Mamá Ladilla
16-2-2008, sala Potemkin, Salamanca



A mucha gente le gusta ACDC, los Rolling, Extremoduro… no sé, por poner algún ejemplo. Pues bien, a mi me gusta Mamá Ladilla. Sí, hay gente que los conoce y les parece gracioso, pero para muchos de los asistentes al concierto de Salamanca nuestro grupo es ese, aunque para muchos no sea muy conocido ni hagan giras por toda Europa.

Al parecer, el concierto se retrasó porque no había demasiados espectadores al principio; pero poco después de un cuarto de hora de la hora acordaba ahí estaban, en la Sala Potemkin de nuevo, después de un año, los tres. Un momento, ¿Dónde está el tío Llors? ¡Cambio de pareja! Lo que llevaban tiempo anunciando era verdad. Muchos de los asistentes observábamos a este individuo extraño, también llamado Javi Rojas.

Es imposible no hacer comparaciones, y menos si el anterior bajista era alguien tan entrañable como Llors, quien se ha sabido ganar al público a lo largo de su larga trayectoria de conciertos. Supone una difícil tarea substituir a alguien que ha estado tanto tiempo dándolo todo, y es normal que Javi estuviera algo nervioso ante un público que estuvo pendiente de él durante toda la actuación, en un grupo nuevo; pero éste supo desenvolverse bastante bien sobre el escenario. Supongo que se irá soltando a medida que vayan haciendo más directos. Aun así, para mi gusto, estuvo muy bien. Dio, desde la primera canción hasta el final, un toque nuevo y personal.

Esto es algo que me parece muy enriquecedor desde el punto de vista evolutivo de un grupo; no como otras muchas veces ocurre, que los substitutos son simplemente eso: meros substitutos, y no aportan mucho más.

La impresión de la sala fue la misma que tuve el año pasado, no me parece muy buen lugar para dar conciertos, por el calor sofocante (y el consecuente olor a multitud), el escenario está muy bajo, y debido a los empujones característicos de estos conciertos, las vallas tendían a moverse y además no hay seguridad por un lateral, cosa que algunos aprovecharon para subirse al escenario a molestar a los artistas. A pesar de todo esto, la calidad del sonido fue bastante buena durante todo el evento.


Y por muchos pros y contras que pueda enumerar, la larga tradición de conciertos celebrados en esta sala demuestra que se pueden hacer, y que salen bien, así que no puedo quejarme. Además, cuando la gente acude a un concierto no suele fijarse en esta clase de detalles, simplemente van a disfrutar.

“Imagínate al papa en chándal”, así empezaron, sin previa presentación, para que la gente empezara a moverse, y sí funcionó. No hay mucho que destacar del concierto, tocaron prácticamente el repertorio habitual. Por citar algunos ejemplos: “flípalo”, “difamando en el mercado”, “cunillingus post mortem”, “me la pela (el amor no tiene edad)”, “fornicio-mi nave-mix”, “tu fiesta”,”ya tardas, bastardo”, “atente a tu tonta tarea”, ”camino de la ruina”, “janfri güein”, “otra pieza”, “garrulismo máximo”, “sucedió en beckelar”, “precisamente aquí”, “gato y ratón”, “devórate otra hez”.

Cabe destacar que cuando ya quedaba poco para acabar se dedicaron a recordar varios de sus temas más antiguos, cuya catarsis se produjo cuando sonó “ataca”. Acabaron como siempre, con un chanquetito y sus cenizas.

Muchos lo habrán notado, y es que faltaron grandes temas míticos tales como “hijoputa”, entre otros. Posiblemente se deba a la ausencia del tío Llors, que era quien hacía los coros, y el nuevo bajista no los tenga lo suficientemente preparados.

Siempre nos quedamos con ganas de más, pero antes de las 2 de la madrugada nos dijeron un hasta pronto, ya que en abril volverán a Valladolid donde esperamos verles de nuevo con gran ilusión.

crónica por Javi "Nuevo"
fotos por Davide Izquierdo

 

+ de Mamá Ladilla en va-web:

Crónica en Potemkin, Salamanca (2007)

Entrevista (2006)

Entrevista (2004)

Cronica de Mama Ladilla ,Desgarro Y Durox de Moyera (2004)

_______________________________________________________________________

Cronicas

Inicio