Summercase 2008

viernes 18 y sábado 19 Madrid (Boadilla del Monte) y Barcelona (Parc del Fòrum)

kaiser2.jpg

En esta edición del Summercase hubo de todo: calor, desfase, piedras, actuaciones inspiradas, saltos, wayfarer por un tubo, pequeñas decepciones, showmans, 120.000 pastis menos, ceñidos shorts con botas altas y flequillo a lo Chan Marshall (es imposible no fijarse), Nick Cave y hasta algún fallo de sonido. El ir a un festival en pleno julio requiere un extra de esfuerzo por la solanera que te vas a comer y el calor que da tanta gente disfrutando y moviéndose con buena parte de los grupos con los que ha flipado el resto del año en su casa; no voy a decir nada nuevo: si es cansado, y también es caro, pero yo que tu no me lo pensaría dos veces porque merece y mucho la pena. ¿Que tal les ha salido este año? En plan números no esta mal, datos de sinnamon dicen que entre las dos ciudades y los dos días han tenido 81.000 asistentes, así a bulto sin especificar. Un poco menos que los cerca de 100.000 del año pasado, aunque no ha sido por la competencia: para el FIB han ido cerca de 30.000 (cercano a lo de siempre, o un poco menor) y el experimento Saturday Night Fiber en Madrid ha salido bastante mal, como prueba el 2x1 de ultima hora. A simple vista el recinto estaba barrido a primeras horas pero a partir de las 8 ó 9 ya tomaba color y tenias colas hasta para comprar tickets de bebida/comida. Y hablando del recinto, bueno, esto tendría que mejorarse un tanto. En el centro estaba montado una zona verde con césped y carpas, que aun pareciendo pequeña encontrabas sitio siempre que te acercabas para tirarte al fresco a la sombra, pero a parte de eso el resto esta un poco desatendido: el suelo es tierra, que el primer día esta bien compactada, pero al poco trasiego de gente surgen las piedras que se clavan hasta el alma a través de las converse/vans (el año que vuelva la moda de zapatillas tipo air jordan muchos popies lo agradecerán), polvo por todas partes, los puntos de agua que son cuatro y ademas de las colas están uno en cada extremo,...

En cuanto al sonido muy bueno. Los escenarios no se interferían para nada -a excepción de un dj alemán loco que puso los bajos a tope en el converse a las tantas y cuando terminaba la cancion en el walkman (de punta a punta para que os situéis) se percibía- tanto música como voces se oían muy claras. Por ponerle una pega en el escenario walkman el volumen de la voz estaba un poco bajo, cosa que se notó en blondie y maxïmo park. Veamos por grupos que tal fue.

Viernes 18

Pete and The Pirates

Tuvieron el honor de abrir el festival y las 17.00 fueron todas suyas. Que pasó? pues que como era previsible estábamos cuatro monos achicharrándonos. Tocaron buena parte de su único disco y no lo hicieron mal, aunque nada arriesgados. La gente saltó tímidamente con los singles más punteros como 'Mr. Understanding', 'Knots' o 'Eyes Like Tar' y aplaudieron algún tema nuevo que nos presentaron, a pesar de que el cantante se limitó a dar palmas amaneradamente sólo en 'Come On Feet', parecía que tuviese los pies pegados con superglue al escenario, por no comentar al resto de la banda. Anímate hombre, que no sois post-punkeros y podéis sonreír, emocionaros y saltar lo que queráis!

The Kooks

Dice mucho de un grupo la hora a la que es programado su concierto. Mas allá de querer cerrar con los cabeza de cartel e ir metiendo 'relleno' hasta las 21h a este grupo le pega tocar con luz por su música tan directa y el buen rollo que transmiten. Posiblemente la banda mas easy listening de todo el cartel se defendieron con temas sobretodo de aquel 'Inside In/Inside Out' dejando un poco detrás su último disco (será que no les ha quedado tan redondo?). Sea lo que sea tuvieron una acogida muy buena, de gente y de ánimo y nos hicieron saltar a placer con un resumen de sus hits, que para eso tienen de sobra.

foto de guilloso
Haciendo tiempo para Los campesinos! pasé por Dorian a ver que tal les iba, y como no, a ver si con un poco de suerte pillaba 'a cualquier otra parte'. Bueno, pues ni lo uno ni lo otro: justo cuando me acerqué tenían problemas con el sonido (el bajo se acoplaba) y tardaron demasiado en comenzar con la siguiente canción, algo con el teclado. Una pena porque tengo entendido que fue buen concierto.

Los Campesinos!

Los campesinos molan. Iba a dejar ese punto como final y pasar al siguiente grupo porque es verdad, no hay mas que añadir. Remontaron como nadie el comenzar todo un tema con el sonido pésimo (sólo se oían los instrumentos y se montó una tangana de impresión hasta que lo arreglaron los técnicos) en base a hits inmediatos que transmiten toda la energía que les adivinabas en el disco. Su excéntrico cantante aporta la actitud ideal para dar el contrapunto energético y gritón a la suavidad del violín, el xilófono y la suave voz de la preciosa cantante que también se encarga de los teclados. Nos regalaron los luminosos 'Don't Tell Me To Do The Math(S)' y 'Sweet Dreams, Sweet Cheeks' como era esperable y la gente enloqueció con 'You! Me! Dancing!' su canción mas radiada. Terminó con el cantante a hombros de algún miembro de seguridad entrando entre el público y posterior caída, que no fue nada. Este vez el hype estaba justificado y los campesinos! dejaron muy buen sabor de boca.

Kings of Leon

Tal y como esperaba los KOL llevaron el rollo mas sobrio por el que han apostado en los escenarios, rompiendo un poco con el ambiente facilón y simplista que estaba llenando mi tarde. Su rock sureño de carretera se mostró muy solvente en la ejecución de sobretodo su último disco con algún guiño a su primera etapa. Saben tocar y lo demostraron aportando estilo, atmósferas y profundidad suficientes como para convencer a cualquier despistado.

foto de Quique López

Mogwai

Oír a los escoceses en directo es todo un lujo, además sólo venian para interpretar su primer disco 'Mogwai Young Team', ya del 97. Post-rock a plena potencia, el contraste entre calma y furia fue brutal, con una interpretación soberbia tenían al público auténticamente hipnotizado con uno de esos discos que hay que oir en directo. Psicodelia en estado puro de un grupazo al que el siglo XXI se les queda corto.

CSS

Las chicas de Cansey de ser sexy estuvieron un poco flojas el viernes. Si la interpretación no era mala, el feeling no era el adecuado, lo cual fue a peor cuando sacaron a relucir algún tema del nuevo disco que sale justo esta semana y no es tan espectacular como su debut. A ver, no es que fuera un fiasco de actuación, había bien de público que les siguió el juego y temas como 'Off the Hook', 'Music Is My Hot, Hot Sex' o especialmente 'Let's Make Love...' puso a la gente a bailar, pero les faltó un algo para romper.

css.jpg

Kaiser Chiefs

Ricky Wilson es un hooligan de tomo y lomo, nadie puede negar la evidencia. Con sus juegos con el micrófono, idas y venidas, tonterías varias y charlas entre tema y tema -alguna dirigida a otro grupo, como a los kooks- es único enciendendo a la audiencia. Abrieron con un 'Everyday I love you less and less' con doble de órgano y un ritmo frenético, cayeron también la desgastadisima 'Ruby Ruby Ruby', el himno que es 'I predict a Riot' o 'Modern Way' (aunque yo me quedo con el cover que hicieron The Cribs, muy apropiado para directos). A medida que avanzó el concierto aquello se fue enfriando, aunque no tengo muy claro si es porque a mi el segundo disco de los de Leeds me dejó algo indiferente o por el cansancio acumulado.

los-planetas.jpg

Los Planetas

Los planetas tocaron a las 3 de la mañana: dio igual, el escenario movistar -el principal- estaba tan lleno como si fuesen las 10 de la noche. A pesar de las criticas a su ultimo disco (te gusta o lo odias) la expectación era máxima y la acogida muy buena, aunque desde la tercera fila, rodeado de fans hardcore y pesadas grupies, era de esperar. Repasaron su 'Leyenda Del Espacio' sonando de disco y también tuvieron tiempo para algunos clásicos como 'Corrientes circulares en el tiempo' o 'Segundo Premio' del que hace ya 10 años. Como curiosidad fueron de los pocos que hicieron un bis (aunque tenían el escenario para ellos solos porque eran los últimos y no descuadraban a nadie).

David González Nieto



Sabado 19

 

Con la mitad de fuerzas -quizá un poco más- y el doble de ganas que el primer día, la jornada del Sábado 19 en Boadilla se presentaba algo mejor en lo que al cartel se refiere. El punto fuerte del festival con grupos como Grinderman, Interpol, Blondie o Maxïmo Park eran la guinda ideal para terminar el ajetreado fin de semana. A pesar del increíble y sofocante calor, así como de la no muy acertada contraprogramación del FIB con su Saturday Night Fiber, la asistencia fue incluso superior a la del viernes y llegamos a ver llenos absolutos en los conciertos de Blondie, Interpol y Maxïmo.

Ian Brown

El miembro de los Stone Roses dio uno de los primeros conciertos del día, lo cual vino a significar una recarga de pilas para el resto de la tarde-noche. No obstante, tras dar un buen repaso a su disco en solitario `The World Is Yours´, con temas como el que da el nombre al álbum o `Eternal Flame´, entre los asistentes lo más esperado -estaba cantado- fue su corto pero intenso repaso a sus éxitos con las míticas rosas de piedra. Tres temazos para la historia entre los que nos quedamos con las ganas de ser adorados con el mítico `I Wanna Be Adored´.

nando klrissian.

Grinderman

Nick Cave. Vuelve el hombre. Grinderman son 3 bad seeds y este personaje puro nervio, presencia, mala leche y en resumen rock and roll. El concierto fue frenético, tan potente como el disco con su buen montón de distorsión y todos sus sinónimos. Alternó por partes los temas más calmados, o más bien deberíamos decir menos brutos, como el gran 'Electric Alice' con Warren Ellis al violín, o 'Grinderman' ejecutados con gran acierto, hipnotizando a la entregada audiencia, con las partes en las que la contundente descarga de guitarras envenenadas y directas desprenden adrenalina pura. A esta parte corresponden 'Get It On', 'No Pussy Blues', 'Depth Charge Ethel'. La actitud de elegante crooner rebelde de su líder forma el pilar central de la presentación en la que colabora mucho un Warren Ellis que parece enloquecer al ritmo de la música y cuando se encarga de las maracas y un platillo que golpea sin piedad con las mismas. Les pedimos un bis y volvieron al poco tras el grito de "turn the fucking monitors on!" a los técnicos. Auténticos.

Txopo.

fotografía de Quique López

Blondie

La rubia más famosa de los años 70 volvió a los escenarios a sus 63 años de edad en un concierto que, como era de esperar, se llenó al máximo, y en el que sonaron algunos de los temas más famosos del Punk Rock de los setenta. Por desgracia, el directo no sonó tan bien como se esperaba, probablemente debido a que Deborah Harry no estaba bien ecualizada en la mesa de mezclas, y su voz, algo primordial, se escuchaba demasiado baja, aparte de no tener la fuerza que tenía antaño. Aún así, el público enloqueció con 'Heart of Glass', mítico tema disco donde los haya, así como con la conocida 'Maria' que, a pesar de no sonar las conocidas campanas de fondo, hizo las delicias del numeroso público que poco a poco se fue yendo para ver a...

Interpol

Eran una de las grandes atracciones de este festival y así se veía por todas partes: la disposición en el cartel, la hora a la que tocaban (unas perfectas 22.30), la cantidad de gente que se congregó en el escenario movistar (el principal), la ovación con la que fueron recibidos… y cumplieron. Los reyes del post-punk revival trasladaron su sonido oscuro e hipnótico al directo impecablemente, repasando su último 'Our Love To Admire' con temazos como 'No I In Threesome' sin olvidarse de canciones que no pueden dejarse de lado como 'Slow Hands' o 'Evil'. La voz de Paul Banks inunda el escenario ante la pose inerte de la banda, como es de ley, y lo logran. Gran banda en directo pese a tener uno de los fallos de sonido -parón incluido- más inesperados del festival, el cual dejaron en mera anécdota tras el gran final de concierto. A pesar de quedarnos con las ganas de escuchar `Stella Was A Diver And She Was Always Down´ o `NYC´ de su primer trabajo `Turn On The Bright Lights´, la fuerza de `PDA´, `Obstacle 1´, `Say Hello To The Angels´ o `Roland´ nos sirvió para reafirmar que se trata de uno de los mejores álbumes de rock en lo que va de siglo. Sin olvidarnos del repaso a `Antics´ con las ya mencionadas `Slow Hands´ y `Evil´ o los temazos `Narc´, `C´mere´ y, sobre todo, `Not Even Jail´, con el cual sentimos uno de los múltiples orgasmos musicales de la velada. Los neoyorquinos lo han dado todo las tres veces que han venido a España -2005, 2007 y ésta-, lo cual aumenta la expectación proporcionalmente al crecimiento del grupo desde sus inicios en 2001.

fotografía de Quique López

nando klrissian, Txopo.

Maxïmo Park

A diez minutos del final del concierto Interpol, este cronista ya estaba nervioso y deseoso de ver el directo de Maxïmo y, por primera vez en todo el festival, nos fuimos a coger sitio en la primera fila como lo habrían hecho un par de jóvenes grupies. El directo del grupo británico liderado por Paul Smith fue uno de los que más me gustó, probablemente porque conocíamos todas sus canciones a dedillo, sí, pero también debido a que su performance y puesta en escena fue la mejor de todo el festival. Puntual como un reloj salieron los integrantes con una increíble potencia y vitalidad que les duraría los sesenta exactos minutos del concierto que comenzó con 'Girls who play Guitars'. Acto seguido, y muy hábilmente escogido, sonó 'Our Velocity', presentado por Paul como: "this next song is... agressive", con toda la razón, pues el público enloqueció, a pesar de no sonar nada bien, de nuevo, suponemos, por problemas de ecualización en el escenario walkman. Vestido como si de un drugo se tratase, Paul Smith, un showman en toda regla, botó, corrió y brincó por todo el escenario, y, sin notarse fatiga alguna en su voz, siguió entonando hasta un total de doce conocidos temas, así como dos nuevos, que no acabaron de cuajar entre el público. Uno de los mejores momentos llegó cuando tocó de 'Books from Boxes' que emocionó a más de uno. Un concierto redondo que, de haber sonado mejor y si se hubiesen animado a interpretar 'Parisian Skies' en el inexistente bis, hubiese sido calificado de 10 por este colectivo.

Vito.

fotografía de luigui

The verve

Otra de las bandas que después de tantos años les da por juntarse. Lo bueno que tienen este tipo de conciertos es que aunque que no sabes qué te vas a encontrar, el grupo tiene una buena cantidad de singles que aunque no seas fan (como en mi caso) sabes que vas a disfrutar. A no ser que la caguen estrepitosamente, pero no fue el caso. A Ashcroft no se le notaba nada la supuesta faringitis que presumiblemente había tenido días anteriores y fue desgranando perlas como 'This is Music' con la que abrieron, 'Sonnet', 'The Drugs Don’t Work' y por supuesto esa maravilla de canción llamada 'Bittersweet Symphony'. Estuvieron bastante bien musicalmente y a los fans mas acérrimos les hicieron disfrutar enormemente.

Txopo.

Primal Scream

Comenzaron la verdad un poco flojetes pero con la cantidad de temazos que tienen no les costó nada recuperar para darnos un buen recital de rock y psicodelia. Debían haber explotado más su faceta ruidosa-electrónica que asomó hacia el final pero dieron un concierto correcto como se esperaba, con un anticipo de su último trabajo `Beautiful Future´, puesto a la venta en España esta misma semana. No nos defraudó -tampoco lo esperábamos- el que es su primer single `Can`t go back´, bocanada de aire fresco tras el exceso de country-rock de su disco de 2006 `Riot City Blues´. Enorme concierto con un Bobby Gillespie en estado de gracia.

Txopo.

2manydjs

Corrían más de las tres de la mañana cuando, agotados, nos dirigimos al último concierto del festival; esta vez una sesión de casi dos horas de duración protagonizada por el dúo alemán 2 Many Djs. Con un públido ya demasiado pasado, los DJs se dedicaron a pinchar y remezclar algunos temas conocidos como el 'Kids' de MGMT, que ya se ha ganado un más que reconocido puesto en las listas, temas de Justice, y demás éxitos electrizados... La pareja nos dejó algo fríos, suponemos por el tremendo cansancio acumulado tras 24horas de conciertos en 2 días sobre ese matador "asfalto" y el cansino, repetitivo y demasiado potenciado beat en todos los temas. La nota negativa, como siempre, las drogas, que más de dos y tres se acercaban a nosotros cada cierto tiempo para ver si pasábamos... sería porque veían que éramos los únicos sobrios de todo el festival y dirían: "¡coño, estos deben estar trabajando!"

Vito.

ValladolidWebMusical                           crónicas