THE HAGMEN
SALA WALLABY (VALLADOLID)
12 SEPTIEMBRE 2007   

THE HAGMEN, una de las formaciones de punk rock americanas con trayectoria más longeva se presentaban en Valladolid en plenas fiestas para descargar, dentro de su agotador tour por nuestro país, nueve fechas prácticamente consecutivas, un repertorio de ROCK y sudor.

Hay varios motivos que hacen a THE HAGMEN un grupo diferente a sus compañeros de género, por un lado el que aunque lleven en la escena 23 años en estos momentos se encuentran en una situación de resurgir musical, ya que después de su disco de debut editado en el 89, sus problemas con las drogas y no encajar en un mercado musical muy peculiar (el de los 90s con toda la fiebre grunge) hizo que la banda no tuviera actividad, al menos hasta que en el año 2000 sacaron al mercado su fantástico METALLIC IOU un disco que les puso de nuevo en el circuito y que ha permitido a la banda girar por todo el mundo.

Antes de su actuación tuvimos la suerte de ver algo que siendo muy común por otros países no se encuentra entre las bandas de nuestra ciudad, y es contemplar como el miembro de una banda establecida (es este caso los ARIZONA BABYS) puede defender una propuesta musical ante una audiencia en solitario.


El valiente en este caso fue JAVI MEISTER, el cantante de los ARIZONA que acompañado de su guitarra, un ampli PIGNOISE de pequeño tamaño (que se suele utilizar para practicar en casa a bajo volumen), una caja de ritmos y una pandereta amenizó algo más de media hora de música entre homenajes al blues, algo de rock de raíces y versiones de su banda, todo ello interpretado con desparpajo y mucho feeling, un diez para él, que se repita.

Por su parte THE HANGMEN salieron a escena a las diez y media y en los escasos 50 minutos que estuvieron sobre el escenario hicieron sonar 15 disparos musicales llenos de rabia y velocidad pero también llenos de los argumentos musicales que les diferencian de todas las bandas de su género, y esto es el poder incluir, dentro de un formato musical cercano al punk rock americano, de canciones cortas y ritmos llenos de acordes abiertos y trepidantes, influencias que van desde el hard rock, el sonido Detroit, el glam e incluso el country rock.

Basaron su repertorio en temas de su disco de vuelta a los escenarios METALIC IOU, y el directo WE GOT BLOOD ON THE TOES OF OUR BOOTS, que incluía multitud de composiciones que debían de haber estado en un trabajo que hicieron para GEFFEN y que la compañía desechó publicar una vez terminado.

Así pudimos escuchar la melodía vacilona y cadenciosa de LONERS, JUNKIES AND LIQUOR STORES con ese regusto a IGGY POP en el fraseo, RUSSIAN ROULETTE con su sonido ochenteno y británico. DOWNTOWN mucho más punky y con una melodía de guitarra infecciosa o THE DEVIL, el único tema que sonó de su nuevo mini álbum IN THE CITY, editado recientemente y producido por MIKE NESS de SOCIAL DISTORSION, una banda con la que la unen fuertes lazos.

BRIAN SMALL su líder y vocalista estuvo risueño y participativo durante el corto show, pidiendo en varias veces opinión sobre si había que subir más el volumen de su guitarra (cosa que hizo en varias ocasiones con no muy buen resultado en el sonido global del concierto) y agradeciendo a la gente la asistencia en todos los conciertos españoles, que se deben estar saldando con muy buena nota.

No les acompañaba su guitarra titular (de gira con SOCIAL DISTORSION) y por ello tuvimos la suerte de poder ver a TONY FATE, miembro de los infravalorados THE BELLRAYS (que grandes!!), en las seis cuerdas, que con su SG se merendó todos los solos del concierto dotándoles de una personalidad propia y que aceleraba las canciones sobre sus versiones de estudio, sudó la camiseta (tampoco era muy difícil con el bochorno que hacía dentro) y se le vio disfrutar enormemente del concierto. Más seria estuvo su tatuada bajista ANGELIQUE CONGELTON que apenas se movió del sitio pero mostró una actitud desafiante.

Una gran velada de ROCK angelino, macarra y desafiante a cargo de una banda que lleva la honestidad como estandarte

No me gustaría terminar sin agradecer una vez más a REDUCTO SONICO el INCREIBLE trabajo que están realizando en Valladolid trayendo a bandas de primer nivel y arriesgando en una aventura nada sencilla. Parece que poco a poco la cosa está empezando a dar resultado, el Wallaby el viernes estaba prácticamente lleno, y que está empezando a resurgir una audiencia roquera que es capaz de ver conciertos más allá de las horteradas que el ayuntamiento nos pone todos los años en la Plaza Mayor. Valladolid es un sitio estupendo para vivir y ya rondamos los 450.000 habitantes, que no haya un porcentaje de personas que amen el ROCK y sean capaces de asistir a conciertos (máxime cuando, como digo, se trata de grupos de una calidad sobresaliente) es algo que no me entra en la cabeza, os aconsejo chequear de vez en cuando su pagina web www.reductosonico.com, y estar pendientes de su programación. Lo digo por vuestro propio bien.

by beerbeer

 

valladolidwebmusical******crónicas