Lucas 15 en Valladolid
(Teatro Cervantes, 15/03/2008)

Media hora después del teórico comienzo del concierto, la banda asturiana que está más de moda, Lucas 15, se subió al escenario. El músico Xel Pereda al frente como cabeza visible y líder de la formación presentó la primera canción del disco y pronto comenzó a sonar en el Teatro Cervantes “Moces a bailar”.

La gira de presentación de Lucas 15, el proyecto de Xel Pereda y Nacho Vegas para recuperar romances tradicionales asturianos, coincidió en Valladolid con el concierto de Pereza, tal vez por ese motivo el teatro no colgó el cartel de “no hay entradas” esta vez. Una pena, la verdad, ya que el concierto fue magnífico.


Tema: Teresina:

Poco más de hora y media de concierto en el que uno a uno el grupo asturiano fue desgranando todos los temas del disco. Después de “Moces a bailar” siguió “No hay tal andar”, “El Diciembre, mes glaciar”, “Adiós la mio vaca pinta”, “Romance de la Pola”, “Como la flor” y luego llegó el turno a una canción inédita, más tarde la preciosa “Los fayeos de Mayo”, la rockera “El Sacaúntos de Allariz”, “Teresina” y “Nel campu nacen flores”.

 
Santa Bárbara Bendita

El grupo desaparece, el público da palmas, silbidos y gritos… y cinco minutos después Nacho Vegas en solitario comienza a tocar (mientras algunos fans le piden canciones propias, sin comprender aún que en ese momento Nacho no es Nacho Vegas, sino un miembro más de la banda Lucas 15) la inédita “Santa Bárbara Bendita”. Sale Xel Pereda y el resto de la banda y tocan la única canción del disco que no habían tocado “Con tomillo y con romero”, la última del disco, que interpreta Xel con su preciosa guitarra y voz.

El grupo desaparece, algunas personas se levantan… las luces del teatro no se encienden… y 5 minutos después vuelven al escenario y tocan de nuevo la más rockera del disco y la canción con la que más florituras se pueden permitir, “El Sacaúntos de Allariz”, ya que como bien explicó Xel “no tenemos más canciones, así que tenemos que repetir una”.

Hora y media de concierto en el que los vallisoletanos allí presentes fueron transportados a otra época a otro lugar. Un directo impecable, aunque al comienzo el público estaba un poco frío por el lugar donde se celebró el concierto, el Teatro Cervantes tiene una buena acústica pero no es el mejor sitio para un concierto.

José Luis Merino

valladolidwebmusical******crónicas