DDT + NTNZ + DR. ISI77
La Gruta del Rock (Segovia)
Sábado 7 de noviembre de 2009.

 

 

NTNZ, punk local. Volvían tras un tiempo decidiendo qué hacer con sus vidas. Lo de las vidas no lo han solucionado, pero por lo menos han vuelto.
Tocaron “Huelga de Grúas”, “Fashion Victim de la moda punk”, la del niño robot, “Mata a tú mamá” y algunas versiones. Había poca gente.

Cuando en Segovia, en un concierto, hay poco público; misteriosamente, justo al lado del escenario se forma lo que expertos de varios continentes han acordado llamar “El Semicírculo Segoviano”. Consiste en un extraño vacío en forma de media luna, en el que, según parece, no se puede pisar, porque existe la creencia de que si te acercas al escenario pisando el Gajo Sagrado, puede que aparezca Satán y te arrastre con él al averno.

Por esa vieja superchería, los NTNZ tuvieron que mirar a su público casi con prismáticos. Aún así, molaron.

DDT, punk rock. Madrid. Siempre se les ha puesto la etiqueta de “Ramonianos”, pero son mucho mejores que los propios Ramones.
Con ellos, algunos que ya estamos condenados, desafiamos la maldición y pisamos el semicírculo, y Satanás ni siquiera se molestó en atraparnos. Sabe que nos estamos arrastrando nosotros solitos hacia el infierno. Hijo de puta.

A pesar del poco público, los DDT se entregaron a tope. Guitarras contundentes, melodías que molan, los mejores principios de cancines del punk rock español y temazos impresionantes. Faltaron algunas canciones que me encantan, como “Salgo en la tele”, “Soy un animal” y alguna más, pero fue un conciertazo.
DDT son, aparte de un grupo de putísima madre: Pelayo (guitarra y voz), Dani (bajo y coros), Diego 95 (guitarra y coros) y Chiri (bateria y coros). Me apetecía decirlo.

Con “Solo bebo Dyc” se cayó el estadio, como es lógico.
Pelayo se subió encima de la barra y unos costaleros espontáneos le llevaron al escenario en volandas. Y todo esto sin dejar de tocar. Enorme.

El Dr. Isi77 es un grandísimo Dj segoviano. Punk, r´n´r, garage, revival mod y mucho más. Se marcó una pinchada gloriosa. Si no le conocen, síganle la pista en algunos conciertos en La Gruta del Rock, y a veces en La Botería, en Segovia. Vale la pena.

S. Carabias.

valladolidwebmusical******crónicas