AC/DC
PALAU SANT JORDI (BARCELONA)
31 DE MARZO DE 2009
 

 

El pasado día 31 de Marzo pudimos asistir a uno de los mejores conciertos que se pueden presenciar hoy en día. Un directo de los Australianos AC/DC en el cual se pudo comprobar que los espectáculos de la gira del “Black Ice” son una fiesta divertidísima donde la veterana banda parece, para alegría de sus legiones de fans, mucho menos mayor de lo que realmente es.

El espectáculo que ofrecieron esa noche fue antológico. Un Palau Sant Jordi lleno hasta la bandera vivió intensamente un show de impacto visual, sonido aplastante y de revival de temazos en el cual del primero al último pudimos desgañitarnos, saltar, bailar y emocionarnos sin ningún tipo de remilgo. Angus ese día celebraba su 55 aniversario, y el incombustible guitarrista salió dispuesto a entregarse al máximo, y doy fe de que lo consiguió, viviéndose una atmósfera de entrega casi fanática y momentos de perfecta comunión publico/banda que hizo que en conjunto esa noche se convirtiera en una experiencia religiosa. Una ceremonia que nos hizo encontrar de nuevo nuestro espíritu mas rockero, que se encontraba huérfano de iconos y de referentes en los últimos años. Y presidiendo esa fiesta pagana, casi orgiástica, de Rock pude ver al mismísimo Bon Scott bendiciéndonos a todos. Amén.

La ceremonia empezó con Angus pilotando una locomotora descontrolada en un video de animación repleto de signos alusivos a los instintos masculinos más primarios chicas insinuando felaciones, ligeras de ropa y simbología fálica. Un video que te hace llegar a un autentico estado de clímax hasta que se estrella el tren y entre fuegos artificiales la pantalla se abre para dejar al descubierto una locomotora con cuernos que presidirá durante todo el concierto el escenario. Empiezan a sonar los primeros acordes de “Rock’n’roll Train” y los AC/DC hacen su aparición en medio de vítores y gritos.

Angus nos mira a los ojos a todos a través de las gigantescas pantallas de los laterales y hace los cuernos para dar entrada a “Hell Ain’t a Bad Place to Be”. Angus corre de un lado a otro, Brian nos eriza el vello de la nuca con esa voz que parece papel de lija, una voz capaz de hacer saltar la pintura de la carrocería de un coche y el resto de miembros Cliff, Malcolm y Phil se mantienen en discreto segundo plano vigilando que nada falle en esta máquina tan bien engrasada que son los AC/DC.
Con “Back in Black” empiezo a darme cuenta de que el concierto va a ser mas de grandes éxitos que de otra cosa. Aquí Angus ya ha entrado en calor, todos podemos comprobar cómo boquea como un pez fuera del agua y nos regala su catalogo de gestos: El paso de la oca, la oca inversa, la pierna loca… El show sigue con otro tema de su último disco “Big Jack”, continúan con ”Dirty Deeds Done Dirt Cheap”,”Shot down in Flames”....

Uno de los momentos estelares se vivió con “Thunderstruck” con rayos iluminándose en las pantallas y primeros planos de los dedos de Angus bailando sobre el mástil de su guitarra. Nos relajamos un poco con “Black Ice” para después llegar a un momento de feeling intenso con la blusera “The jack” que hace sudar al pequeño de los Young, hasta tal punto que este decide quitarse la chaqueta, la corbata, la camisa y terminar el improvisado (o estudiado) Striptease bajándose los pantalones de espaldas al público y quedándose en unos paños menores bordados con el logo del grupo.

Momento emotivo el que se vive cuando empiezan a sonar las campanas en honor de Bon Scott y una campana gigante desciende desde los cielos para que Brian se cuelgue y se meza en su cuerda a ritmo de los acordes iniciales de “Hell’s Bells”. Siguen “Shot To Thrill”, ”War Machine” ,que es tocada mientras en las pantallas se puede ver a Angus pilotando una avión de guerra y a Brian un tanque mientras arrasan con todo, ”Anything Goes”,”You Shook me all Night Long” y una “TNT” con llamaradas, puños en alto y los cimientos del estadio sufriendo los atronadores “Eh,eh,eh,eh!” del público.


Otro momento estelar se vive cuando una gigantesca muñeca hinchable se sube a lomos de la locomotora para contornearse sensualmente a ritmo de “Whole lotta a Rosie”. Y el súmmum llego con “Let There be Rock” con un interminable y bendito solo de un Angus poseído sobre un altar que se eleva sobre todos nosotros humildes fieles, mientras entra en un total paroxismo y da vueltas por el suelo, toca con la guitarra en la cabeza, corre como alma que lleva el diablo sobre un pasillo que se introduce entre la gente y termina en una plataforma elevada a pies de la diabólica locomotora señalando al cielo como diciendo:”Esta ahí, ¿No lo veis? Es Bon Scott, también ha venido esta noche,lo he invocado para vosotros!!!”.

Y llegaron los bises con la inmortal “Highway to Hell” tocada entre humo y llamas. Para acabar cerrando con “For Those about To Rock (We Salute You)” con seis cañones que se alzan al fondo del escenario detonando cada vez que el poderoso Brian Johnson gritaba “¡Fire!”. Unos cañonazos que nos hacían despertar del trance en el que habíamos caído aproximadamente dos horas antes y nos devolvían a la cruda y lluviosa realidad de la noche de Barcelona.

“Nadie da duros a cuatro pesetas” dice el refrán. Pero puedo decir sin miedo a equivocarme que los australianos esa noche fueron la excepción que confirma la regla, ya que si en un principio los precios de la entrada podían parecer elevados después de verlos en acción con todo el show que organizan no solo no me parece un precio caro sino que casi pienso que fue un regalo. Porque todas las almas que nos dimos cita en la ciudad Condal para ver a los AC/DC vivimos un espectáculo IMPAGABLE.

Oscar "maniac del Rock" Aguirre.
http://www.myspace.com/maniacsdelrock

Fotos procedentes de
www.stonebreaker.eu

valladolidwebmusical******crónicas