En beneficio de todos
Siniestro Total.
Sala Bagur, Valladolid. 31/5/2007

Julián Hernández: Voz, Guitarras, mandolina, armónica y doctrina
Javier Soto: Guitarras, coros y voz solista
Ángel González: Batería
Jorge Beltrán: Saxos, teclas y coros
Oscar G. Avendaño: Bajo, coros y voz solista

Julián Hernandez     
 
Julián Hernández

Siniestro Total es un grupo imprescindible por varias razones: su sentido del humor, sus letras cañeras, su actitud irreverente...Hasta cuando tocaban rematadamente mal merecía la pena verlos. Pero ahora, claro, tocan condenadamente bien. Y sigue mereciendo la pena verlos, por las mismas razones y más: hacen blues rock potentísimo y se siguen riendo hasta de su sombra. 
Para muestra, un botón. Letra de Al Fondo a la Derecha 

Oiga por favor ¿dónde está el cuarto de baño?
Oiga por favor ¿dónde queda la salida?
Oiga por favor ¿dónde está su puta madre?
Oiga por favor ¿dónde acaba la avenida?

Al fondo a la derecha

Eso es todo. ¿Existe letra más perfecta para un rocanrol? ¿Se puede acumular más cachondeo y mala leche sin decir absolutamente nada?

      Oscar Avendaño
 
Jorge Beltrán                                                                               Oscar Avendaño

Hacía muchísimo que los Siniestro no venían por Pucela, y la ciudad les agradeció la visita con un lleno total. Y con unas ganas enormes de disfrutar.

Abrieron con Cuánta puta y yo qué viejo, tema con el que se ha identificado alguna vez todo varón español de más de 20 años y una de mis favoritas. Por una vez sonaba bien la sala Bagur, que hay que decirlo, NO ES UNA BUENA SALA para hacer actuaciones. Ni buena visibilidad, ni buen sonido. Buena ventilación sí, menos mal! Me pregunto por qué no se hacen más bolos en La Rosaleda, donde el otro día tuvimos el placer de ver a Los Ronaldos en mucho mejores condiciones.
 
Siniestro Total celebran nada menos que los 25 años de la grabación de su primer vinilo, Cuándo se come aquí. A lo mejor por esa razón fue el disco más presente en el repertorio de la noche (Ver lista adjunta)

La sorna de Julián no se tomó descanso, declaró su orgullo por tocar cerca del lugar donde cantó la Pantoja tras salir del trullo. Además de otras lindezas, celebró a las glorias locales Concha Velasco, Patricia Conde, etc. También dedicó un tema a su amigo Jesús Cifuentes, que andaba por entre el público. Entre tanto, trallazos caían uno tras de otro. La banda es tremenda, destacando como siempre la guitarra de Javier Soto, que también se cantó una (Síndrome de Estocolmo). El repertorio es inigualable. Una mina. Eché de menos que tocaran más temas de Made in Japan, mi favorito, del que sólo tocaron Tan hermoso, pero bueno, tienen dónde elegir.

Coño, todo esto es tan hermoso!
Piensa: ¿quién habrá hecho todo esto?
¡Mira, que planeta tan bonito!
¡Vaya, todo está tan bien!

  Angel Gonzalez

Javier Soto y Julián Hernández                                                                Ángel González          

Le siguió Ay Dolores, otro himno impagable.

Julián Hernández tocó, a parte de su Gibson, la armónica de blues y una mandolina eléctrica muy distorsionada. El resto de los músicos, muy activos todo el tiempo y sonando de maravilla.

En resumidas cuentas, a la altura de lo esperado o más. La gente disfrutó tanto que no se quería ir. A pesar de eso no concedieron el segundo bis, y eso que estaba previsto! (ver lista) Pero es que todo había sido tan redondo que no querrían estropearlo. Acabaron con el himno soviético como siempre, puño y vagina feminista en alto.

 

Imposible que defraudaran a nadie. Ellos han sabido mantenerse auténticos a lo largo del tiempo, su esencia es la misma de hace 25 años, aunque sólo quede uno de los miembros originales, y hagan una música distinta. Enhorabuena, feliz aniversario y que sigan así, en beneficio de todos.

Texto: Chail.
Reportaje fotográfico: Ana de Felipe.

 

crónicas            ValladolidWebMusical