.

 

The blows, Vetusta Morla y La Habitación Roja.
28 de noviembre de 2008. Sala La riviera. Madrid.

The blows, Vetusta Morla, y La habitación Roja; con estos tres grupos se intentaba dar a basto a la sed madrileña de indie nacional. El escenario elegido, la sala 'La riviera', el día elegido, 28 de octubre y la hora de comienzo, las ocho de la tarde. ¿Que más se puede añadir a dos de los grupos nacionales con más pretensiones del momento? Sin duda unos veteranos que se encuentran en su mejor momento tanto a nivel de composición como en el ámbito del directo.

1

A pesar de tan temprana hora de comienzo que se está haciendo cada vez más común en la mayoría de los conciertos, el público empezó a abarrotar la sala poco a poco, acercándose al directo que los gallegos 'the blows' llevan presentando durante todo el año por multitud de festivales y salas españolas.

'Upskirts' es el primer trabajo de estos chicos de Vigo, y han dado un pequeño susto a aquellos que piensan que el indie patrio en idioma anglosajón está de capa caída. Con energía y un aíre brit salvaje, hacen sangrar sus cuerdas metiendo en el bolsillo a los primeros en llegar al evento. Su recital, breve pero conciso, sirve para calentar al público madrileño (aunque si bien faltó un poco de complicidad con el grupo), a base de temazos repletos de rock guitarrero, '107 dB' parece poca potencia en comparación con ese power-noise apunterado que se clava directo en el sistema nervioso incitándonos a movernos en la 'disco' levantando los brazos y a saltar preguntando a cualquiera que se te ponga al lado eso de.. 'do you like my boots?'.

Si la escena escocesa tiene a grupos como 'Franz Ferdinand', la escena inglesa a 'Maxïmo Park' o la escena newyorkina tiene a 'the strokes', nosotros tenemos a 'the blows'...

Se nota se siente, se palpa en el ambiente, la presencia del grupo revelación nacional del año, del grupo del que todo el mundo habla tras abandonar sus conciertos, de la banda que tras 8 años ha esculpido una joya en forma de audio , perfectamente tallada y acabada...Vetusta Morla está a punto de aparecer en el escenario. Mis ojos miran hacia atrás, mmm si se nota, el público abarrota la sala.

'Un día en el mundo' es el nombre del primer trabajo (larga duración) de los vetusta; sin haber podido presenciar aún su directo y con unas expectativas enormes puestas en ellos, y más tras escuchar solo alabanzas desde que compañeros de la página les vieran en el Sonorama.

1


Llega el momento y empiezan a sonar las primeras notas de 'Autocrítica', desde aquí intuimos que todo va bien, que todo va bien. El público comienza desde el principio a tararear las letras y los primeros aplausos van dando una pequeña muestra de lo que puede ser la noche de Vetusta Morla.

Tras una positiva autocrítica, la noche se ilumina con su 'rey sol' , el grupo cada vez es más consciente del cariño del público, y es tras su tercer tema cuando el público apenas deja un respiro a los madrileños para procurarles tras una gran ovación , el mítico 'oe oe oe oe...' ante lo cuál el cantante no puede evitar que se le ponga la piel de gallina y agradecer al público el cariño y su presencia. De esta forma la banda continúa con 'Copenhague', otro de los temas con mejor acogida del público ( y elegida hace poco como una de las mejores canciones Indie nacionales), poco más tarde es el turno de 'Marea', que no baja sino que va in crescendo hasta que de seguido 'Valiente' da comienzo en un formato pseudo-acústico, arrancando de golpe la batería y esas diez mil frases que repetirno digo lo que digo hago lo que no hago…al revés al revés… comienza el apogeo en la sala (si es que antes no había bastante!), la estupenda forma vocal de Pucho alcanza su punto máximo y miran de tú a tú a los artistas más consagrados de la escena Indie española….¿¿cómo se puede seguir el orgasmo Vetustiano del que el público quiere ser partícipe?? Claramente, con ‘Cuadratura del círculo’, un tema que en directo impresiona más si cabe que el anterior, el concierto va dando paso a su fin, sólo quedan 3 temas, y terminan con ‘sálvase quien pueda’ seguida de la coreable ‘Sharabbey Road’ y ese lalalalalalalala ,lolololololololo entre las madrileñas y los madrileños, un pequeño himno de guerra que los asistentes prolongan incluso terminado el recital de los de Tres Cantos, ‘ese es el espíritu’ afirma Pucho.

Finalmente los seis miembros del grupo, hacen mención a Aranda de Duero, (qué majos!) y dan un pequeño saltito mortal para que la energía pase de unos a otros y siga hacia delante, provocando un salto escalonado de toda ‘La riviera’.

Va a ser complicado superarlo a pesar de que la inmensa habitación roja esté a punto de abrirse. La profesionalidad de la banda y la experiencia a pesar de tener un único disco de larga duración se hace patente y sin duda su seguimiento será algo inevitable.

Suena la banda sonora de Twin Peaks, y no aparece Laura Palmer, pero sí lo hace Jorge y los suyos, comienzan con fuerza, ágiles y directos al público, empieza sonando ‘La vida moderna’ uno de los temas de su último álbum que siguen presentando ‘Cuando ya no quede nada’.

Continúan mezclando varios temas de sus dos últimos álbumes, así que nos obsequian para continuar con ‘Esta no será otra canción de amor’, ‘Agujeros negros’ y ‘Paris Ardiendo’, pero algo está sucediendo, a Jorge se le entiende siempre a la perfección, la sala tiene una acústica adecuada, los Vetusta han sonado inmensos, ¿porqué no se oye a LHR como se merecen? ….problemas con el sonido, a pesar de que durante toda la noche el técnico toquetea las mesas, no logra dar con el correcto sonido que hiciera brillar a La habitación roja como se estaba mereciendo …una pena que hizo que se desequilibrara la calidad de la noche, pero que no hizo que los incondicionales siguiéramos sus letras una a una!

A pesar de ello, en el quinto tema nos regalan una de las mejores canciones que ha aparecido (no puedo evitarlo) en los últimos trabajos del grupo, suena ‘Posidonia’ y la noche no es solo para los que sueñan, la noche es para los que nos trasladamos con sus letras a esa zona utópica cruzando el río que nos une y nos separa. Continúan con ‘Scandinavia’, ‘Nuevos tiempos’ y ‘Nunca ganaremos el mundial’ temas emblemáticos de su álbum ‘Nuevos tiempos’, a pesar de que en los últimos conciertos se echa de menos canciones de los primeros álbumes el nivel que la banda adquiere en directo con sus últimos trabajos es excepcional (aunque el sonido destruyera el recital de la banda…)

Van finalizando tras un par de canciones más con ‘El eje del mal’ y ‘Cuando ya no quede nada’, el grupo es reclamado y como podíamos esperar, vuelven y nos obsequian con dos bises, donde se nos pone la piel de gallina con un auténtico himno, ‘Mi habitación’. Tras quince temas LHR se despide y agradece la participación de ‘The blows’ y ‘Vetusta Morla’ ( porque morla! Palabras de Jorge.). Una última muestra de complicidad con sus incondicionales es el hecho de bajarse a cantar entre el público en los bises, o el hecho de lanzar la guitarra al público (para después volverla a coger jeje).

El cuarteto reeditará en breve sus primeros trabajos así como que se prevé que su nuevo disco salga a la venta el próximo año.

Convocatorias como ésta hacen grande el panorama musical español, y la escena independiente del país.

Texto: Peru, Fotos: archivo va-web

la habitación roja en Va-web

Reseña: "Cuando ya no quede nada" 2007
Reseña: "Diran que todo fue un sueño" 2006
Reseña "4". 2003

***Valladolindie 2003 *** Valladolid 2003 *** Ebrovision 2004*** Valladolindie 2008 *** Salamanca 2008

vetusta Morla en va-web:

Sonorama 2008 *** Valladolid 2008 **** medina sonora 2006 ***
Medina del Campo2004

valladolidwebmusical::::::crónicas

.