Palencia Sonora 2008

Frontón “Eras de Santa Marina”
09/05/2008 Palencia  

La quinta edición del festival más alternativo que se celebra en la ciudad de Palencia tuvo lugar el viernes 9 de mayo en el frontón “Eras de Santa Marina”, donde un centenar de personas llegaron a la hora de apertura y poco a poco más del doble se fueron sumando a lo que llegó a ser una verdadera fiesta de la música con Sidonie, Standstill, Standard y La Familia Iskariote en el cartel.

Los primeros en subirse al escenario fueron el grupo palentino La Familia Iskariote, con ese ska tan particular en el que mezclan ritmos de reggae (lo que ellos mismos denominan como “ska confusión”).

Tocaron muchos de los temas de su último disco, La puerta verde (2007), y algunos de los más conocidos de sus anteriores trabajos: “El canto de Anasazi” o “Antonio el de Barruelo” fueron algunos de ellos. Poco a poco el público se fue animando, se notaba que el grupo era de la tierra, ya que muchos conocían sus letras y así todos hicieron la cuchara. La mezcla de ritmos divertidos y crítica social sirvió de largo prólogo al mini-festival y mientras “la gran familia” estaba tocando el recinto se fue llenando y los nueve acabaron por lo alto con “Sonido rebelde”.

Los ruidosos Standstill fueron el segundo grupo que se subió al escenario y con un cuidadoso y potente sonido rock, presentaron el que es hasta la fecha su último trabajo, Vivalaguerra (2006), y dando un repaso al resto de su discografía.

Comenzaron tocando ‘Poema nº3’ (sin duda el tema más completo de su disco homónimo, Standstill (2004)) y el cambio del ska de los palentinos al rock trabajado de los barceloneses no acabó de convencer al público de esta edición del Palencia Sonora y, salvo a unos pocos que se situaban en las primeras filas, al resto le causó más indiferencia que otra cosa. Subidas y bajadas, mezcla entre las letras más suaves e íntimas que podían ser del último grupo pop de moda y el hard rock más ruidoso. Y canciones como ‘La mirada de los mil metros’ son una auténtica gozada en directo. Un directo aplastante que fue todo lo que cabía esperar con un proyecto tan interesante como el de estos no-tan-chicos de Barcelona y al final de su actuación incluso los indiferentes del principio acabaron disfrutando de este grupo que a pesar de haber pasado 8 años desde su primer disco de larga duración, The ionic spell (2000), no es lo suficientemente conocido y valorado.

Y a eso de las 00:40 los cabezas del cartel de este año, Sidonie, se subieron al escenario no sin antes enfadar al público por tardar más de 10 minutos en salir al escenario (con todo ya montado). Comenzaron con la primera canción de su último disco, Costa azul (2007), ‘Persona’ a la que siguieron ‘Nuestro baile del viernes’, ‘Mi canción de domingo’ o ‘Costa azul’. El público no podía estar más animado: cantando sus canciones, bailando y disfrutando del mecánico directo de uno de los grupos del pop (supuestamente independiente) con mayor éxito en nuestro país.

Aunque compartían cartel les dio tiempo de volver la mirada atrás y de tocar algunas de las canciones de cuando aún cantaban en inglés y sus temas eran verdaderos hits para la escena independiente, como ‘Feelin Down ‘01’ o ‘Bla bla bla’. Una cejilla y una correa rota y el público en un éxtasis de sonido. Un pequeño parón y a la vuelta todos postrados ante su majestad el rey girasol mientras sonaba ‘El giraluna’.

Y para terminar ‘Fascinado’, ‘On the sofa’ y el típico acústico en mitad de la pista para emocionar al personal, pero que en realidad no tiene mucho sentido ya que apenas se llega a oír algo.

(We Are) Standard llegaron a eso de las 2, sonando fuertes y provocando al público que aguantaba en el recinto (muchos se fueron después de que Sidonie terminara su actuación, tal vez por cansancio o tal vez porque era el único grupo conocido para el gran público, quién sabe).

El irreverente cantante del grupo, Deu Txakartegi, entre canción y canción de su disco 3000 V 40000 W, se puso a increpar a los asistentes por los pocos aplausos que recibían y lo poco animados que estaban. Poco a poco la zona del frontón más cercana al escenario se fue convirtiendo en un after con música en directo. Hasta que el cuerpo aguantó o hasta que la música terminase.

La Familia Iskariote:Página web
Standstill:Página web
Sidonie:Página web
Standard:Página web

Crónica: José Luis Merino
Fotografías: Álvaro Manzano

Palencia Sonora 2005 :::::

 

 
valladolidwebmusical******crónicas