MEGADETH + EVILE
VIERNES 29/02/2008
SALA MACUMBA
MADRID

 Las huestes de Mustaine volvían a pisar Madrid y la larga cola que vimos al llegar a los alrededores de la estación de Chamartín anunciaba, cuanto menos, una noche exitosa.

  Cuando accedimos al local los británicos EVILE ya estaban cerrando su actuación y apenas pudimos oír un par de temas de su propuesta de thrash metal old school.

  Sin embargo, la estrella de la noche era otra y no se hizo esperar, ya que apenas pasaban 3 ó 4 minutos de la hora establecida (las 21 horas), cuando empezaron a sonar los acordes de la intro de la canción que abre el último trabajo de los norteamericanos. Entonces, una apisonadora llamada MEGADETH salió al escenario para el deleite del ya de por sí entregado público.

Y es que Dave Mustaine y los suyos no dan lugar al respiro, empalmando los 4 primeros himnos del set, desde la mencionada “Sleepwalker” hasta la coreada “Skin o´ my teeth”, pasando por la brutal “Wake up dead” y la atronadora “Take no prisoners”, sin un segundo de descanso, desbocando su retorno al sonido más thrasher del grupo, con un Chris Broderick más que correcto en su gira de presentación, y un James Lomenzo absolutamente espectacular, ayudando en los coros, manejando el bajo sin púa y con precisión milimétrica, a la vez que se encargaba de animar a la asistencia y no paraba de moverse a lo largo del escenario.

Por fin un momento para recuperar el aliento. Dave se acerca al micro y saluda al respetable para luego presentar otro tema de su reciente y exitoso UNITED ABOMINATIONS, en concreto uno de los mejores, “Washington is next”, que vuelve a poner la maquinaria a funcionar y nos deleitan con el corte más cañero de su anterior THE SYSTEM HAS FAILED, “Kick the chair” para engarzar con la espeluznante “In my darkest hour”, seguida por la mayoría y creando uno de esos momentos mágicos que se logran de vez en cuando. Pero fuimos afortunados y esa magia se alargó un poco mas con el encadenamiento de “Hangar 18” que llevó la locura a las gradas, convirtiéndose en uno de los puntos más álgidos de toda la noche.

Nuevo segundos de relax y Mustaine abría los brazos al aire para recibir su dosis diaria de adoración, que tanto le gusta y le hace falta. Nos hace una pequeña explicación para presentar “Gears of war” que fue muy bien acogida, gracias al perfecto ritmo que goza para los directos.

Y llega otro momento alucinante de la velada con el encadenamiento de la archiconocida “A tout le monde”, en que Dave pide la colaboración de todos para los estribillos y todas las gargantas se esmeran en cantar, y la bestial “Tornado of souls”, que volvió a dislocar mas de un cuello, con un juego de solos cojonudo entre Dave y Chris, para cerrar con la recuperada “Ashes in your mouth” que cerró con un pequeño mini-solo de Shawn a la batería.

Aprovecho para comentar que Shawn Drover, para mí fue el más flojo de la noche y me hizo añorar al gran Jimmy DeGraso o al enorme Nick Menza, pues ni de lejos se acerca a ellos.

Nuevo speech del líder, con las palabras justas, como siempre, y llega “Burnt ice”, el único momento de que pudimos recuperar un poco, pues la respuesta fue un poco fría. Sin embargo, la solución era cercana y certera, pues la intro grabada de “Symphony of destruction” recuperó el pulso y más de 2.000 voces volvieron a corear la consabida letra.

Seguimos sin pausa y Megadeth es una máquina perfectamente engrasada que ha venido a arrollar con todo lo que se ponga por delante, sin florituras, a saco. “Trust” engancha con el grito final del anterior tema, suponiendo el único momento un poco alejado el sonido más thrash del combo.

El estribillo se alargó con la consiguiente tonadilla en castellano para volver a cerrar en su idioma original.

Ya hemos repetido que no hay descanso y el bombo de Shawn busca las palmas de los fans y Lomenzo toma el centro del stage para golpear una de las líneas de bajo más famosas de la historia del metal, “Peace sells”, incitando al pogo y dejando completamente saciados a los que se agolpaban frente a ellos.

A Dave se le veía contento y sonriente, disfrutando, dejando el protagonismo merecido al resto de miembros y cantando mejor de lo esperado, pese a que lo realmente deficiente fue el sonido de su micro, pues había momentos en que apenas se le escuchaba.

El estruendoso final de “Peace sells” dio paso al único descanso que se tomó el grupo para, en apenas unos minutos volver a terminar la faena. Dave presentó otro de sus clásicos imprescindibles con un rabiosos “Holy wars” que, como siempre fue espectacular, dejando cientos de caras sonrientes.

Los 4 jinetes recibieron la ovación merecida, saludando a un lado y a otro mientras repartían aplausos, púas, baquetas y sonrisas, para dejar solo a Dave Mustaine, un personaje adorado y odiado, magistral y ególatra, excesivo y genial. Tomó el centro de la escena y volvió a encumbrar sus brazos al aire para recibir una nueva dosis de aplausos y griterío, se acercó al lado derecho y luego al izquierdo y finalmente al micro para agradecer la asistencia y despedirse hasta la próxima.

No hay que olvidar que MEGADETH es Dave Mustaine y eso le convierte en uno de los iconos más grandes de la historia del metal.

Podemos comentar algo sobre la sencillez del montaje, o el espectacular juego de luces, o poner alguna pega como el mencionado fallo en el micro del cantante o la escasa duración del show, apenas hora y media, pero ojala haya muchísimos noventa minutos como esos.

EVILE son:
Matt Drake (voz y guitarra), Ol Drake (guitarra), Mike Alexander (bajo) y Ben Carter (batería).

MEGADETH son:
Dave Mustaine (voz y guitarra);
Chris Broderick (guitarra),
James Lomenzo (bajo y coros)
Shawn Drover (batería).

SETLIST MEGADETH:

  1. Sleepwalker
  2. Wake up dead
  3. Take no prisoners
  4. Skin o´ my teeth
  5. Washington is next
  6. Kick the chair
  7. In my darkest tour
  8. Hangar 18
  9. Gears of war

10. A tout le monde
11. Tornado of souls
12. Ashes in your mouth
13. Burnt ice
14. Symphony of destruction
15. Trust (ext. Castellano)
16. Peace sells Encore
17. Holy wars

Texto: Zoegaga
Fotos: Beerbeer

 

valladolidwebmusical******crónicas