FANGORIA
VALLADOLID VIVE LA MÚSICA
TEATRO CALDERÓN  - VALLADOLID –
15 DE DICIEMBRE DE 2009  
 

La verdad es que es culpa mía por meterme donde no me llaman. Me emociona la idea de que mi ciudad posea una programación estable de conciertos, aunque desearía que fuera con todo tipo de propuestas, y acudo de vez en cuando a ver espectáculos que, probablemente, mis maltratadas neuronas consumidas por tantas dosis de rock, no pueden soportar.

Por ello, y por un cierto respeto heredado hacia la figura de la otrora diva del underground OLVIDO GARA, me acerqué en la gélida noche del martes hasta el Teatro Calderón a contemplar uno de los conciertos de fin de gira de una formación, FANGORIA, longeva en cuanto a su trayectoria y de la que su extensa programación de fechas en directo me hacía pensar que me ofrecería un espectáculo cuanto menos digno.

Con la puntualidad que requiere el emplazamiento y ante un patio de butacas prácticamente completo contemplábamos un escenario tan frío como la noche, en el que se situaban unas plataformas metálicas aparentemente salidas de algún callejón futurista de la película BLADE RUNNER y sobre ellas se instalaban un vocalista y NACHO CANUT con sus teclados, y una joven guitarrista con varios pedales de efectos e imagen de haber salido de una película de ALMODOVAR a pie de pista, dejando casi todo el espacio escénico disponible para que la diva campara a sus anchas.

Comienza el espectáculo y tras unas proyecciones de video la vocalista, algo más delgada que su imagen televisiva y rigurosamente de negro comienza el show con LAS WALPURGIS TE VAN A LLAMAR, que también abre su último cd y del cual presentarían múltiples canciones (la coreadísima MAS ES MAS, ABSOLUTAMENTE, PERDIENDO LOS PAPELES OTRA VEZ o CON LOS ANGELES) y mientras se disparan múltiples programaciones musicales, lógicas para poder dar cabida a todo el desarrollo musical con tan solo dos intérpretes, algo no empieza a cuadrar.

Movimientos continuos sobre el escenario, danzas que rozan lo esperpéntico y lo kitsch para finalizar en lo hortera con dos bailarines de imagen andrógina (en la linea BOWIE de los setenta), coreografías imposibles, poses estudiadamente rockeras y performances surrealistas mientras  varios de los que están a mi alrededor llegan a la misma conclusión que yo.

LA VOZ ES UN PLAYBACK DESCARADO.

Es cierto, y más en los grupos extranjeros, que en multitud de ocasiones las largas giras de concierto diario y viajes continuos y la necesidad de presentar una buena imagen en todas las actuaciones están empujando a muchos vocalistas a tener un “colchón” preparado, en forma de grabación de voz, sobre el que cobijarse en determinados pasajes de especial dificultad o bien para mezclar con la toma de voz “real” y crear un efecto de estudio tamizado. Pero en esta velada, en el caso de que esta mezcla existiera, la proporción era de 9 a 1 a favor de la grabación.

De esta manera los asistentes, que presenciaron con pasión enfervorizada la actuación de  FANGORIA, pudieron asistir a un espectáculo de desarrollo perfecto (si se elimina la opción del error el resultado no puede ser más que satisfactorio) pero que realmente dejaba un listado de canciones pregrabadas en sus bases, sobre la que sencillos acompañamientos musicales eran interpretados por NACHO CANUT, una guitarra en segundo plano, unos coros inapreciables y un voz que  permanecía invariable incluso cuando el micro se alejaba de la boca, golpeaba accidentalmente el soporte, la vocalista dejaba de mover los labios o incluso si era izada en alto por los jóvenes bailarines.

Admito que este espectáculo tiene toda la validez posible. De hecho la mayoría de los presentes salieron encantados de la actuación y la presenciaron en muchas fases del mismo en pie, como ocurrió cuando sonaron canciones como MIRO LA VIDA PASAR, CRITICAR POR CRITICAR o la aplaudidísima NO SE QUE ME DAS (con la que finalizó la noche). Pero me niego a que a esto alguien tenga el valor de llamarlo concierto, valga la entrada 25 euros como era esta noche o sea de acceso gratuito, por el mero hecho de mostrar respeto a todas aquellas bandas que si se “arriesgan” a cometer errores que puedan dejarlos en evidencia (musical se entiende).

Las canciones del repertorio que desarrollaron tienen mucho gancho y unos acabados casi perfectos con ese toque personal que les permite navegar desde SIGUE SIGUE SPUTNIK al techno siniestro de SISTERS OF MERCY y pasar por la música de baile, el after punk y la new wave y además adornalo todo con su eterno sentido de la ironía, el desencanto y una pose individualista y alejada del convencionalismo, pero en directo al que escribe todo lo visto le pareció una simple tomadura de pelo.

Probablemente, y a tenor de los comentarios de los asistentes esté en un error pero nadie me puede quitar de la cabeza un axioma que visto lo visto no se aleja de mi mente y es que ahora me queda claro: el marido de ALASKA forma parte de un grupo en el que no tocan, y lo que es una pena, su esposa está de cantante en un grupo en el que no se canta.

by beerbeer

 

valladolidwebmusical******crónicas