DIAMOND DOGS
SALA PORTA CAELI (VALLADOLID)
27 DE FEBRERO DE 2009
 

 

Quizás el problema sea que muchos amantes del Rock hemos nacido en el momento equivocado. En un tiempo en que se construyen y deconstruyen héroes de cartón y silicona a una velocidad tan acelerada como estúpida, y en que los “quince minutos de fama” que proclamaba ANDY WARHOL para cada ser humano se están acortando en exceso.

Es por esto que cada vez asistimos a más conciertos de bandas que o bien no tienen nada que aportar, una fusión de estilos y musicalidades cuyo objetivo primordial es “crear un nuevo sonido y concepción musical”, o bien a un simple plagio sin ningún tipo de respeto, gracia ni mérito.

Por todo ello a veces el asistente a un concierto se puede sentir, de no elegir bien el menú musical, encerrado en una sala con el complejo de quién está paseando por un centro comercial donde todo está milimétricamente calculado para producir un leve y rápido sentimiento de placer aséptico y consumible.

Claro que luego desembarcan en tu ciudad los DIAMOND DOGS y todo vuelve a recobrar sentido y  recuerdas todo aquello que te hizo amar esta música e inyectó en tu sangre el veneno que emanaba de los vinilos que una y otra vez diste vueltas en el traga discos de tu juventud. Y es que, por lo del momento equivocado que mencionaba antes, aunque podemos asistir a un mega espectáculo de los ROLLING STONES cada dos o tres años (suponiendo que nadie se suba a un cocotero o coja una amigdalitis inoportuna) no podremos nunca verles dejarse la piel sobre las tablas de un pequeño club donde no hay más efectos que el que proporcionan los músicos ni lugar donde esconderse de los necesarios errores que el pulso de una canción propicia.

Y aunque THE FACES amenacen con regresar a los escenarios para poner en duda, y quizás en deuda, su mítico pasado (más reivindicado en la última década que respaldado en sus años de gloria) siempre tendremos a esta pandilla de suecos para demostrar que la tan traída globalización mundial ha llegado también al terreno musical y, de esta manera, hacernos llegar de sus frías tierras el calor del auténtico CLASSIC ROCK.

Y así, sin artificios y sin más coraza que sus instrumentos, salieron al escenario de PORTA CAELI los siete músicos para desgranar con un sonido más que aceptable y una entrada que rozó el lleno los temas de su nuevo álbum, MOST LIKELY que rezuman el sabor original de su debut AS YOUR GREENS TURN BROWN y del que destacaron la maravillosa COLD BLUE SUMMER y la festiva WILKO JOHNSON´S EYE en homenaje a DR FEELDGOOD.

Y sobre todo las joyas que esconde una discografía con temas de la altura de BOUND TO RAVAGE, CHARITY SONG (miles de bandas de moda matarían por una canción como esta), SINGIN WITH THE ALLEYCATS,  GODBYE MISS HILL, o la increíble ANYWHERE TONIGHT con la sinceridad de quién no esconde sus influencias ni de donde proceden y que entrega cada tema con la misma destreza que intensidad.

Todos los integrantes tuvieron su oportunidad para lucir su pericia aunque brilló especialmente su teclista HENRIK WIDEN auténtico THE DUKE OF HONK que sentado en una silla junto a una columna y con un teclado sobre sus rodillas aportó el pulso y el sabor honky tonk y boggie rock que requiere sus canciones, FREDRIK FEGERLUND con un estilo sobrio y nada efectista a la guitarra, un batería jovencísimo JOHANESS NORDELL que se convirtió con su salvaje pegada en el protagonista de la noche y sobre todo la voz y clase de un elegantísimo SULO, capitaneando un equipo que dio una lección de carisma y elegancia vocal enfundado primero en su traje inglés que mudó completamente sudado a un  elegante conjunto rojo que le emparentó aún más a su idolatrado ROD STEWART (una versión de MAGGIE MAY cerró la velada entre las caras de satisfacción del personal) y con el que bajó a cantar entre la audiencia la emotiva SOMEBODY ELSE LORD con el feeling de estar viendo en esos momentos al mismísimo SAM COOKE sobre el escenario.

No reinventaron nada ni lo pretendieron pero todo el mundo disfrutó y se emocionó con  sus canciones y actitud.

Sin ninguna duda pudimos asistir al que probablemente vaya a ser el acontecimiento musical rockero en nuestra ciudad en el 2009, ójala nos equivoquemos pero el nivel que dejaron DIAMOND DOGS en la hora y media que estuvieron desgranando su repertorio no creo que pueda ser batido. El tiempo lo dirá.

by beerbeer

valladolidwebmusical******crónicas