LA CASA AZUL

IV concierto del Valladolindie 08

6 de junio, Museo del Patio Herreriano, Valladolid

La que ya se conoce como “casaazulmanía” ha tenido que esperar para ver a Guille Milkyway encima del escenario en Valladolid . Después del aplazamiento de tres semanas por probabilidad de lluvia,  la hora de retraso en el comienzo del concierto se hizo larga para los congregados en el Museo del Patio Herreriano el pasado 6 de junio.

Sobre las diez y media, hacía su aparición el hombre que se esconde tras el proyecto de La Casa Azul, custodiado por los cinco androides que virtualmente le acompañan en la gira de presentación de su último álbum. (Los verdaderos estaban entre el público).

La canción, que estuvo cerca de representar a España en Eurovisión, y de la cual se extrae el que sirve de eslogan para la XIV edición del Valladolindie (“are you ready to go?”), fue la primera en sonar.  Empezaba fuerte el concierto, nada de reservarse La Revolución Sexual para el final.  Y es que como anunciaba el propio Guille, su intención era hacer bailar y cantar, así que sin más pasó a otro de sus grandes hits,  el que sirviera de sintonía de un anuncio de cosméticos en Corea: Galletas, todo un himno del indiepop nacional.

En un exhaustivo repaso de los dos anteriores trabajos de La Casa Azul: El Sonido Efervescente de La Casa Azul (Elefant, 2000) y Tan Simple Como el Amor (Elefant, 2003),  cayeron temas como Hoy Me Has Dicho Hola Por Primera Vez, Chicle Cosmos, En Noches Como La De Hoy, El Sol no brillará nunca más, C'est fini, Siempre brilla el Sol o Superguay.

Grandes dosis de tecnopop a un volumen altísimo caracterizaron la mayor parte de la actuación de La Casa Azul, acompañada de vídeos proyectados en las cinco pantallas de plasma. Así se conseguía la energía complementaria que requería el artista solo sobre el escenario para traer en directo a Valladolid muchos de los temas que componen el álbum que más popularidad le ha dado a La Casa Azul: La Revolución Sexual (Elefant, 2007).

Reivindicador de lo simple, de lo esencial, y del amor al fin y al cabo, Guille regalaba a mitad de concierto una estupenda versión del clásico de John Paul Young Love Is In The Air, que adornada con el juego de luces fue uno de los momentos más emocionantes de la noche.

De vez en cuando, el artista cambiaba la guitarra por el piano, y dejaba escuchar su  mejor voz, haciendo versiones lentas de algunos de sus temas más frenéticos, como Quiero Parar o Mucho Más de lo Normal. Y es que él mismo lo confesaba: en directo no es donde más a gusto se encuentra.  Por lo que algunos temas, especialmente los que no eran al piano, no terminaron de sonar muy bien.

La Casa Azul se acercaba al final del concierto con Esta Noche Cantan Para Mí, una de las canciones de las que Guille está más orgulloso según comentó. Entre el público, que no paró de bailar y cantar durante todo la actuación, se rumoreaba: falta Como Un Fan. Y así fue, cantada a medias entre el señor Milkyway y los allí presentes, el tema que cerró el Valladolindie en su edición de 2008 fue Como Un Fan.

            

Tras el final del concierto de La Casa Azul, subió al escenario Dj Polar, Luis Calvo, fundador del sello Elefant, para llevar a cabo una sesión en la que entre otros sonaron We Are From Barcelona y los Scissors Sisters.

 Alicia S. Aliste (junio 2008)

valladolidwebmusical******crónicas