Cat People
Sala Mambo

15/05/2008
21:00

 
 

 

Después de la cancelación del concierto que CatPeople iban a dar en Valladolid en la anterior edición del Valladolindie (cuando aún era “el festival más largo del mundo”), por estos lares la gente ya tenía ganas de ver al grupo vigués de moda en directo y eso que han pasado ya 2 años desde que sacaron su primer trabajo (y hasta que en otoño saquen su segundo trabajo, el único hasta la fecha).

El concierto estaba programado para las 21:00, pero como uno ya está acostumbrado a tener que hacer cola para entrar a los conciertos de la sala Mambo, llegamos un poco antes y sorprendentemente la calle San Felipe Neri estaba desierta y se oía un ruido procedente del interior de la discoteca (re-convertida en sala de conciertos en horarios a convenir). No había carteles por ningún sitio que avisaran de que CatPeople fueran a tener teloneros, pero había unos jóvenes muchachos aporreando los instrumentos que llenaron el tiempo entre la apertura de puertas y el comienzo del concierto. Con ese nivel, normal que nadie avisara (aunque un aviso no hubiera estado de más).

A las 21:15 comenzaron los primeros acordes de Reel #1 (Pupilo Records, 2006) con la canción “Pretty things”, a la que siguió “Everyone can tell you”. Y después la voz que inundaba la sala y hacía que tímidamente la gente se soltara un poco la melena, la de Adrián Pérez, anunciaba que iban a tocar un par de temas nuevos y se pusieron a ello con una que, según dijeron, era especial para ellos.

Siguieron tocando temas del disco, como “Next hours”, “Alone” o “Behind” y el público de la sala Mambo, unas 100 personas (muchas menos que en los últimos conciertos que se han venido celebrando en la discoteca, aunque en esta ocasión sin la etiqueta del Valladolindie), no estaban disfrutando todo lo que deberían con el impecable concierto que estaban dando los chicos de CatPeople (o si lo estaban disfrutando, no lo exteriorizaban demasiado).

Luego llegó otra inédita llamada “Goodbye Angel”, que según dijeron estaba dedicada a un chico de una discográfica llamado Ángel y después siguieron con las canciones de Reel #1, el público se fue animando poco a poco y ellos desaparecieron del escenario. Cinco minutos de parón, vuelta al escenario y la promesa de dos canciones más (aunque en realidad serían tres más) y entre palmas comenzó a sonar el single más conocido del grupo, “Radio”, después llegaría una versión de la famosa canción de los Stone Rose, “I wanna be adored” y el concierto se cerró con otra de las canciones más radiadas del grupo, “Mexican life”.

Intenso y fabuloso concierto, poco más de hora y cuarto para disfrutar de uno de los mejores grupos españoles en su estilo. Prometieron volver por Valladolid y esperemos que la próxima vez no sea dos años después de que saquen su segundo trabajo, que el boca a oreja hará que la sala (que esta vez sonó como debía de sonar) esté un poco más llena y el público con ganas de saltar y gritar más.

José Luis Merino

 

 
 

CatPeople, post-punk revival en Valladolid
Por David González y Victo Alonso

 15 de Mayo de 2008 Sala Mambo (Valladolid)

CatPeople es una banda que viene pegando fuerte. Solo con su disco de debut y la fuerza de su directo se esta haciendo un hueco (más) grande en la escena musical. Prueba de ello es la cantidad de conciertos que están dando (grandes festivales incluidos) no solo por España sino que a estos chicos les conocen también en Francia y Alemania. Por algo será.
Ese algo es sin duda su disco, una entrega muy internacional en la onda post-punk revival y referencias ochenteras, enmarcada en la actual corriente new wave ligeramente oscura que tantos adeptos esta ganando. Había ganas por lo tanto de comprobar como dan de si estos 5 vigueses asentados en Barna cuando presentan enfrente del público.

Y podríamos decir que prueba superada, incluso con nota. Desde el opener ‘Pretty things’ dimos cuenta que la energía que atesoran en estudio es potenciada en sus presentaciones. La correcta voz de Adrián Pérez recorre cada esquina de las canciones infatigablemente, aunque practique algún juego vocal que no le favorece, mientras el grupo crea su atmósfera de guitarras en perfecta sincronización, con la confianza que dan los conciertos a la espalda.

La banda fue recorriendo las variadas canciones del disco, un punto indiscutiblemente a favor de ellos, desde la más intimista ‘Behind’ -su ultimo single, que casualmente fue lo primero que sonó en un conocido canal nacional de videoclips cuando volví del concierto y encendí la tele por eso de tener algo de ruido de fondo- pasando por la acertada interpretación de ‘Tanya is in my bed’, la canción más bailable del disco que fue adornada con elementos del remix que David Kano (Cycle) ha firmado en The Dummy Remix, una compilación de mezclas sobre su original Reel #1 (2006).

Pero como están finiquitando su nuevo disco, que podremos oír sobre octubre o principios de noviembre, no se podían escapar sin presentar algo. Y efectivamente oímos ‘Sister’, Good bye Angel’ o ‘House of Love’, canciones nuevamente con su punto oscuro, en la línea que han elegido, pero mas homogéneas entre si y que se acercan a un sonido ochentero esta vez mas luminoso, con ritmos mas cañeros; recordando quizás alguna de las guitarras que podíamos encontrar por ejemplo en el ultimo trabajo de bloc party. Con este avance la verdad es que hay ganas de tener lo nuevo entre manos.

La banda de cuidada estética aunque parca performance terminó el corto concierto con una versión de ‘I wanna be adored’ de los Stone Roses como suelen hacer y no pudo faltar el hit ‘Mexican life’. Buen directo de este grupo que debemos tener muy en cuenta a partir de ahora, una pena que no mucha gente acudió a disfrutarlo.

Reseña de su cd Reel #1 (2006).

Ver resto de fotografías

Texto por David Gonzáez
Fotos por Víctor Alonso
=>

ValladolidWebMusical                            crónicas