GLENN HUGHES
SALA HEINEKEN (MADRID)
26 DE SEPTIEMBRE DE 2008 

A pesar de que esta era la sexta ocasión en que la “VOZ DEL ROCK” y un servidor cruzaban sus caminos en directo puedo decir, sin temor a equivocarme, que sigo manteniendo la misma sensación cuando acaba uno de sus conciertos, una mezcla de admiración absoluta hacia su persona y su voz mezclada con el sentimiento de haber acudido a una cita histórica, a una celebración del ROCK en su estado más puro, primitivo y directo.

Una consternación de la que es muy difícil abstraerse con el paso de los días ya que es tal el aluvión de sensaciones que el galés provoca en su audiencia que los detalles se agolpan en el cerebro y engrandecen aún más si cabe el recuerdo.

Poco importa que en sus últimos lanzamientos discográficos GLENN HUGHES haya decidido ceder el protagonismo a su vena más FUNK/SOUL, algo que ya estaba presente desde los tiempos de TRAPEZE, en detrimento de su faceta más rockera. Que tan solo hubiera pasado un año desde su última visita a la HEINEKEN, no se resintió la entrada del aforo que volvió a rozar el lleno, o que en esta ocasión estuviera acompañado por un nuevo guitarrista, LUIS MALDONADO, en vez de su eterno compañero desde hace más de una década, el impresionante J.J. MARSH perteneciente a una escuela BLACKMORE que en esta nueva etapa musical encaja mucho menos. GLENN HUGHES volvió a triunfar mostrando su maestría y sus cuarenta años en el mundo de la música.

 

 

Además esta vez GLENN se empeñó en que  no solo saliéramos impresionados, conmovidos diría mejor,  por su voz sino que lo hiciéramos también por su maestría en la parte musical y nos deleitó con la demostración de sus dotes de bajista, algo que aunque es sabido, queda eclipsado siempre cuando canta, alargando los temas para lucimiento tanto personal como de su nuevo guitarra y haciendo en muchas ocasiones que el resto de los músicos, sobre todo teclista y batería, pasasen a un segundo plano musical ante el derroche de vatios de su YAMAHA SIGNATURE, que a diferencia de su anterior visita sonó atronador pero no saturado.

Es llamativo también ver el proceso de rejuvenecimiento, ya no solo vocal sino físico, que está sufriendo. Presentándose ante la audiencia aún más delgado y con mejor aspecto que hace un año, además de demostrar su excelente estado con una actividad incesante durante todo el concierto, moviéndose y saltando por el escenario como si sus ya 56 años, algunos de ellos llenos de excesos, no hubieran causado ninguna mella en su cuerdo y todo ello sin que su voz se resintiera por la fatiga de enlazar conciertos y kilómetros días consecutivos, el día anterior había actuado en Asturias. Visto el paso reciente de otros compañeros de generación por nuestro país, como DAVID COVERDALE o PAUL STANLEY queda demostrado que, probablemente junto a DIO, se trata de los vocalistas más en forma de su época.

De todas formas, y que me perdonen el resto de los asistentes a su gira española, MADRID sigue siendo la ciudad fetiche para verle actuar, el vínculo que mantiene el cantante con la capital es muy fuerte, siempre ha sido acogido en ella excelentemente y además su espantada de hace dos años, cuando debido a un ataque de ansiedad tuvo que retirarse del escenario al poco de empezar suspendiendo la actuación, hace que haya un plus de entrega en sus directos en la ciudad. Ejemplo claro de esto fue su anterior tour, cuyo paso por MADRID derivó con un concierto en el que HUGHES se conmovió casi hasta las lágrimas en el escenario.

Aunque en todas las ocasiones anteriores que le he visto en directo siempre me he encontrado con pequeños detalles o particularidades nuevas, ha sido esta vez cuando por fin HUGHES me ha dado exactamente lo que estaba pidiéndole hace tiempo, un repertorio en el que dejara más en segundo plano su carrera como parte de DEEP PURPPLE y se centrara en su etapa en solitario, para un servidor aún más recomendable, y en esta ocasión lo hizo en parte. Probablemente ocasionado por la ausencia, ya mencionada, de J.J. MARSH a la guitarra, GLENN decidió presentarnos su nueva obra F.U.N.K., que ocupó la mitad del repertorio, junto con alguna pincelada de sus dos anteriores albums y tan solo tres temas de su  arqueología musical.

Puntual y juvenilmente vestido saltó al escenario para enlazar de tirón cuatro de los temas de su nueva obra, desde la agresiva CRAVE a la muy aplaudida FIRST UNDERGROUND NUCLEAR KITCHEN alargada en su parte final y no dejar ninguna pausa hasta el final de OIL AND WATER que despidió con un solo de guitarra LUIS MALDONADO que dejó claro que es un guitarrista muy joven que hasta el momento en lo rítmico, destacando su uso del wah wah y los sonidos abiertos, es muy solvente pero que si se trata de emular a un guitar hero lo tiene complicado al abusar de un solo lleno pleno de pentatónicas poco imaginativas y muy escondido el feeling tras multitud de efectos de sonidos.

La audiencia estaba respondiendo un poco fría ante este inicio tan funky y respondió con fuerte ovación ante el principio de MISTREATED una de las piezas claves de su discografía y el momento en el que tradicionalmente GLENN HUGHES se queda solo en su parte final para hacer una demostración de capacidad vocal simplemente estratosférica, subiendo y bajando tonos con total facilidad, demostrando un feeling único y una potencia vocal que no tiene comparación con ningún vocalista de la actualidad. La anécdota de la noche fue cuando acabando esta parte final y con todo el público en respetuoso silencio (hace un año cuando alguien le vitoreó en esta sección vocal el resto de la audiencia le recriminó pidiendo que se callara) sonó un teléfono en la sala, con el ring de toda la vida, a lo que GLENN reaccionó riendo y haciendo gestos de que era Dios quien le estaba llamando.

YOU GOT SOUL vino precedido de la explicación de HUGHES de cómo sufrió el mencionado ataque de ansiedad de hace un par de giras y como pensar en ello le hizo escribir esta canción donde vienen mencionado nuestro país y al que le está muy agradecido.
WE SHALL BE FREE, otro de los temas de su nuevo disco, demuestra la mutación que sufren los temas en directo pasando del sonido funky hacia un tono mucho más soul, probablemente transferido en la intensidad de la interpretación y el centrar más en la parte vocal toda la actuación, quizás los que están más recelosos hacia esta nueva etapa, entre los que me incluyo, deberían ver como cuando DIOS HUGHES salta a un escenario deja de tener lugar cualquier tipo de prejuicio musical.

Otro de los momentos curiosos de la noche fue ver como GLENN intercambiaba instrumentos con su guitarrista y se hizo cargo de las seis cuerdas para interpretar, de manera más que solvente y solos de guitarra incluidos COAST TO COAST, que dedicó al desaparecido MEL GALLEY y que comenzó explicando, en un inglés muy sencillo y hablado muy lentamente para que toda la audiencia le entendiera como fue compuesta cuando tan solo tenía 17 años. Una constante de toda la noche fue su necesidad de comunicarse con todos nosotros.

Casi todos los temas eran alargados en su interpretación o bien con partes finales en las que HUGHES se quedaba cantando, como en DON´T  LET ME BLEED con unos agudos imposibles en los que un largo delay producía que fuera su propia voz la que contestara o en improvisaciones al estilo RED HOT CHILLI PEEPERS de  STEPPIN´ ON, con la que hicieron una pequeña retirada a los camerinos antes de regresar para regalarnos una rapidísima y muy cañera SOUL MOVER que finalizó con una nueva improvisación a capella y para acabar el clásico BURN que flojeó tanto en el riff de guitarra, ralentizado en el tempo, como en un solo muy pobre de guitarra y carente de coros.

GLENN HUGHES es un seguro de vida en directo, tanto por lo que ofrece como por lo que transmite y prueba de ello es que a pesar de venir de gira todos los años sigue teniendo una acogida entre la gente excepcional. No se puede faltar su cita máxime cuando estamos ante uno de los músicos más en forma de la actualidad al que acompaña un bagaje que le incluye dentro del grupo de los elegidos de la historia de la música rock, espero que el mago Galés persevere en su intención de hacer más temas propios y desprenderse paulatinamente de unas canciones que se escribieron hace ya treinta años y que han sido, en mi opinión, suficientemente interpretadas. Este recurso es válido para muchos músicos que se están arrastrando por escenarios paseando mucho nombre y muy pocas ideas, pero cuando la creatividad y el nivel están por encima de la historia personal es momento de mirar al frente dejar que todo esto fluya en los directos. Yo seré de los que lo aplaudan fuera de la nostalgia barata e inmovilista. De todas maneras no dudaré en volver a verle si regresa el año próximo.

by beerbeer

SET LIST

1- CRAVE
2- FIRST UNDERGROUND NUCLEAR KITCHEN (F.U.N.K.)
3- NEVER SAY NEVER
4- OIL AND WATER
5- MISTREATED
6- YOU GOT SOUL
7- WE SHALL BE FREE
8- COAST TO COAST
9- DON´T LET ME BLEED
10- LOVE COMMUNION


11- STEPPIN´ ON

12- SOUL MOVER
13- BURN

 

GLENN HUGHES. SALA HEINEKEN (MADRID). 14 DE SEPTIEMBRE DE 2007  

 

 

valladolidwebmusical******crónicas