EXTREMODURO
+
PONCHO K


26-7-2008
Feria de Muestras
Valladolid


por Davide Izquierdo



Cuánta gente habría con ganas de ver a Extremo después de tanto tiempo sin venir por Pucela… y para muchos, como en mi caso, era la primera vez.


Como telonero les acompañó Poncho K, artista que no necesita presentación y que ya había estado hace poco actuando en Porta Caeli. El directo que nos ofreció fue de unos 45 minutos que sirvieron para que unos fueran calentando y otros entrando. Al principio no había mucha gente en las primeras filas, aunque la cosa fue creciendo poco a poco, y al final sí que congregó una cantidad aceptable de público y de aplausos, más o menos a partir de Estoy, uno de sus temas insignia. Se vio una buena compenetración en la banda, aunque faltó algo de comunicación con el público y de movimiento en un escenario tan grande, y algo de luces y de sonido por parte de los técnicos que les dejaron un poco “pobres”. Quizá sea un grupo más de llenar salas ellos solitos que de grandes aforos, pero por otro lado, ¿quién no va a querer talonear al que seguro es uno de tus ídolos de siempre?


Y después de una media hora de preparación salía a escena Extremoduro, leyenda viva del rock español a los que muchos habíamos temido perdernos por estar en sus últimos años, pero aquí estaban los maestros en su nueva gira y a espera de la edición de su nuevo disco “Ley innata”.

Abrían el concierto con Deltoya y continuaron con canciones como Golfa , a partir de la cual el concierto tomo un ritmo de temas algo tranquilos, ritmo que subía en otras como Buscando una luna, Tu Corazón o Standby. También nos presentaron Introducción al Caos , largo tema que formará parte de su próximo trabajo. Veíamos a un Robe la verdad que bastante sanote, aunque por otro lado un pelín parado e incomunicativo con un público que cantaba sin parar una tras otra. Pero aunque no lo necesiten porque tienen a todo seguidor del rock'n'roll metido en el bolsillo desde hace más de quince años, sí faltó un poco de ánimos y movimiento, al menos repartidos más por igual.


Con Pedrá dieron paso al descanso que suelen hacer en mitad del concierto, que enfrió algo el ambiente que poco a poco había ido tomando la cosa, aunque sin nada de agobio, algo que se agradece, ya que no había demasiada gente –unas 4.000 personas- para lo amplio del espacio (¿Habrían vendido todas las entradas? La verdad es que el precio bajo no era…)

Pero después de unos 20 minutos todo se retomó enseguida porque salieron con las pilas cargadas, a romper con exitazos como Pepe Botika, Jesucristo García, So Payaso, La Vereda de la Puerta de Atrás, A Fuego…

A partir de aquí vimos sobre todo a un Iñaki muy enérgico, y dejando clarísima su candidatura a mejor guitarrista de la historia del rock español; impresionante el tío, con una combinación de técnica y carisma al alcance de muy pocos, por mucho que se luzcan los heavys.

El grupo al completo estuvo bastante impecable, y aunque Extremoduro parece la banda de Robe y Uoho no hay que desmerecer para nada el papel y puesta en escena del bajista, del tercer guitarra, del teclista y del batería –que vaya ganas le pone el colega-.

Poco a poco íbamos llegando al final, para donde reservaron canciones como Puta o Salir. Claro que no había sitio para todos los temas que muchos hubieran querido, pero es que si no tendrían que hacer tocado mínimo cuatro horas. Y parecía que la cosa se acabaría con Ama , ese excepcional canto al amor y a la libertad donde todos dimos el resto, pero empezaron a sonar los acordes de Autorretrato , que sí sería la última. Algo que no me pareció bien es que Robe se pirara a media canción dejando allí a sus compañeros para cerrar el concierto y despedirse de su público con una improvisación impresionante de unos diez minutos donde, y sobre todo Iñaki, nos ponían los cojones de corbata.


Pues eso, los Extremo nos ofrecieron algo de más de dos horas de poesías con las que hemos crecido, bebido, cantado, nos hemos desmadrado… algo así como la banda sonora de nuestra vida en muchos momentos, fruto de la que puede ser la banda de rock más grande de todos los tiempos en nuestro país, si algunos como Barricada, Leño o Los Suaves se lo permiten. En fin, que para muchos esto sería un ¡¡GRACIAS Y HASTA SIEMPRE!!

 

Crónica de Poncho K en Porta Caeli (febrero 2008)

Crónica de Extremoduro en Salamanca (mayo 2008)

_______________________________________________________________________

Cronicas

Inicio