THE BLACK HALOS
SALA PORTA CAELI – VALLADOLID
27-MAYO DE 2008
 

 

THE BLACK HALOS son el espíritu puro del PUNK ROCK, son la última esperanza musical en un universo lleno de bandas vacías en sentimiento y sobre todo son un gran grupo.

Por eso probablemente nadie se enfadó cuando salieron con más de una hora de retraso sobre el horario del concierto al escenario de una PORTA CAELI que presentaba unas cien personas que sabían que presenciarían algo muy diferente. Y es que REDUCTO SONICO lo había vuelto a hacer y nos traía a otro grupo de calidad y prestigio mundial, desde VANCOUVER y después de una gira de seis semanas por los States con los increíbles SOCIAL DISTORSION los canadienses nos traían un disco nuevo bajo el brazo, el increíble WE ARE NOT ALONE y un despliegue musical de primera línea.

No necesitaron ni dos canciones, rápidas, sucias y aceleradas como no podía ser de otro modo, para que el habitualmente frío público de Valladolid se acercara a primera línea del escenario para gritar, saltar y cantar las canciones que con una fuerza inhumana interpretaba BILLY HOPELLESS sobre el escenario.

La fama de este vocalista le precede y le marca. Existe una unanimidad absoluta entre toda la prensa especializada mundial en nombrarle como uno de los frontman definitivos del panorama rockero mundial y después de lo visto lo tiene más que merecido.

No es un gran vocalista ni tiene un físico atrayente para las masas pero lo que le sobra es carisma, capacidad absoluta para absorber todas y cada una de las miradas de la audiencia y centrar toda la atención sobre él. Vive las canciones desde lo más profundo y se mueve con una chulería que evoca desde el MICK JAGGER más histriónico (en sus movimientos y saltos) al IGGY POP, probablemente su influencia más plausible, más salvaje de la época de THE IDIOT. Pero no es ningún clon, con los ojos cerrados al cantar y un sentido de la interpretación completamente personal se adueña de la forma de hacer canciones, de interpretarlas fundiéndose en el caos musical en forma de tela de araña que crean una músicos más que solventes y que apoyaron excepcionalmente en los coros las frágil voz del cantante. No creo que la experiencia suya sobre las tablas, independientemente del lugar del mundo en el que se encuentre o la cantidad de gente que tenga delante, sea muy diferente de la que se podía experimentar cuando gente como STIV BATORS, JOHNNY THUNDER o WENDY O´WILLIAMS arrasaban escenarios.

Arrancaron fuerte con DISBELIEF el tema que abre su nuevo y mejor disco WE ARE NOT ALONE, del que sonaron muchas de sus composiciones como PRINCES ST. PRINCES, LOVE AND WAR, la impresionante HOLES, SLICK CITY, o el tema título que fue de los más ovacionados, y junto a ellos temas del VIOLENT YEARS como NO TOMORROW GIRLS o SELL OUT LOVE o su debut, RETRO WORLD, además BILLY se mostró muy comunicativo, intentando explicar su filosofía de vida entre tema y tema, hablar con la gente, pedir que no nos drogáramos y le diéramos a el todas las sustancias (alguien le hizo caso y le paso un cigarrito aromático) o cantarle el cumpleaños feliz a su batería y único miembro de la formación original ROB ZGALJIC.

El desgaste físico fue espectacular, saltando, tirandose por el suelo, acabando casi completamente desnudo, ahorcándose con el cable del micro (cuando no lo mordía furiosamente), escenificando las letras y regalándonos en el tramo final una furiosa versión de los MISFITS peinado al estilo DANZIG incluido. BLACK HALOS no distinguen entre conciertos grandes y pequeños y salen a dejarlo todo en cada actuación, aquí no hay lugar para ir a medio gas y la gente se lo agradeció efusivamente, tanto a él como al resto de una banda muy joven que también se entregó al máximo nivel. Un detalle muy cachondo fue la camiseta que lució su guitarra en la última fase del show de TLC, no se si por gusto musical o por burla absoluta.

En una ciudad que ronda ya el medio millón de habitantes aún queda un lugar para la esperanza, se que fueron un poco más de un centenar los que se acercaron al concierto pero quizás sea suficiente para mantener la fe en que VALLADOLID aún no esta muerta y que todavía quedan personas que aman al rock, yo lo vi reflejado en las caras de todos los allí presentes y en la sensación de misión cumplida de los miembros de REDUCTO SONICO. Todavía queda una fecha para acabar la temporada de conciertos y va a ser con el acontecimiento musical del año en Valladolid que es la actuación de THE BELLRAYS en el mismo lugar el 19 de Junio.


No necesito que nadie me diga que fueron 25.000 los que asistieron al Valladolid latino (generosamente sufragado por todos los habitantes de esta ciudad) pero yo no cambio ni siquiera a uno de los asistentes de esta histórica noche por los 25.000 restantes, BILLY podría haberlos derribado a todos con tan solo un gesto, aunque esto (como dije en la reseña de JUNKYARD) aún haya muchos que no lo entienden.

by beerbeer

 
 
valladolidwebmusical******crónicas