MelQarT y Sphinx
Sala Portacaeli, sábado 29 de marzo, Valladolid

Otra noche de metal en Valladolid protagonizada por un grupo local Melqart y una banda gaditana que era la primera vez que nos visitaba, Sphinx. El concierto, con un precio inmejorable, sólo 10 euros comprando la entrada anticipada se celebró en la sala Portacaeli que es de las pocas que se está preocupando últimamente por organizar eventos. Nunca había estado en ese recinto y me pareció rarísimo, con mesas, sillas, sillones y sofás apilados por todos los rincones para dejar paso al cuero, las tachuelas y el heavy metal. El escenario estaba demasiado a ras de suelo pero el sonido que tuvimos durante la noche fue bastante bueno asi que no pondremos demasiadas pegas. Bueno, una, el precio de la bebida, 3 euros por una cerveza o un refresco puede ser medianamente aceptable pero por un botellín de agua, por mucho que sea de marca y en botellín de cristal resulta una barbaridad.
En principio la sesión iba a empezar a las 20:30 pero se retrasó unos minutos y hasta las 20:50 no salieron Melqart al escenario. Su formación sigue siendo de cuatro desde que el guitarrista Chuchi saliera del grupo temporalmente. Durante los cerca de 30 minutos que duró su actuación solo les dio tiempo a interpretar 6 temas, tres de ellos de su último trabajo editado "Esclavo del destino". La primera en sonar fue "Your destiny" con un sonido bastante bueno, compacto y limpio. El grupo estaba bien acompasado y no parecía echar mucho de menos a su otro guitarra aunque en algunos momentos en los que Jaime puntea más o en algunos tramos de los solos que el sonido de las 6 cuerdas queda algo cojo.
Continuaron con "El puñal del olvido" en la que entre el público aparecieron algunas banderas con el logo de la banda, cortesía del ebanista Jorge Tejero. Con "Ride", quizás por ser un tema más antiguo la gente se entonó más y animaron al grupo con sus coros y aplausos. "Puerto de Tiro" dio paso a "Corazón encadenado" en la que Carlos a mitad de canción decidió marcarse una copla, o saeta durante unos minutos. Y como no quedaba mucho más tiempo terminaron como suelen hacerlo con el "Hail & kill" de Manowar que dejó a la gente más que preparada para la actuación de Sphinx.

A las 21:40 y tras una intro rarísima con fragmentos de programas de radio y de sus temas, salieron Sphinx al escenario de Portacaeli en su primera visita a Valladolid como se encargó varias veces de recordar su cantante Manuel Rodríguez. Las más de dos horas de prueba de sonido no sirvieron para tener un sonido perfecto y durante gran parte del concierto los micros se acoplaban y se escuchaba un barullo generalizado que en algunos momentos y canciones desaparecía. Imagino que el llevar el teclado y algunos sonidos más grabados no ayudaban mucho. La banda gaditana basó su repertorio en su recién estrenado disco "Renacer" y asi la actuación se inició con "Mar de esperanzas" y siguió con "Maldita ilusión". A continuación uno de los cortes de su aclamado "Mar de Dioses", "Recluso 943" en el que el sonido en general mejoró aunque no era bueno del todo. Las casi 150 personas que acudieron a la cita cantaban, saltaban y animaban a uno de los grupos españoles más en forma ahora mismo y probablemente al que más ganas había de ver por estas tierras. Aún así, Manuel comentó que le parecía que había poca animación, pero claro, viniendo del sur la "sequedad" castellana debió sorprenderles un tanto, pero ya digo, que la gente estaba entregadísima.

Continuaron alternando temas nuevos como "Destino sin fé" con otros más clásicos: "Esclavo de tu maldición" de su disco "Paraíso en la eternidad". Sus canciones se pueden dividir en dos grupos, las de temática oriental, clásica, relacionadas con su nombre como "El llanto de Isis" que no faltó esa noche y otras con más calado social, con las cosas que preocupan a la sociedad en general. Este es el caso de su siguiente corte "Hijos del terror" que habla del terrorismo y los fanatismos o de "Mar de dioses", una letra que trata de una manera muy bonita la catástrofe del submarino ruso Kursk donde fallecieron 118 marineros. Tampoco se olvidan de la enfermedades mentales que afectan a mucha más gente de la que creemos y así tocaron "Momentos de lucidez" con un sonido bastante bueno y la voz de Manuel a pleno rendimiento aunque en algunos momentos no llegaba a las notas más altas.

No se olvidaron de su guitarrista Justi Bala que lleva luchando contra un problema en las cervicales varios meses y del que dijeron que pronto se reincorporaría aunque ha participado en la composición del disco "Renacer". Juanma Patrón, su sustituto lo hizo muy bien y acompañó perfectamente a Santi Suárez que demostró lo buen guitarra que es aunque en los temas nuevos, como los solos son más cortos no se luce tanto. Llevaban poco más de una hora de actuación pero debido a los horarios de la sala había que ir terminado asi que encararon su recta final con "No", "Ángel sin piedad" para cerrar su concierto con "´La muerte sobre un papel" y "Sphinx".

La sensación que dejaron fue muy positiva y la noche se hizo muy corta pues apenas llegaron a la hora y media y para ser la primera vez que venían pues hubiera apetecido mucho más pero tendrá que ser en otra ocasión. Demostraron que han superado todas las adversidades que se les han presentado y que van a por todas, que han renacido. Además, decir que se mostraron encantadores al final de la noche saludando, firmando autógrafos, conversando y haciéndose fotos con todo aquel que se lo pidió lo que dice mucho en favor de ellos. Esperemos que regresen pronto.

Crónica de Skaidana

Volver a INDEX******** Volver a VAWEB******** Volver a Crónicas