CURRO PIÑANA
  CAFÉ ESPAÑA -VALLADOLID-.

17 de octubre de 2008

 

 

 
 


Comenzó un año más, y ya van unos cuantos, el Abono Flamenco del Café España. Hay que felicitar a todo el equipo por mantener este ciclo y por su acierto a la hora de elegir a los artistas. En esta nueva temporada, veremos cantaores consagrados junto a otros más nuevos pero que prometen ofrecernos buenas noches de flamenco.

Inauguró el abono Curro Piñana, un entendidísimo cantaor y conocedor de todos los cantes, acompañado al toque  por su padre, Antonio Piñana, experimentado guitarrista que imprime flamenco y sabiduría a todo cuanto hace. Curro dijo venir "con ganas de entregarse" y comenzó la actuación con cantes de su tierra, cantes mineros como el primitivo Cante de la Madrugá, la Tarantilla del Rojo el Alpargatero padre y una Sanantonera de Cartagena, recuperada especialmente para la noche.

Curro Piñana, foto Fernando Fuentes

Curro exhibe una técnica impecable, una aparente facilidad instrumental, pero tal vez se le pueda achacar cierta frialdad, en una actuación caracterizada por la homogeneidad y sin ningún altibajo. A continuación se acordó de Chano Lobato para recrear unos Tangos, y siguió por unas Soleares que quizá fueron lo más irregular de la noche. Terminó la primera parte con unas Guajiras en recuerdo de Rafael Romero "El Gallina". Es una constante en la actuación de Piñana el recuerdo y la evocación de los grandes maestros, y un afán didáctico innegable, que se plasma en las explicaciones de todos sus cantes.

piñana, piñana, piñana...

Comenzó la segunda parte con un par de Malagueñas en las que mostró una vez más buena técnica y control instrumental pero falta de apasionamiento que tantos aficionados comentaban. Uno de los Cantes Abandolaos con los que culminó las Malagueñas decía:

"Me gusta mi Mariquilla
con el pelo alborotao,
me gusta mi Mariquilla,
la ropa por la rodilla
y el refajo encarnao
y el color de sus mejillas"

los Piñanas, padre e hijo

Pasó a interpretar una Farruca ("Con sentimiento, con sentimiento lloraba yo una farruca ...) y con Pepe Marchena en el recuerdo hizo unos Cantes amilongados, cantes sudamericanos interpretados con mucho gusto:

"Nada le debo a la vida,
nada le debo al amor,
y a la vida nada le debo
nada le debo al amor;
la vida me dio amarguras,
y el amor, y el amor, una traición"

curro piñana, foto fernando fuentes

Flotaba en todo momento el recuerdo de Carlos Gardel, cuando cambió de tercio y cantó por Alegrías y un Fandango Minero rematado con una Cartagenera de El Rojo El Alpargatero. A continuación hizo unos Cantes de El Piyayo:

"Adios, patio de la cárcel,
rincón de la barbería,
y el que no tiene dinero
se afeita con agua fría"

A petición del público interpretó una Petenera y terminó con un amplio recorrido por Fandangos en los que se fue acordando de las grandes figuras, como Chocolate o La Niña de los Peines

Curro Piñana en Valladolid, 2008

Ana Alvarado (oct'08)
fotos Fernando Fuentes

 
 

 

 

 

<= temporada flamenca 08/09     cylcultural.org      crónicas =>

 

 

 

  
   
 

2008