que se podía esperar de ellos. La sensación que dejó el concierto es contradictoria porque a pesar de que hay muy buena base, de eso no caben dudas, no lo están haciendo bien. Los contínuos descansos fragmentan mucho la actuación y hace que se pierda el hilo y el ambiente creado. Tete debe buscar su propio estilo en los temas antiguos y no intentar imitar la manera de cantarlos de los que pasaron por su puesto antes que él y Tony Hernado tiene que pensar que ahora está en un grupo y que debe actuar de otra manera con la gente. Y por supuesto, mejorar mucho el sonido en general sobre todo en las canciones más clásicas. Insisto, es el segundo concierto de la gira y estoy convencida de que superarán todos estos "problemas" porque son unos profesionales y que dentro de unos meses, si viéramos esta misma actuación la sensación sería totalmente diferente. Y en cuanto al repertorio pues como es lógico, muchos cortes de su último disco y un repasito a su trayectoria en la que para algunos faltarían algunas de sus canciones favoritas y a mi me faltó un superclásico como "Perro Traidor" una de las mejores letras del grupo y que en todos los conciertos que he visto de Saratoga, y han sido muchos nunca ha fallado.

Por cierto, que hay que alabar que la gente de Palencia siga organizando conciertos de heavy y algunos de mucha altura pues desde luego, si no fuera por ellos los pucelanos lo llevábamos claro. Asi que un gran gracias para ellos y un tirón de orejas para los promotores vallisoletanos que cada vez se mueven y arriesgan menos.

Repertorio:

- Intro
- El Vuelo del Halcón
- Tras las rejas
- A Morir
- Gran Mago
- Ave Fénix
- Resurrección
- Bailando con el Diablo
- La Maldición
- Dueño del Aire
- Maldito Corazón / Solo
- Mi Ciudad
- En tu cuerpo
- El Guardián
- Las Puertas del Cielo
- Heavy Metal
- Sigues estando en mi vida
- Ángel de Barro
- Vientos de Guerra

reseña de VII

crónicas********valladolidwebmusical.org