AIRBAG.
Sábado 14 de marzo de 2009.
Sala All the People (Segovia).
 

No puedo ni hablar.

Me pongo a escribir esto, poco después de estar berreando veintipico temazos; de ducharme vestido con cervezas propias y ajenas; de ejecutar saltos de trampolín; de darme alguna que otra hostia y de abrazarme a tíos semidesnudos y sudados.

Todo lo hice exclusivamente por ofreceros esta crónica; por el rollo ese de meterte en el ambiente para describir algo y tal… bueno, pensad lo que queráis. Cabrones.

Me acuerdo más o menos de esto: Gente volando desde el escenario, pogos espectaculares, balones que parecían torpedos, flotadores, descojono y un exhibicionista.

Menudo conciertazo.

Creo que ha sido la sexta vez que les he visto en poco tiempo, pero no me canso.

Tres tíos. Guitarra, bajo y batería. No les hizo falta más. También les acompañaba Beto, el autor de las fotos que ilustran este texto, que cámara en mano, se descojonaba y no sabía a quién enfocar de la cantidad de locuras que estaba haciendo la gente al mismo tiempo.

Debido a los golpes y a una especie de reacción alérgica que me causaron las cervezas de la sala (no sé, me puse como contento; tendré que ir al médico), no recuerdo exactamente el orden de las canciones. Lo siento. Para la próxima crónica me llevaré lápiz y papel. O mejor, se la encargaré a otra persona. Pero qué más da. La gente estaba enloquecida. Te gritaban a la oreja. No sabías si estaban poseídos por la música o si te estaban pidiendo fuego, o preguntándote si habías visto un móvil que habían perdido. Qué más da. Daba todo igual. Solo importaba bailar y gritar. Supongo que para eso se inventaron los conciertos.


Personalmente agradecí que tocaran de vez en cuando alguna más lenta. Creo que fue porque nos vieron en primera fila a unos cuantos ex-jóvenes al borde del colapso y no quisieron cargar con esa responsabilidad. Pero al final les dio igual todo y terminaron a lo bestia. La gente pedía más y más al grito de “hijos de puta”, en plan cariñoso, eso sí.

Los Airbag agradecieron con humor el “piropo” y tocaron más.

Gracias tíos. Fue la hostia.

Txt: S Carabias *** fotos: Beto

Airbag: "Alto disco". 2008

valladolidwebmusical******crónicas