MAYTE MARTÍN + JUAN RAMÓN CARO. -crónica-

CALÉ.- II FESTIVAL DE FLAMENCO DE CASTILLA Y LEÓN
teatro Principal, ZAMORA - 12 de junio de 2009    

 

 

 

 

 

   El Festival Calé de Flamenco, del que esta página da información precisa (*), trajo a la catalana Mayte Martín al Teatro Principal de Zamora en la primera de sus jornadas flamencas, y vaya por delante decir que el trabajo de la organización ha sido exquisito y sumamente cuidadoso a la hora de elegir a los artistas que durante dos semanas van a actuar en las tres sedes, Salamanca, Segovia y Zamora. Hay flamenco para todos los gustos y artistas serios, renombrados y de solera, junto con jóvenes afianzados y alguna que otra oportunidad al paisanaje.

El precioso Teatro Principal se volcó con Mayte desde el principio. Bien es cierto que ella se arrancó por derecho con una Petenera de Pastora Pavón, la más grande, La Niña de los Peines, y eso en sí ya es una declaración de intenciones. En cuanto sonaron los primeros toques de la guitarra, perfectamente acompasada de Juan Ramón Cano y se oyó ese "Me puse a considerar..." ya se podía adivinar que iba de cante clásico, como así fue, un precioso paseo por letras y evocaciones de los grandes del flamenco.

Continuó con una Vidalita de Juan Valderrama, como ella misma dijo, "un referente con el que siempre se le habían saltado las lágrimas". Por momentos el gran-pequeño Valderrma se hizo presente en la sala, recorado en las fluctuaciones de la voz de Mayte, en sus modulaciones, pero ¡ay! pena de exceso de megafonía... habría que decir a los técnicos de sonido que el flamenco no es mejor ni más potente porque suene más alto; al contrario, flaco favor le hicieron a Mayte con ese sonido a veces atronador, porque es preferible escuchar sus cambios, sus pasos, sus susurros y sus subidas sin tanto micrófono, o mejor, en una sala como ésa, quizá hasta sin megafonía. Hecho este paréntesis de obligada reflexión,  sigamos diciendo que continuó con otra letra clásica:
            "A qué tanto me consientes,
             si no me vas a querer,
             a qué tanto me consientes,
             mátame de una vez,
             que yo prefiero la muerte
             a vivir sin tu querer".

 Aplaudidísima, como todo el recital. Especialmente poderosa fue la Siguiriya y muy entregada estuvo en una serie de Fandangos, a los que siguió el famoso Garrotín, con letras de sabor añejo que nos remontaban a épocas de oro del flamenco:            "Si el Rey de España perdiera
            el Peñón de Gibraltar,
            que tú te pierdas conmigo
            eso a ti qué más te da"

Remató con una espléndida Guajira cantada con mucha sensibilidad, y total acoplamiento con la guitarra, unión perfecta toda la noche. Como obsequio al devoto público, que la aplaudió en pie durante varios minutos, se cantó unas Bulerías que ella definió como "amorosas", dejando muy buen sabor de boca. La noche zamorano-sevillana (calor, gente, flamenco...) fue agradable. Eso sí, hacemos el ruego de que se cuide más el tema de la sonorización. 

Ana Dolores Alvarado
fotos Paco A.


<= programa      www.festivalcale.com=>

 AGENDAs . : . : . crónicas . : . : . CyLcultural.ORG