Sábado 24 de Octubre de 2009. Sala Porta Caeli.

Hacía mucho tiempo que Avalanch no visitaba Valladolid. La última vez que los vimos por estas tierras fue en Santovenía de Pisuerga en el verano del 2006. Y desde luego había ganas porque la sala Porta Caeli prácticamente se llenó para ver a los asturianos. El concierto correspondía a una de las últimas actuaciones de la gira del disco "Muerte y Vida" pues el grupo ya está embarcado en la creación de un nuevo trabajo.

A las 21:05 salió la banda con los acordes de "Aún respiro" tema potente, duro, para comenzar con fuerza. Desde luego la entrega del público fue instantánea aunque los músicos, y en especial Ramón Lage, el vocalista, no estaba muy contento con el sonido, o mejor dicho, con la ausencia de éste, que tenía sobre el escenario. "Otra Vida" fue la siguiente en sonar seguida de uno de sus himnos más recientes "Papel Roto". Nos dieron un breve respiro con "La cara oculta de la luna" a la que le siguieron "Muerto en Vida" y "Quién soy". Uno de los momentos más emotivos de la noche llegó con "Aprendiendo a perder" un corte sobre las personas que sufren enfermedades degenerativas y que siempre da que pensar. Le siguió "Niño" también muy emocional. La verdad es que se centraron bastante en sus últimos tres discos y me dio la sensación de que tocaron más temas del álbum "Los poetas han muerto" que otras veces. Y está bien que reivindiquen ese trabajo porque a parte de ser el primero con esta formación contiene algunos temazos increibles.

Para los antiguos fans, o los que prefieren la etapa de Víctor García como cantante, escuchar "Cambaral" , que sonó después, sin su velocidad y convertida en un tema más lento fue un momento duro pero no por eso le falta la belleza y el sentimiento aunque si ha perdido algo de su magia. "Del cielo a la Tierra" continuó la noche y aunque se echó de menos a Andre Matos, que colabora con los asturianos en este tema del disco, la verdad es que quedó muy bien. "Madre Tierra" y "Xana" pusieron de manisfiesto que la gente tenía muchas ganas de verlos en directo porque cantaron toda la letra de principio a fin. Y con esa voz tan bonita que tiene Ramón y ese sentimiento que pone en cada melodía llegó "Lucero" un emblema ya en sus directos. Por cierto que Rionda a parte de tocar tan maravillosamente como siempre, acercarse al público (aunque en Porta Caeli no es difícil, jejeje) cantaba también las letras. Por supuesto, buen trabajo también para Roberto, Dany, Fran y Marco, muy entregados y sonrientes, en especial Roberto durante todo el concierto. Y así cuando llevaban aproximadamente una hora y media de concierto se retiraron a descansar durante unos minutos.
Desde un lateral del escenario Roberto animaba al público a cantar y a jalearles más intensamente para que volvieran al escenario. El primero en volver fue Alberto Rionda para interpretar "Santa Bárbara" la canción de los mineros, que adquiría un especial significado pues esa misma semana fallecía un minero asturiano mientras trabajaba. Para seguir con el tono intimista tocaron "Alborada" pero justo después cambiaron totalmente de tercio porque sonó "Alas de Cristal" y después "Sombra y Ceniza". Con "Pies de barro" casi intuíamos el final, y he de decir que me gustó mucho como le quedó el grito de mitad de la canción a Ramón.
Para no ser menos, la gente pidió en varias ocasiones "Torquemada" y no sé si fue por falta de tiempo o por la cabezonería de Alberto Rionda pero no la tocaron. Y es que en su favor diré que suelen hacer conciertos más largos, rondando las dos horas y media, a veces incluso más, y aquí solo tenían dos horas de actuación. El caso es que la que sonó fue "Semilla del Rencor" para ir terminando con mucha fuerza.

Y para cerrar eligieron "Lágrimas Negras" en la que Ramón juega con los coros y la gente y seguro que quedó satisfecho porque la gente se dejó la garganta cantando el estribillo del tema. La verdad es que nos quedamos con ganas de más pero ya sabemos como funcionan las cosas en esta sala. Nos gustará más o menos, pero como digo siempre, son los únicos que ofrecen conciertos asi que...

Como es habitual en Avalanch, después de su actuación firmaron y se hicieron fotos con todo el que quiso y es que el grupo cuida mucho a sus fans. Desde luego, fue una buena noche, con un grupo en plena forma y que hacía mucho que no venía por aquí. Espero que tras vivir una entrega tal por parte de los pucelanos con la gira del nuevo disco no tarden tanto en volver a vernos.

Crónica de Skaidana (Octubre 2009)

Volver a VAWEB******** Volver a Crónicas