THE BELLRAYS + THE ETTES
SALA PORTA CAELI (VALLADOLID)
19 DE JUNIO DE 2008

Se me hace terriblemente complicado intentar describir el concierto de THE BELLRAYS en VALLADOLID el pasado 19 de Junio. Primero por la admiración que le tengo a la banda de LISA KEKAULA y ROBERT VENNUN desde que les descubrí ya hace tiempo con el impresionante MEET THE BELLRAYS y como su fusión de sonidos, desde el punk al garaje y desde el soul al hard rock han sonado insistentemente en mi cd.

Esta era la primera vez que asistía a uno de sus conciertos y la cita era obligada ya que tocaban en casa, gracias de nuevo a la gente de REDUCTO SONICO, y porque bajo el brazo traían un disco tan bueno como polémico para buena parte de sus seguidores al ser la prolongación en cuanto a cambio de sonido del anterior HAVE A LITTLE FAITH y su giro hacia el lado mas soul y tranquilo de su música, y además porque había que estar allí apoyando y comprobando cual es el estado de salud del grupo después del abandono de la formación de su guitarrista TONY FATE (al cual pudimos ver en directo en Valladolid con THE HANGMEN, también gracias a REDUCTO SÓNICO el pasado Septiembre) cuyo peso en la composición de las canciones de los californianos era más que evidente y como consecuencia de esto el retorno a las labores guitarristicas de ROBERT VENNUN, que ya lo hacía en el origen de la banda y que cambió por el bajo cuando FATE se unió al grupo.

Desconozco los motivos y si la relación se ha deteriorado mucho con el antiguo componente pero me imagino que si, más que nada por que de su penúltimo disco, el ya mencionado HAVE A LITTLE FAITH, que contenía en su mayoría temas obra de FATE,  no sonó ni un solo tema, y es extraño ya que cayeron diez de su nuevo trabajo y la línea musical es muy similar.

De todas formas, y disquisiciones musicales aparte, lo que esta claro es que la principal excusa que te empuja a ver en directo a esta banda es la majestuosa presencia de una de las mujeres más impresionantes en el mercado musical, LISA KEKAULA que inundó con su presencia y su voz una PORTA CAELI que rozó el lleno, algo que no había visto en esta sala y menos en un concierto de este tipo de bandas, y que se erigió como la gran triunfadora de la noche. Pero vayamos por partes:

THE ETTES era el caramelo con que los organizadores nos obsequiaban antes del gran atracón. Una banda que se está haciendo un nombre en el panorama underground y que, mucho me temo, no tardará en aparecer en grandes festivales.

A mi me aburrieron soberanamente, aunque he de reconocer que por lo visto en la reacción de la audiencia debí ser el único. Ritmos machacones, acordes sencillos, toneladas de fuzz y melodías vocales simples y repletas de coros para conformar un cóctel musical en el que su vocalista, LINDSA “COCO” HAMES desgrana una combinación  en la que se mezclan a partes casi iguales el pop, el garage y el power por, acompañado de una voz que en sus inflexiones recuerda sobremanera los modos de DONITA SPARKS, con mayor o menor fortuna, y un look semi infantil y mucho más andrógino que en la portada de su reconocido SHAKE AND DUST, donde juegan con ese look a lo NANCY SINATRA rebelde y angelical.

Básicos hasta el infinito, desgranaron muchas de las  canciones de su último disco incluido su SHAKE THE DUST (de su primer álbum), entre los aplausos de la audiencia que en su parte masculina ovacionó a su sexy batería MARIA SILVER. Ni su estilo ni sus formas encajaban muy bien en el cartel y las comparaciones a final de la noche, esta vez si, fueron odiosas.

THE BELLRAYS

Y es que ni siquiera la paliza de furgoneta que sufrieron viniendo de su concierto en GRANADA el día anterior, justo posterior a acabar los tickets en MADRID en la maravillosa SALA SOL, ni el jet lang que deben estar sufriendo todavía tras su gira americana pudieron con ellos. Y eso que, al menos yo, me temí lo peor cuando vi la cara agotada de LISA y sus ojeras pronunciadas. Pero su voz no tenía ningún tipo de problema.

Arrancaron con BEHIND THE GUN y con LISA muy estática en el escenario, embutida, la expresión aquí es textual, en un traje negro semitransparente y con los ojos semi cerrados. Ya desde el principio el sonido no es tan depurado como en sus últimas obras, la forma de tocar la guitarra de VENNUN es nerviosa y agresiva, con un espíritu muy garajero y su nuevo bajista activo y entregado le da un toque punk a la formación.

Tras un par de temas del RAW COLLECTION, empieza el desglose de su nuevo disco, del que tocan hasta diez temas casi de manera consecutiva, aunque la delicadeza de su nueva obra toma aquí un cariz nuevo, agresivo y sucio y LISA empieza poco a poco a despertar, a abrir sus ojos lentamente tras una dulce y festiva THE SAME WAY y un ONE BIG PARTY que supone la primera gran ovación de la noche.

De manera que cuando suena INFECTION (dios mío que temazo) LISA rompe su voz por encima de todos los instrumentos y nos lleva en un viaje alucinógeno hasta una dimensión en la que los movimientos espasmódicos y bruscos de la vocalista, en contraste con el glamour y la agresiva delicadeza de su voz, te transporta desde la impresión de estar en una iglesia de Harlem viendo una misa gospel a una celebración voodo prohibida y peligrosa con tan solo un giro vocal.

Cada tema parece sonar más rápido que el anterior y esto hace que el set list de la noche avance con una velocidad endiablada, encaminándonos desgraciadamente hacia el final de un sueño en el que la furia musical se ceba con la gente desde temas como PHYCHOTIC HATE MAN o THAT´S THE WAY IT SHOULD BE (nada que ver con la versión del cd) hasta el único momento de paz de la velada que supone WEDDING BELLS, transformada para la ocasión en un blues desgarrador, arrastrado y sensitivo que deja lugar para el lucimiento a la guitarra de ROBERT VENNUN.

También tiene su momento uno de los baterías más espectaculares que he visto en directo, CRAIG WATERS, con una forma de tocar (aporrear) llena de feeling y que conduce de manera magistral los tempos de BELLRAYS y los sabe sacar, como solo ellos hacen, del orden y estructura de la canción hacia un caos ordenado de ritmos desenfrenados y devolverlos de nuevo al redil.

Tras una hora de concierto la banda abandona el escenario y tiene que regresar hasta dos veces, fuera del set list oficial, animada por una audiencia en estado de shock emocional y volarnos la cabeza con un REVOLUTION GET DOWN que casi tira la sala abajo.

Sin ninguna duda el mejor concierto que hemos visto en esta ciudad en muchos años por parte de una banda que a poca suerte que tenga y merced a su giro estilístico puede dar un zarpazo a los charts musicales.

Ellos mantienen que BLUES IS THE TEACHER, PUNK IS THE PREACHER y yo lo cambiaría por LISA IS THE SOUL, PUNK ARE THE BELLRAYS. Gracias REDUCTO SONICO por esta temporada de conciertos, no cejéis en vuestro empeño y no os sintáis solos, habéis hecho por muchos de los rockeros de esta ciudad una labor encomiable.
Nos vemos en el próximo curso.

by beerbeer

 

REPERTORIO:

1- BEHIND THE GUN                     
2- YOU´RE SO SORRY NOW        
3- PINBALL CITY               
4- THE SAME WAY            
5- ONE BIG PARTY            
7- INFECTION                     
8- COMING DOWN            
9- FOOTPRINTS ON WATER        
10- BLUE AGAINST THE SKY      
11- PSYCHOTIC HATE MAN        
12- TESTIFY             
13-THAT´S NOT THE WAY IT SHOULD BE        
14- WEEDING BELLS                     
15- THE FIRE NEXT TIME             
16- STONE RAIN                            
17- VOODOO TRAIN                     
18- STARTIME
19- REVOLUTION GET DOWN

 

reseña de: THE BELLRAYS. HARD, SWEET AND STICKY. 2008  

valladolidwebmusical******crónicas