Harry Allen

28 de febrero de 2008. Valladolid

Harry Allen en el Café españa, foto Fernando Fuentes
 

   CONCIERTO ESPECIAL XVII ANIVERSARIO DEL CAFÉ ESPAÑA  

 



Harry Allen, saxo tenor;
                      Joan Monné, piano;
                                              Ignasi González, bajo;
                                                                             Esteve Pí, batería.

Si alguna vez las palabras “previsible” y “perfecto” no adquieren en el jazz connotaciones negativas, es en ocasiones como esta.

A veces la escucha reiterada de los discos de Oscar Peterson nos producía esa sensación negativa en jazz, su maestría le convertía en “previsible”, ya sabíamos que no iba a haber ningún fallo. Los conciertos eran otra cosa, ahí sí saltaba la sorpresa, hay uno con André Previn tocando standards de jazz que es excepcional.

Volviendo al músico que nos ocupa: excepcional, perfecto, previsible. ¿Puede fallar en la resolución de un problema de matemáticas un catedrático? Difícil… acertará con la solución con casi toda seguridad.
Eso hace Allen: acertar.

Acierta en el repertorio, standards de swing sin entrar en la época be-bop, auténtico fractal musical diseñado por monstruos musicales: Parker, Gillespie, Monk, Powell, Mingus, Roach.

Acierta en las influencias: Webster, Young, Hawkins, Getz… bordea sabiamente el bop.

Acierta en los temas: standards que le permiten una cierta complicidad con el público aficionado y poder tener libertad suficiente para introducir un fraseo perfecto, un tempo excepcional -¡Cómo cuadraban las medidas!- una gradación de intensidad, desde los tanteos iniciales a la entrega total en las improvisaciones. Eso sin despeinarse un pelo. Control total.

Acierta en la elección de una rítmica española: piano y batería sorprendentes. Joan Monné al piano y Esteve Pí a la batería: maestros de su instrumento y que aprovechaban los resquicios musicales para dejar su voz personal en los temas, en la progresión de acordes… muy buen trabajo del contrabajo, cubriendo sabiamente los espacios armónicos y rítmicos que precisaban sus compañeros. Hay que seguir la pista a estos músicos, en trío, por ejemplo.

Acierta Allen incluso en el espacio de actuación: Café España, buena entrada, público entregado. En un “auditorio” la maestría se hubiera convertido en cierta distancia y frialdad. Esa manía de “desclasar” el jazz está llevando a la inanición a los músicos de España. La cercanía, la proximidad es parte de la identidad de esta música, parte de su “valor añadido”… no entender esto en no entender lo esencial del “negocio” del jazz.

Acierto por parte de Mario y Santi al elegir este valor seguro para celebrar el 17 aniversario del Café España (parece mentira, tanto tiempo)

Acierto para los más de 100 aficionados que nos dimos cita el 28 de febrero en el Café España. ¡Feliz Cumpleaños!

Esteve Pi con Harry Alen, foto Fernando Fuentes
Ignasi González con Harry Alen, foto Fernando Fuentes
Joan Moneé con Harry Alen, foto Fernando Fuentes

info previa =>

Harry Allen


txt por Maguil (1 marzo'08)
fotografías Fernando Fuentes

 

 CRÓNICAS . " . & . _. : = : . VALLADOLIDWEBMUSICAL.ORG