JOE BONAMASSA

SALA JIMMY JAZZ – VITORIA –

3 DE JUNIO DE 2009  

 

En esta ocasión el equipo de la web que nos desplazamos a Vitoria a ver a JOE BONAMASSA equilibrábamos, por compensación, el conocimiento de los parámetros blues ya que tanto a JAFO BLUEDAYS, no le vamos a enseñas a este señor sobre el tema, y un servidor, desconocedor total del género, nos unían las ganas de poder ver en directo a la mayor sensación (esperanza, guru, salvador… póngase el adjetivo que guste) de blues del momento.

Avalado por casi veinte años de experiencia, a pesar de sobrepasar en poco la treintena, y acumulando todos los premios de la prensa especializada existentes se presentaba en la JIMMY JAZZ dentro de una interminable gira mundial que le llevó, hace apenas dos meses, a compartir escenario con ERIC CLAPTON en el ROYAL ALBERT HALL de Londres, a dejar a la audiencia que casi llenó el recinto en un estado de éxtasis casi místico tras la calculada hora y tres cuartos de actuación.

Y es que quizás la losa que pesa sobre la cabeza de JOE en estos momentos, y que él en ocasiones se encarga de agrandar en entrevistas, se está haciendo quizás demasiado pesada. Compararse, o permitir que lo hagan, con genios del género como RORY GALLAGHER, STEVE RAY VAUGHAN o el citado “mano lenta”, le está poniendo en una complicada situación a un músico que en estudio recrea sonidos musicales más cercanos a contemporáneos suyos como JONNY LANG o KENNY WAYNE SHEPHERD y que ciertamente se encarga de revisionar las aportaciones de los músicos ingleses que reinterpretaron a los clásicos más que beber directamente de las fuentes primigenias.

 

Apoyado por una banda estratosférica en la que destacó el sonido denso, profundo y contundente de CARMINE ROJAS al bajo, vaya músico más impresionante, un jovencísimo y milimetrado BOGIE BOWLES en la batería, que se mantuvo en un discreto segundo plano pero que dejó constancia de su calidad en los momentos en que le permitieron meter baza y RICK MELICK a los teclados, que prácticamente no se escucharon en toda la velada, saltó al escenario JOE BONAMASSA, con guitarra de doble mástil incluida, a afrontar una actuación en la que fue él quien tomó las riendas y se convirtió en único protagonista, como era de esperar y esperado, y desgranó algunas de las composiciones de su último trabajo THE BALLAD OF JOHN HENRY, como el tema título o THE GREAT FLOOD, en una actuación en la que su voz, muy baja en la mezcla al principio y más que notable una vez que fue procesada adecuadamente por el filtro del técnico y subida convenientemente de volumen, se notó en algunos momentos que la acumulación de fechas le está pasando factura, fue un mero hilo conductor para que el músico de Nueva York hiciera alarde de una pirotecnia guitarrística más propia de guitar heros del rock duro como STEVE VAI, cuyo sonido guardó muchas similitudes en muchos momentos fruto del impresionante equipo con que contaba el “bluesman”.

Y probablemente toda esta citada “pirotecnia” no esté mal, pero si es cierto que no es lo esperado cuando vas a ver un concierto de este estilo  en el que el tan aclamado “feeling” apenas se acierta a vislumbrar entre interminables solos de guitarra cuyo destino o última finalidad apenas se vislumbran más allá de la pura exhibición del dominio de la técnica, que la tiene y es más que sobresaliente, pero que sacrifica en muchas ocasiones a las canciones, que también posee como demuestra en sus cds, y que aquí quedan en segundo plano.

Por esto sobraron momentos como los casi diez minutos que se quedó en solitario sobre el escenario desarrollando con una guitarra acústica una serie de veloces ejercicios de mano derecha, como si del propio YNGWIE se tratase, sus juegos con el theremín, o incluso la acelerada y heavy versión de ZZ TOP, riffs de BLACK SABBATH, WAR PIGS, incluidos, que se atrevió a destrozar.

Por todo lo mencionado quizás fuéramos nosotros los más escépticos al finalizar el concierto ya que, en contra de la opinión general, nos dejó un regusto más que amargo probablemente por el espectáculo en si ya que ningún pero se le puede poner en otros aspectos más técnicos, pero si este chico quiere triunfar más allá de las reseñas de prensa especializada o de las publicaciones para guitarristas deberá pensar en ir creando un estilo propio y en definir cual quiere que sea su roll sobre el escenario en lugar de intentar dejar a los asistentes a sus conciertos impresionados por trucos circenses, lícitos pero vacuos, y exhibiciones guitarrísticas que acabarán llegando solo a un pequeño reducto de personas.

Ahora bien, si lo que quieres es asistir a conciertos de blues de calidad y con un poso de honestidad fuera de duda recomendamos, humildemente, los conciertos de EL LLANTEN, en el caso de que vivas en la capital vallisoletana, no habrá fuegos artificiales pero la luz del blues te guiará por dentro

Reseña: JAFO BLUEDAYS y beerbeer
Fotos: beerbeer

 

valladolidwebmusical******crónicas