.

QUIQUE GONZALEZ
Y LA ARISTOCRACIA DEL BARRIO

SALA MAMBO – VALLADOLID
6 DE NOVIEMBRE DE 2008.  

Si aprovechamos la pasión que tiene QUIQUE GONZÁLEZ por el boxeo para escribir sobre el concierto que dio el pasado jueves en Mambo tendríamos que decir que el combate estaba amañado desde el principio.

Y digo esto porque los espectadores que llenaron a rebosar una de las peores salas para ver un concierto que hay en España y que formaron una larga cola ante la puerta para mucho tiempo antes del principio del show tener un buen sitio (obligatoriamente ya que en Mambo tan solo los cien primeros que llegan tienen opción a ver el concierto en unas condiciones decentes) habían tirado la toalla antes de que sonara el primer gong en el cuadrilátero.

Y es aunque QUIQUE GONZÁLEZ se presentara ante todos aún más delgado y con un aspecto físico más demacrado de lo normal, su categoría de “peso pesado” hecho a si mismo suponía un rival demasiado duro al que hacer frente aunque, eso si, la resistencia debería haber sido superior.

QUIQUE tiene en su repertorio golpes capaces de hacer besar la lona  a cualquier púgil pero me parece que últimamente, aunque haya mejorado su técnica y sea capaz de “bailar” mejor en el cuadrilátero depurando su estilo y haciendo de este un arma en si mismo, también es cierto que la ferocidad del novato que sale a matar desde el primer asalto y que no tiene reparos en encajar los golpes y soportar el castigo a sabiendas de que su momento llegará, parece haber dejado paso a una indolencia musical basada en la ralentización de tiempos y creación de espacios donde el relax toma el lugar que antaño ocupó el pulso.

A los que seguimos con auténtica pasión a los grandes songwritters americanos del rock, desde los míticos BOB SEGER y NEIL YOUNG al actual RYAN ADAMS pasando por el olimpo musical de SPRINGSTEEN, PETTY, HIATT y MELLENCAMP, la aparición de QUIQUE GONZÁLEZ supuso una bocanada de frescura y calidad en un panorama musical nacional en el que los cantautores venían, al menos comercialmente, representados por personajes tan babosos e insulsos como PEDRO GUERRA o TONTXU. Por fin teníamos a un músico capaz de componer y cantar sus canciones y contar sus historias de una manera personal y con la garra suficiente para, bien en el guitarrazo desmedido, bien en el arpegio con sentimiento, transmitir fuerza, energía y autenticidad. A esta balsa me agarré yo cuando fue a parar a mis manos hace diez años su debut PERSONAL y, salvo el momento de gloria de su secuela, SALITRE 48 (su mejor obra hasta la fecha), mi entusiasmo por su trabajo ha  caído siguiendo un camino directamente proporcional a sus lanzamientos, hasta llegar a su más reciente obra, AVERÍA Y REDENCIÓN que personalmente me parece un disco soso, largo y aburrido.

Por eso decidí obviar su aparición por Valladolid hace unos meses cuando venía a presentarlo en directo y por este mismo motivo me agarré desesperadamente a este concierto en el que con motivo de su fin de gira basaría todo el repertorio en las canciones que habían elegido sus seguidores a través de su web y que, como pudimos comprobar formaban parte mayoritariamente de sus primeros trabajos.

Pero no salió todo como estaba planeado ya que aunque repasar el set list de la noche creara una expectación de gran espectáculo rockero, la realidad trasladada a las tablas y ejecutada por una jovencísima banda que cumplió sin más tanto en lo musical como en no hacer sombra al protagonista de la noche y donde sobresalió la clase de su batería y se echó de menos a CARLOS RAYA en las seis cuerdas, fue ver que QUIQUE ha perdido fuelle y ha ganado tablas y prestigio.

Y aunque desplegara su repertorio, primero desde su habitual timidez, que si no conoces al músico puede ser confundida con frialdad y en el tramo final de las dos horas de show, aquí hay que reconocer que fue más que generoso, con ciertas dosis de pasión, este fue desarrollado con un pie en el acelerador y una mano en la palanca de freno ya que hasta los temas más enérgicos, en el cd, fueron aquí ralentizados y cambiados en sus melodías vocales (salvando las distancias lo que nos tiene acostumbrados a hacer DYLAN en las últimas décadas) hasta el punto de convertir un trallazo como CUANDO ÉRAMOS REYES en un reguee de desarrollo cadencioso.

Tras comenzar con un frío VIDAS CRUZADAS desarrolló parte del show centradose en su álbum acústico KAMIKAZES ENAMORADOS con casi cinco temas consecutivos que la audiencia respondió poniendo el calor que faltó en el escenario mientras los más escépticos contemplábamos un desfile de guitarras (ambos cambiaban casi en cada tema) y a QUIQUE interpretando muchos temas en su piano, customizado en forma de vehículo y dando protagonismo a las obras de su último periodo (LA NOCHE AMERICANA, con un POR CAMINOS ESTRECHOS reconvertida gracias a un ritmo STONES y una improvisación que fue uno de los mejores momentos de la noche y un descafeinado HOTEL LOS ÁNGELES carente de garra rockera, y un par de temas de AVERÍA Y REDENCIÓN) y dejando para el final los clásicos de sus dos primeros trabajos, los más aplaudidos por todos, como LOS CONSERJES DE NOCHE que inició en formato acústico mientras el resto de músicos se iban añadiendo, la citada CUANDO ÉRAMOS REYES en las que incluyó versos del clásico FRÍO de ALARMA, y para el final SALITRE y LA CIUDAD DEL VIENTO dejando a casi todos contentos y a gran parte extasiados y volviendo a corear, como ocurrió en muchas fases del show, el nombre del vocalista.

En resumen, QUIQUE GONZÁLEZ venció a los puntos a un rival a quien debería haber masacrado, los titulares solo se centrarán en el título, pero como se descuide un poco y mire demasiado hacia los flashes algún novato le puede tumbar algún día. El músico madrileño que en su momento decidió hacer frente al mercado y con un corte de mangas hacer su propio camino donde sentirse libre parece estar cada vez más preso de unas expectativas por parte de sus fans de músico maldito y eso puede ser una pesada losa para su libertad creativa, QUIQUE GONZÁLEZ no es FITO ni CALAMARO (por fortuna para él) y no debería de estigmatizarse en el empeño de su transformación, donde antes hubo fuego no puede haber ahora tanta frialdad, bastara con rascar dentro para volver a encender la llama y entonces espero estar allí para verlo.

REPERTORIO:

1- VIDAS CRUZADAS
2- KAMIKAZES ENAMORADOS
3- CAMINANDO EN CIRCULOS
4- SUAVE ES LA NOCHE
5- PAJAROS MOJADOS
6- PIEDRAS Y FLORES
7- PALOMAS EN LA QUINTA
8- ME AGARRASTE
9- EL CAMPEÓN
10- NOS INVADEN LOS RUSOS
11- AVERIA Y REDENCION
12- ROMPEOLAS
13- CRECE LA HIERBA
14- MISS CAMISETA MOJADA
15- PEQUEÑO ROCK AND ROLL
16- POR CAMINOS ESTRECHOS
17- HAY PARTIDA
18- SE NOS IBA LA VIDA
19- EN EL BACKSTAGE

20- HOTEL LOS ANGELES

21 Y LOS CONSERJES DE NOCHE
22- PERSONAL
23- CUANDO ERAMOS REYES (FRIO, ALARMA)

24- CALLES DE MADRID
25- SALITRE
26- LA CIUDAD DEL VIENTO

by beerbeer

QUIQUE GONZÁLEZ .Jueves 5 Mayo. Sala Pachá. Valladolid.

entrevista 2005

QUIQUE GONZÁLEZ Y LA ARISTOCRACIA DEL BARRIO.
AUDITORIO DE LA FERIA DE MUESTRAS DE VALLADOLID,
08 MARZO 2008.

valladolidwebmusical::::::crónicas

.