.

 

Sala Porta caeli. Valladolid. 16 de febrero de 2008

Desde tierras levantinas llegan a Valladolid los Benito Kamelas, combo de punk rock urbano que he seguido desde hace tiempo, pero aun no había tenido la oportunidad de verlos sobre las tablas y por fin tras diez años pateándose la carretera se presentan Quini y CIA la sala porta caeli de Valladolid, por cierto antes del concierto hable con su frotman y llama la atención lo cercano que está del público, sacándose fotos y departiendo con el personal, una delicia de amabilidad que raramente se ve.

Eran ya las 21.15 y tras comprobar que estaban ya cerca de 120 almas en la sala, un aforo importante, deciden descargar su fuerza y presentar su reciente trabajo “Sueños con traje de tinta”. El concierto comienza titubeante en lo que a sonido se refiere con las guitarras y el bajo muy empastados y la voz un poco baja, siendo una de las bazas importantes las letras quedaba un poco flojo. Poco a poco se fueron solventando esos problemas y la banda un poco fría en principio se fue ganando  el público, a la vez que se arrancaba pogos y la peña coreaba los temas.

Así fueron cayendo temas de sur cuatro trabajos, arrancando con “Furgoneta”, “Volver a empezar”, “Sueños rotos” y “Sonríe” en una primera tanda, para continuar presentando su nuevo disco con el tema “Sueños con traje de tinta”, “Ke mas da”, “Loco” y “Cocaina” donde nos presentaron al dura vida con la blanca y dulce cocaina de su trabajo “Cañas y barras”.

En ese momento llego quizás el momento más álgido y sentido de la noche cuando interpretaron “Fue mi abuelo”, un tema del “Sin trampa ni cartón”, donde se defiende la republica y la lucha antifranquista en la guerra civil española del 36 y posterior posguerra. Si con este tema consiguieron emocionar al respetable con “Iros a la mierda” llego el lucimiento de la banda, momento en el que Kini abandona el escenario y las guitarras, bajo y batería se ponen a hacer unos solos y a desbarrar sobre el escenario, el momento heavy de la noche, punteos, posturas y una escenografía muy cuidada.

Continua el set con “Ayer soñé”, otro de los temas mas coreados de la noche y curiosamente el único que interpretaron del “Por costumbre”, en estos momentos el sonido era bastante bueno, desde el abuelo la cosa había ganado muchos enteros

Prosiguen descargando a golpe de rock and roll con “Aquellas cosas que solamos hacer” para cerrar con un último bloque en el que incluyeron la versión de Sabina “Pacto entre caballeros”, que la hacen por completo suya”, “Quisiera” y “Y no cambiamos ni un solo minuto”, ya con el público ganado para la causa y la banda entregada al respetable.

Para cerrar el concierto escogen “Valencia ciudad”, tema del Cañas y Barras que habla de su valencia natal, una buena despedida para una gran noche, de una gran banda en la que se aprecia actitud y sentimiento, ya que sienten lo que cantan y lo dicen muy claro y muy alto, además se les ve disfrutar sobre un escenario, un buen rollo que transmite alegría. Cuantas bandas de las llamadas reivindicativas o combativas podían expresar con la calidad y la personalidad de los Benito la cruda realidad, animando al personal a para a la derecha de los rajois, zaplanas y acebes. OI

Txt y fotos: Manuel Eskela

 

reseña de "Sueño con traje de tinta" **** entrevista febrero 2008

valladolidwebmusical::::::entrevistas

.