Mamá Ladilla
24-10-2009, La Puerta Verde (Palencia)


Ladillismo Máximo. Muchos padecemos esta enfermedad que no consiste en tener ladillas sino en rendir culto a este particular grupo, amarlo sobre todas las cosas, promocionarlo aunque nadie te lo mande, ponerlo de politono en tu móvil, competir con los amiguetes para ver quién se sabe más y mejor sus canciones, ir a trabajar o a clase con sus camisetas, y un largo etcétera de chorradas. Sí, estamos gilipollas, pero somos muchos y muy majos.

Esto nos llevó a Palencia, concretamente a la Puerta Verde , un local apartado del mundo donde nos encontramos con un ambiente alternativo muy familiar, una original decoración y una barra con precios muy populares.

El concierto se retrasó una hora durante la cual se llegó al lleno en la sala, unas doscientas personas. A eso de las once salía el trío Ladilla a escena: Juan Abarca con su guitarra, Ferro con su aspecto de tío serio y el Tío Calambres con una ristra de cervezas y haciéndonos una foto. Por parte de ellos sería una actuación parecida a la de siempre, pero otros factores hicieron de ésta una noche para recordar.

Al principio el público estaba demasiado tranquilo pero la cosa se fue animando poco a poco con la llegada de esos pasajes tan interactivos donde la gente canta, salta, baila y, siempre, siempre, ríe al unísono. Entre todo esto unas chicas muy monas le tiraban fichas al bajista y yo me alegraba por él. Y lo que más animó el evento fue la original idea de que varios de los asistentes lucieran disfraces y complementos varios para amenizar cada canción; tuvimos a Sancho Panza y su tropa a caballo-escoba, al Príncipe (en este caso no de Beckeler sino de Hacendado, claro que sí) repartiendo sus galletas de chocolate entre la peña, a una chica que sujetaba un pene de cartón con los cojones negros (el pene, no la chica), y cómo no, a Chanquete con su barba blanca y su caña de pescar. Nos partimos el culo, y los Ladilla ni te cuento, si es que así tiene que dar gusto dar un concierto.

Nos pasamos todo el concierto en las primeras filas, con una sonrisa de oreja a oreja y admirando la manera de tocar tan brillante y peculiar que tiene esta gente, demostrando que la calidad y el virtuosismo no están reñidos con cantar canciones sobre comer mierda, meterse tripis, hacer la primera comunión con resaca, o acicalarse el nardo. Y ojo, que para esto también gastan su arte los amigos. Otra cosa a destacar es que reina entre ellos el buen rollo y la complicidad, algo esencial para que una banda de estas características funcione, se divierta, y haga divertirse a los demás.

Y si hay que ponerles algún negativo es porque para la discografía que tienen a sus espaldas sus conciertos se nos antojan un poco “tacaños”, ya que hay un buen número de temas que no deberían faltar y por tocar dos horas no va a pasar nada, cabrones, ¿qué pasa con el Brasas, el Hijoputa, la Primavera, etc, etc...?


Pues esa fue nuestra visita a Palencia. Damos las gracias a nuestros queridísimos Mamá Ladilla y a la gente de La Puerta Verde. Qué bonita fue vuestra fiesta, no dejéis de avisarnos cuando montéis otra de éstas.

Davide Izquierdo

+ de Mamá Ladilla en va-web:

Crónica en Porta Caeli, Valladolid (2009)

Crónica en Burgos (2008)

Crónica en Porta Caeli, Valladolid (2008)

Crónica en Potemkin, Salamanca (2008)

Crónica en Potemkin, Salamanca (2007)

Entrevista (2006)

Entrevista (2004)

Cronica de Mama Ladilla, Desgarro Y Durox de Moyera (2004)

_______________________________________________________________________

Crónicas