AVALANCH

Sábado 26 de enero, sala Estudio 54, LEÓN

Tras sacar un grandísimo disco había muchas ganas de ver a Avalanch en directo, en la presentación del mismo. Y la ocasión se presentó a unos cuantos kilómetros de casa, en la sala Estudio 54 de León. Y hasta allí nos desplazamos el pasado sábado 26 de enero. La actuación estaba prevista para las 10 de la noche pero se retrasó según los carteles hasta las diez y media. Al final la sala se abrió a las once de la noche y la gente, más de cien personas, perfectamente organizada en la cola fue entrando en la sala tras someterse a un cacheo. Nunca había estado en esa sala y la verdad es que me gustó bastante. Buen tamaño, sin demasiados obstáculos y un montón de pantallas de televisión tras las barras y dos grandes telones donde se proyectó todo el concierto. La única pega quizás podría ser el escenario no muy ancho pero con profundidad y a poca altura sobre el suelo. En cuanto al sonido, muy homogéneo en toda la sala y de buena calidad. Otro pequeño inconveniente era el precio de la bebida... 4,5 euros por una cerveza.

Este era el cuarto concierto de la gira "Muerte y Vida" y la primera novedad que percibimos cuando el grupo se subió al escenario era que el teclista habitual de la banda, Roberto no estaba con ellos por problemas personales. Hasta mayo aproximadamente le sustituye Mario Fueyo que lo hizo bastante bien. El primer tema en aparecer fue "Ángel de la muerte" que como es normal sonó algo desajustado pero con un sonido limpio y potente, en el que mucho tenía que ver el batería Marco Alvárez. Le siguió "Otra vida" ya con los problemillas solventados aunque la voz un pelín baja. Desde el principio vimos al grupo muy entregado, como siempre, muy animados y con los nuevos temas muy bien aprendidos y en los que no se apreciaban fallos. Alberto Rionda desde la izquierda del escenario cantaba todos los temas pero en especial los de "Muerte y Vida". En "Hoy te vuelvo a recordar" Ramón demostró una vez más lo buen vocalista que es y que sabe meterse al público en el bolsillo. Aunque la verdad es que poco ánimo hacía falta porque la gente estaba desatada, cantando todas las canciones, botando y animando como si les fuera la vida en ello.

"Delirios de grandeza" dio paso a un bloque de canciones de otros discos, todas muy especiales y queridas por la gente como "Niño" con las voces apocalípticas pregrabadas o "Papel Roto" que es una de las favoritas del personal, y prueba de ello eran los múltiples brazos en alto. Después uno de los cortes más bellos y personales del último disco "Aprendiendo a perder" que habla de la gente que sufre enfermedades degenerativas. Tras "Alas de cristal" llegó una de las primeras sorpresas de la noche "Juego Cruel" de aquel primer disco ya mítico "La llama eterna". Un tema que gusta mucho pero en el que Ramón no ha encontrado todavía su sitio, su estilo, no le quedó muy allá. Le siguieron un par de temas más melódicos como "La cara oculta de la luna" y la canción minera "Santa Bárbara" que el público coreó con ganas pues en los leoneses la mina también está muy presente.
Tras este paréntesis volvió la caña cien por cien con una de las canciones más aclamadas del anterior disco: "Aún respiro" con un Fran y Dani acercándose a las primeras filas para animar a la gente. Le siguió "Quién soy" que Ramón cantó con mucho sentimiento y fuerza como lo hizo en "Caminar sobre el agua" y en "La prisión de márfil". Y antes de introducir el siguiente tema, "Pies de barro" anunció que era el último y que ya se tenían que marchar, el reloj marcaba algo más de las doce y media de la noche.

Por supuesto no tardaron mucho en regresar y lo hicieron "muy románticos" con "Alborada" interpretada en un principio tan solo por Alberto Rionda y Ramón y a la que fueron incorporándose el resto de miembros de la banda. "Xana" y "Lucero" tema emblemático y símbolo de la resurreción de Avalanch sonaron maravillosas, dulces pero potentes. Y aquí si que llegó la sorpresa, la bomba en forma de canción del concierto. Solo con ese instante compensó el desplazamiento, los 20 euros de la entrada y todo lo demás. Tímidas voces lo habían pedido en diversos momentos del concierto y en el pequeño parón entre tema y tema tras Lucero esas voces se alzaron de nuevo, pedían "Torquemada". De repente, como volviendo del pasado esos rifss, esos ritmos tan característicos de Torquemada volvieron a sonar años después. Y la gente enloqueció, toda la sala saltaba, botaba, cantaba en un éxtasis que muy pocos pensaban volver a vivir. Pero no solo el público disfrutó, el grupo, Ramón, Alberto, Marco, Dani, Fran y Mario sintieron ese mismo éxtasis y la interpretaron francamente bien. En cuanto a la voz Ramón se hizo muy bien con el tema, mucho mejor adaptado a sus tonos que "Juego Cruel".

Y ya con más ambiente aún si cabe que durante todo el concierto y tras enervarnos con "Torquemada" nos preparamos a vivir la recta final de la actuación con "Semilla del Rencor", "Sombra y Ceniza" y "Lágrimas negras" para echar el cierre a dos horas y cuarto de fiesta metalera en la que salvo dos temas tocaron todo su último disco. En resumen, conciertazo que no te puedes perder si tienes oportunidad.

Minutos después de la finalización del evento la banda salió a charlar, firmar autógrafos y hacerse fotos con todo el mundo. Algo que Avalanch hace siempre y que los fans agradecen enormemente. Yo aproveché para hacerle una preguntillas a Alberto aún con la sorpresa de Torquemada grabada en la mente pues en noviembre de 2005 y en una entrevista para esta misma web, que podéis leer pinchando aqui aseguraba que nunca más tocarían esa canción porque estaban hartos de ella. El caso es que me dijo que querían recuperar algunos temas y que no estaba mal recordar el pasado. Eso sí, para verles por Valladolid tendremos que esperar hasta después de verano pues hasta septiembre más o menos tienen cerradas fechas tanto en España como en América. Por cierto, fueron dos horas y cuarto, pero piensan llegar hasta las dos horas y media.

Y para completar esta crónica deciros que hoy mismo en la web de Avalanch se publica una entrevista a Alberto Rionda en la que asegura que León fue el primer lugar en tocar Torquemada y que vista la respuesta de la gente la tocaran más veces y no descartan incluir algún tema más de esa época. Ahí queda dicho.

 

Las fotos son del concierto de Avalanch en Santovenia de Pisuerga en junio de 2006.

Crónica de Skaidana

avalanch en Va-web:

Entrevista 2004

Valladolid. 23-12-2004

Entrevista 2005

Palencia 25-XI-2005

Volver a INDEX******** Volver a VAWEB******** Volver a Crónicas