Hendrik Roever  (Viernes 13:30)

Bueno, pues arrancó el festival de Blues más importante en el país… con un concierto nada que ver con el Blues.
Hendrick, es una gran guitarrista, y un gran guitarrista de Blues; también es un excelente compositor, lo ha demostrado a lo largo de 18 años y un buen puñado de discos, pero aquí se dedicó a presentar su último trabajo sin Los DelTonos, “Esqueletos”, plagado de lo que llaman “Americana”. Música de raíces, temas propios, cobres de Kris Kristoferson, Cash… Buen concierto, pero fuera de lugar en este evento.

Campillo & Bañón  (Viernes 15:00)

Estos dos llevan más de 20 años tocando y pateándose todo el país juntos, y se nota (vaya que sí). Santi Campillo (exMclan) y Miguel Bañón (Marañones) acertaron con el planteamiento de la actuación, basando todo su repertorio en clásicos del Blues y algún rocanrol que no desentonaba. Animaron bien de ello el cotarro cervecil de esas calurosas horas en la Plaza Santa María.

Mike Hammer & The Taxi Drivers   (Viernes 19:00)

Banda de nuevo cuño (finales de 2006), procedentes de Baracaldo (Había quue verlos con su piel blanquita y… en manga larga!!!), la hora, por el calor que hacía y tener ese sol justiciero encima de la cabeza, no les benefició. A Nekane (cantante y saxofonista) se le estropeó la caña del saxo por las altas temperaturas y su instrumento quedó inutilizado.

Tienen una mezcla de Blues con otros temas (todos versiones) más rockeros, tipo “I Shot The Sheriff”, o “Tush” de ZZ top. Es aquí donde más contundencia demuestran, en terrenos más blueseros denotaron algo de inseguridad, nada serio si tenemos en cuenta dónde estaban y a qué horas.

MIGUEL M. BAND  (Viernes 20:00)

Miguel M es un guitarrista de origen español, afincado en Francia. Sorprendió, él y su grupo, por la tremenda calidad instrumental de todos. Ofrecieron una poderosísima descarga de Funk-Blues, en la que lo único que criticaría es que apenas jugaron con la dinámica en las canciones, no había bajadas, ni subidas, ni casi delicadeza en ellas. No más que al final la cosa se templó mucho más y aquello alcanzó cotas de buen gusto altísimas.

A destacar el trabajo a la guitarra de Gaby Jogeix, que hizo las veces de director musical y es el productor de su inminente nuevo trabajo.

KEB MO (Viernes 23:00)

Tenía muchas ganas de ver a este artista, de hecho, la expectación era grande pues él, en sus discos, juega, y mucho, con otros estilos tangenciales al Blues, como el soul, gospel, Rock, etc. Incluso podríamos denominar a lo que él hace como “Blues-pop”, bien entendido claro.

Pues sólo decir que, para mí, fue uno de los puntos álgidos del festival, y todo un acierto: desgranó temas de sus mejores discos e hizo versiones por igual, pero todo muy muy bien equilibrado, y sonando con una clase tremenda.
La nota curiosa la ponía su hijo (de no más de 15 años), que era el batería! Y muy bueno, sin duda tiene una prometedora carrera por delante.

REVEREND HORTON HEAT  (Sábado 02:00)

Buenísimo arista de Rockabilly 50’s, en formato trío (como tiene que ser!), pero que, a esas horas, y tras el conciertazo de la señorita Janiva Magness, nos pilló a toda la plaza algo fuera de juego, y a mí personalmente me acabó saturando.
Pero, todo hay que decirlo, considero un acierto su inclusión en el cartel de primer día, pues ello hizo arrastrar hasta allí a mucho más público, en principio ajeno a ello, de corte más rocker, por lo que se vió la plaza de toros tan llena como al día siguiente sábado.

GABY JOGEIX  (Sábado 13:30)

Este chico, de origen francés, tiene mucho futuro en este país (y fuera de él, ya ha girado por Cuba y Bélgica, por ejemplo) en el Blues. Excelente guitarrista, especialmente con la Pedal Steel, encaró el que me confesó era su primer show acústico, y él solito, con mucho arrojo. Dispone de una potente voz, con lo que los temas no sonaros nada desnudos ni por un momento entre eso y su guitarra, que en la primera parte fue acústica, para posteriormente pasar a la Pedal, con una eléctrica, apoyada sobre su propia funda, a modo de mesa.

Gaby tuvo que lidiar con múltiples problemas acústicos, inauditos si contamos con que hizo prueba de sonido y que estamos hablando de una voz y una guitarra.

JOSÉ L.PARDO & JULIÁN KANEVSKY (Sábado 14:30)

Conciertazo de estos monstruos argentinos; dos guitarras acústicas, la voz de Jose Luis y una colección de temas de Blues rural y clásico que tiraron de espaldas: Robert Jonson, Muddy Waters, etc, hicieron que las cañitas nos supieran más ricas. Kanevsky (actual guitarrista de Calamaro) es quizá el mejor guitarrista de slide que hay por aquí, y así lo demostró, anticipando lo que íbamos a ver por la tarde.

JAY KAYE (Sábado 19:00)

Jay, hijo de la guitarrista estadounidense Mary Kaye, es uno más de los millones de, llamémosles, “seguidores” del estilo de Stevie Ray Vaughan. Me gustó, es un buen guitarrista, pero se hizo cargante por momentos, yo amo el Texas Blues, pero ya me cansa que toda una pléyade de clones se dediquen a hacer hasta las mismas cobres que él (“superstition” de S.Wonder, “Voodoo Chile” de Hendrix…).

JULIÁN KANEVSKY BAND (Sábado 20:00)

La primera parte de su show en eléctrico la basó en su reciente disco en solitario (editado por Gaztelupeko Hotsak), con su trío (excelentes Dani Cobre al bajo y Juli el Lento a la batería, de las mejores secciones rítmicas de todo el festival), arrancando él solito con un Blues instrumental, que aprovechó para servirle de prueba de sonido y avisar a la gente de que aquello empezaba. Muy profesional. Julián Kanevsky se ha revelado aquí como un extraordinario compositor, conocedor de las músicas de raíces americanas, aparte de lo de sobra demostrado gran guitarrista que es.
Tras desgranar casi al completo los temas de su cd, presentó a Jose Luis Pardo, que, a sus 27 años, es un gran guitarrista con muchísima proyección (lo tuvimos aquí en el Llantén no hace mucho, los que le visteis sabéis de qué hablo), y como tal salió al escenario. De hecho, desde ese momento se convirtió en el protagonista absoluto, dejándole Julián todo el trabajo solista, y se convirtieron los cuatro en una máquina de Chicago Blues bien engrasada.

JOHNNY WINTER (Sábado 0:00)

Qué ganas tenía de verle! Uno de is bluemen blancos favoritos. Pero, aun así, mis expectativas eran bajas y lo encaraba con prudencia, todos sabemos en qué estado se ha encontrado los últimos años, y las opiniones de sus recientes visitas eran contradictorias.

Pues llegó, primero su banda (bajista y baterista, muchos años ya a su lado), junto a su actual manager, que es también un eficaz guitarrista y salió al escenario a calentar el cotarro, y, tras introducir al gran Winter, se retiró de escena para dejarle a él solito en formato trío. Quedó curioso.

Winter no tardó en “calentarse” las manos y aquello fue mejorando exponencialmente, para acabar en un muy bien agarrado show de Blues tejano a la vieja escuela.
Destacar temas de los Fabulous Thumderbirds (“Sugar Coated Love”) y de Freddy King (“Hideaway”) y cómo el baterista se cantó “I’m Tore Down”, también de Freddy King.

Jorge Otero, “Jafo”

 

lo visto por Carlos y lo visto por Jafo

la crónica del año 2007

valladolidwebmusical******crónicas