Quiero que este escrito sirva para hacer llegar a la gente lo que ha sido esta 2ª edición del SotilloRock. Quiero hacerlo para hacer entender el esfuerzo que ha supuesto el que un poco de distorsión saliera de una plaza, en el barrio del Sotillo, aquel 27 de julio.


Ante todo agradecer a los grupos que tocaron en marzo en el Juanito's Festival (SotilloRock Express) por la colaboración en ayudar a sacar un dinero y poder seguir con la financiación de lo que fue el 2º SotilloRock. Grupos que tocaron de una manera desinteresada para apoyar esta iniciativa sin ánimo de lucro y autogestionada; que no tenemos ayudas de ningún tipo (tampoco las queremos), que creemos en la autosuficiencia, en la música como arma de lucha, en los músicos que sin pedir mucho dan lo mejor de sí por tocar y transmitir su música. Ellos son CaBBaGe, Kalamares en su Tinto, Korporazión Antiestétika, No Me Jodas y Ktarsis. Sin ellos y sin la gente que vino, quiero que sepáis, no hubiera sido posible que poco meses después hiciéramos otro festival; que gracias a su aportación han hecho posible seguir creyendo en esto: ellos han podido formar la base, los cimientos.

No sólo con la aportación económica del SotilloRock Express hemos contado, si no que en este rincón se merece que agradezcamos al bar El Bohemio (Nico, Jandro y Hugo), que pusieron una hucha para que la gente voluntariamente colaborase y, así, echarnos una mano. Que han estado atentos y quiero agradecérselo así, de otra manera no sé (bueno, tomaros unas cañitas si os pasáis por ahí) y eso que pasamos por pequeños sustos y enfados, como el robo de la primera hucha que hubo, etc. También a la kalimochada en la facultad de Geografía e Historia de la Complutense, gracias a mis comañeros de Historia del Arte, Historia, Filologías, Físicas, etc. por echarme una mano y algunos minis para rellenar, jeje. A Mariajo por poner el coche y ayudar en la compra de la materia prima, un cielo de chica.

Al grupo segoviano Excómunion por ayudarme al llevar una hucha en sus conciertos, espero poder devorlveros el favor amigos.

La verdad que desde el principio, la organización del 2º SotilloRock se presentaba como la de los anteriores: permisos, etc., y poco más...pero ni por asomo pensé que se convertiría en una lucha bastante jodida (perdón por usar esta palabra, pero me viene al dedillo) por llevar a cabo un pequeño festival en el cual no pedíamos nada más que poder usar una plaza pública durante unas horas por la noche, poner una barra para vender bebida (y así poder cubrir los gastos y ahorrar algo para tirar para adelante y financiar más festivales) y poco más.

Este año, de nuevo, ha salido elegido en el municipio de La Lastrilla el Partido Popular; esto no lo contaría si no tuviera relación pero sí la tiene y mucho. Antes de esto bastaba con una firma o visto bueno del alcalde para poder llevar a cabo cualquier actividad; ahora, al tener tantas competencias el Ayuntamiento (concejalías) las cosas se discuten más (eso es bueno....no?jeje), por lo que entra en acción la bendita burocracia.

Mientras el tema de los permisos iba lento por su lado, había otra cosilla que teníamos que solucionar antes: hace un año, cuando se inauguró la Plaza de las Canteras (la plaza pública en la cual hemos llevado a cabo los festivales) la carpa poseía un espacio vacío debajo que se usaba para dejar materiales diversos, como un desván vaya. Lo lógico que al ser un espacio público se usará como tal (o esa es mi opinión) pero el Ayuntamiento lo sacó a subasta y se ha abierto un bar, para dar "vida" a la plaza y demás. No me opongo a poner un bar, al contrario, pero es más slaudable confiarlo en gente del pueblo y que sea público para que en estos casos no hubiera problema alguno. He aquí el primer problema que nos surgió pues un bar posee licencias para poder vender bebida alcohólica y nosotros pues no, por lo que decidimos hablar con el propietario de dicho bar para ver cómo podíamos solucionar la cosa y así salir bien ambas partes. Destaco la postura del Ayuntamiento en un inicio, el cual se desentendía del tema. Bien, las conversaciones con el propietario del bar pues no eran muy buenas; él anteponía ante todo que él curraba de esto y no podía dejarnos poner una barra debido a que él había hecho una gran inversión en abrir aquello (entendible, hasta cierto punto). Se mostraba muy reticente con el evento pues él daba una serie de cenas los viernes y no las daría el día del festival (bueno, cabría la posibilidad de que viniera bastante gente y consumiera en su bar).

Pensamos en ceder y prometerle pagarle la cena de los grupos (ya no las perdía), también exponía que él normalmente hacía bastante caja un viernes y dudaba poder hacerla en la noche del viernes y nosotros , de nuevo, cedemos una segunda vez proponiéndole que le pagábamos hasta un mínimo si no hacía la suficiente caja por lo que no salía perdiendo (aquí se le dibujaba una sonrisilla, veía que iba a sacar buen pellizco del evento). El Ayuntamiento seguía indiferente. A menos de 2 semanas para el festival el tío del bar decide que no hay acuerdo al que llegar, ni de ir a porcentajes, etc., nada. No está por la labor de dejarnos poner una barra y nuestra postura es la de no hacer, por el momento, nada pues no vamos a hacer un festival para que se beneficie. A estas alturas y los ambientes bastantes calientes llegas a cuestionarte TODO: la solidaridad de la gente, la actitud del maldito Ayuntamiento por no mediar y llegar a un acuerdo pues no comprendía que un propietario tuviera derecho a decidir algo en lugar público (luego te enteras del acuerdo que mantiene con el Ayuntamiento y posee autoridad plena sobre todo el recinto de la plaza) y sobre todo de la falsa publicidad en época de elecciones que bien se acercan al pueblo y luego se desentienden de todo.


Estábamos por la labor de continuar adelante con la condición de no disponer de barra y que ya iríamos viendo qué podíamos hacer para sacar pelas y no voy a negarlo, intentar por nuestros medios de que el del bar sacara la menos caja posible dada su actitud (lo que es en sí un boicot, vaya).

Pero las desgracias nunca vienen solas y en la semana anterior al festival me comunican que no podemos cerrar la plaza y obligar a la gente a pagar una entrada para estar en una plaza pública. Bueno, esto era de risa; Lo primero es que no hemos obligado, nunca, a nadie a pagar para entrar, si alguien quiere entrar sin pagar lo hará sin problema alguno pero creo que por un día no pasa nada y menos cuando vamos a destinar el dinero de la entrada a una causa benéfica y que no va a ser para nuestros bolsillos.

Se llevan a cabo varias reuniones en el Ayuntamiento entre ambos lados y el Ayuntamiento parece que toma cartas en el asunto, intentando incidir en todos los temas: se centraba sobre todo en resolver lo del bar y tras reuniones parecía que la cosa se ponía en parte de nosotros pues el propietario de dichol bar decide cerrar ese día (y así quitarse el marrón de encima y tener problemas) a cambio de una cantidad de dinero. Podríamos poner barra (aunque nos arriesgábamos al no tener licencias), podíamos cerrar la plaza, se nos avisó de la necesidad de tener un seguro pero que el Ayuntamiento corría con los gastos y bueno, todo parecía que a pesar de los impedimentos algo podríamos hacer.

Pero de nuevo y a 2 días del festi no la lían de nuevo: el Ayuntamiento no podía hacerse cargo del seguro y teníamos horas para conseguir uno, si no..no había festival. Tras patearnos miles de agencias una nos lo pudo hacer y conseguir el mismo viernes los permisos del Ayuntamiento, no nos lo podíamos creer. Pero nos supuso de nuevo otro desembolso grande, 300 €. Ya sumaban 600 € perdidos. En ese momento, por una parte sentía alivio por haber removido cielo y tierra por conseguir un maldito seguro, pero me sentía más que nunca engañado por el Ayuntamiento. Como que no querían que este festival se hiciese y no importaba las trabas que ponerme y que saliera adelante, pues hubo 2 ó 3 veces que el SotilloRock estaba suspendido pero era el sueño y la lucha por llevarlo a cabo lo que nos hacía seguir.

He de decir que pocas personas del Ayuntamiento fueron los que se portaron y echaron un cable para que saliera adelante y que ellos mismo me reconocieron que es mucha la gente que no quiere que este festival se llevara a cabo, no sé porqué. ¿Quizás la gente no sepa cómo nos movemos, en qué consiste el festival, etc.?, pero ¿acaso el luchar contra la Explotación Infantil no es ya un mero motivo como para apoyar sin cuestionar que sea así una manera de hacerlo? Qué mal hace el punk-rock? Acaso es eso: la música?. La verdad es que ha sido muy complicado llevar a cabo el festival, nos ha costado sudor, lágrimas y dinero. Es que a veces no entiendo a la gente, de verdad, y más cuando haces actividades benéficas y que intentes dar otro tipo de ambiente a un barrio pequeño y que sólo se busque el beneficio económico de las cosas más que colaborar y apoyar para tirar para adelante. Todo, al final, es dinero y más dinero e intereses.

Yo no sé qué tipo de persona soy, sé que mala no y que después de crecer en un barrio desde enano veas que por moverme un poco (tampoco montar un festival es cambiar el mundo) te ponen tantos impedimentos y gente de tu alrededor te cuestionas muchas cosas, llegas a un punto en el cual las buenas intenciones se van por el retrete. Hay gente muy mala y estas cosas no hacen más que reforzarte en una postura y la mía es clara y, creo, que transpararente. Nosotros no engañamos, no ponemos impedimientos a gente que quiere hacer cosas, no pedimos dinero...no sé por qué a nosotros sí. No pedíamos dinero, ayudas pero sí un sitio público que es nuevo y que como mis padres, y mucha gente más, han estado luchando por que el barrio del Sotillo tuviera una plaza pública tras 20 años y que cuando la tienes no puedas hacer una actividad cultural plena es algo que te hace mala sangre. De qué sirve luchar? para esto?.

Al final la cosa salió bien, aunque costó mucho, pero salió y estoy satisfecho y orgulloso, todo hay que decirlo.

Orgulloso de muchas cosas. De poder haber hecho el festival aunque fuera con muy pocos medios; de que con ganas se pueden conseguir cosas; de haber contado con excelente gente en esta lucha, sobre todo de mi compañera Julia (que ha estado codo con codo en todo momento), a mis padres, Rosa Mª y Rafael, por compartir mi lucha y apoyarme (aunque a veces fuera para darme 2 cachetes y hacerme despertar).

Pero debido a que teníamos que invertir mucho dinero en poder realizar este evento (pago al bar, de un seguro: cosas con las que no contábamos en un inicio) he tenido que quedar mal con personas y es al grupo Ktarsis al que debo ,y pido, una disculpa pero creo que entienden las razones (ellos iban a sonorizar el festival con su equipo pero, como dije, no pude finalmente contar con ellos debido a que no podía pagarlo y no aseguraba poder sacar el mínimo de dinero para costearlo cuando había que cubrir muchos más gastos, etc.., y se lo tuve qué decir cuando apenas faltaban 4 días e integrantes del grupo habían pedido permisos en sus respectivos trabajos para asistir a sonorizar un festival) y desde aquí les damos las gracias por haber estado en todo momento atentos, espero devolveros el gesto.



Qué deciros del festival? La verdad es que no vino mucha gente y no sacamos mucho pero bueno, al final valoras más otras cosas como es poder ver que un escenario esté ocupado por músicos que quieren sólo tocar y poner un grano de arena en la lucha.

Ellos son: primero a mis colegas de Akupuntura (Coco, Champy, Nacho, Ferny y Charly), a los Ficha 39 (muy buena gente), Penitenzia (qué grandes!) y a los Hachazo, desde León.

Como dije, al final valoras otras muchas cosas y yo me quedo del SotilloRock con esos grupos, sobre todo las personas. A veces se dan circustancias en las cuales te juntas con buena gente, gente humilde y aquella noche, y no es por ser pesado, pero se dieron cita este tipo de gente. Gente comprometida, atenta, solidaria, participativa, etc. Por mi parte, disfruté muchísimo con ellos. Ojalá mucha gente fuera como ellos (qué bien iría el mundo, por lo menos el nuestro, el que nos rodea). Me quito el sombrero ante ellos y bueno, sé que no vino mucha gente pero bueno, esto de tener un grupo y que se te empiece a conocer es complicado pero esto va poco a poco y hay que tener paciencia; pero en conciertos se va conociendo a gente que puede que vayan a verte al siguiente y si sigues sumando, al final te das cuenta de lo que has cosechado. Por mi parte deciros que os ayudaré en la medida de lo posible y animo a todos los grupos a seguir luchando y tener esa motivación por creer en su sueño, su proyecto; ¿Quién dijo que esto sería fácil?. Esperemos volver a vernos pronto. No me quiero dejar a otros 2 grupos que estuvieron a punto de tocar: desde Madrid los San Blas Posse y de aquí (Segovia) a Metalmania, que no puedieron tocar y también les agradecemos el esfuerzo.



Terminando, eché en falta a mucha gente pero bueno, no siempre llueve a gusto de todos. Quién sabe si volverá a haber otro SotilloRock, de momento descansaremos un poco y ya os enteraréis si decidimos volver. Con esto creo que es suficiente pero aún queda una cosa, he dejado para el final lo mejor y es la gente que me ha ayudado y ha formado parte o, más bien, la piel de esta criatura. Cómo no, de nuevo han sido: Txetxu, Eme (visitad www.sotillorock.com y veréis que web han creado estos figuras), David, Ángel, Txorma, Julia, Víctor (por haber puesto el sonido en tiempo record), Lara (por ayudar en la pega de carteles y en la entrada el día del festi), Alicia (técnico de sonido, una tía genial). A los Excómunion por estar ahí siempre, a Juanko y Kino por crear en tiempo record, también, el 2º número de A base de Letras para que esa noche pudieran estar varios ejemplares y aguantar horas con el puesto. A Pako por el apoyo. A Teresa por el puesto de las camisetas del programa (sustituta y hermana de Eme). A mi madre Rosa, a Mari Paz (madre de Víctor) por ayudarnos y hacer bocadillos, las cenas de los grupos, etc. A Stuka por el pedazo cartel del festival, increíble.



De nuevo, GRACIAS. Siempre en mi recuerdo y mi afecto.

Borja (a base de litros).

Para terminar pondré un poema de Eduardo Galeano:

"Dicen que el árbol de la vida crece al revés.
El tronco y las ramas hacia abajo, las raíces hacia arriba.
No ofrece sus frutos, sino su origen. No esconde bajo la
tierra lo más vulnerable, sino que lo arriesga a la intemperie:
entrega sus raíces, en carne viva, a los vientos del mundo."

 

valladolidwebmusical******crónicas