MIKE FARRIS

SALA MOBY DICK – MADRID –

19 DE MAYO DE 2009 

 
 

Un gran presagio de la noche que se nos venía encima fue cuando haciendo cola para recoger las acreditaciones de prensa en taquilla, la chica que estaba delante de mi en la fila preguntó ¿pero viene solo con la guitarra? y alguien le contestó “con la guitarra y con esa voz que tiene” y eso fue exactamente lo que nos encontramos los asistentes que llenamos la pequeña sala MOBY DICK de Madrid para ver en concierto al que todas las reseñas dan como gran triunfador del último AZKENA ROCK FESTIVAL, un evento en el que estando presente gente de la talla de ELI PAPERBOY, BLACK CROWES, ALICE COOPER o SOUL ASYLUM es mucho decir.

Y es que MIKE FARRIS es feliz en su nuevo estado, tres años después de dejar el alcohol y tras la separación de su banda de toda la vida y su encuentro con Dios que se ha reflejado en dos discos de estudio: GOODNIGHT SUN de 2002 y sobre todo el excelso SALVATION IN LIGHTS de 2007, que fue casi protagonista único de una noche que pasará al recuerdo de los asistentes.

Muchos somos los que pensamos que THE SCREAMIN CHEETAH WHEELIES fue una de las mejores formaciones de los años 90, cuya separación supuso un duro golpe para millones de fans en todo el mundo que supieron encontrar en la banda de TENESSEE no solo el gusto por el rock más clásico de los grandes grupos de los años setenta, como estaban haciendo entre otros los mismísimos THE BLACK CROWES, sino que eran capaces de definir en su estilo las influencias de grandes bandas contemporáneas suyas, para de esta manera poder encontrar los matices que les emparentaban con gente como PEARL JAM, WIDESPREAD PANIC o BLIND MELON y conformar con todos estos ingredientes un álbum clásico en estilo como fue su debut y a continuación el impresionante MAGNOLIA, piedra angular y de referencia para todos en el futuro.

Y es que además de todas las características estilísticas nombradas, el elemento diferenciador era sin duda una de las mejores voces americanas de los últimos veinte años, la de MIKE FARRIS, que ahora, liberado de las cadenas que le sujetaban a la banda, ha realizado un viaje introspectivo hacia el profundo sur en el que habita su dueño, sumergiéndose dentro del blues, el soul y el gospel, donde su corazón le está llevando en la actualidad y, no vamos a negar, donde más se pueden apreciar sus prodigiosas características.

Y es que en estos días de festivales y programaciones de conciertos sobresaturadas que más de la mitad de la sala que asistió el martes a la MOBY DICK fueran reincidentes de la experiencia de VITORIA dice mucho a favor de lo que MIKE FARRIS nos iba a mostrar.

Con la audiencia expectante y tras la aparición de un miembro de la promotora (LAST TOUR INTERNATIONAL) que nos rogó que apagáramos los móviles y guardáramos silencio (como si no fuéramos conscientes del respeto al ritual que nos venía encima) apareció sonriente y feliz MIKE FARRIS, cuya mujer asistió emocionada en muchas oportunidades desde la primera fila, ante una audiencia entregada desde el primer momento.
Bajo un extraño sombrero de bombín, gafas de sol, camisa con chaleco y armado tan solo con una guitarra Gibson acústica y un par de harmónicas que nunca fueron utilizadas MIKE FARRIS atacó de inicio con un espiritual OH MARY DON´T YOU WEEP cantado con rabia en la pulsación de las seis cuerdas y acompañado por el percusivo sonido de sus propios pies sobre la tarima del escenario.

Y es que una vez comenzado el concierto la tormenta se desataba en una montaña rusa de emociones compartidas por las que FARRIS nos guiaba y conducía, partiendo del prodigio de su voz, que retumbaba en la sala haciendo que el vocalista se apartara del micro y de esta manera la pudiéramos escuchar en su estado natural, como ocurrió en I`M GONNA GET THERE, KNOW GOOD KNOW HOW (con las lágrimas de su mujer desde la primera fila) o STREETS OF GALILEE probablemente la mayor demostración vocal de la velada. Llevarnos al profundo gospel de TROUBLE con su canto espiritual acogido con un silencio emocionante por toda la sala o WILL THE CIRCLE BE UNBROKEN transformada en este formato en una oración, como lo fue también PRECIOUS LORD TAKE MY HAND con su aire soul o la sorpresa de verle interpretar ACCENTS.

Pero también hubo momentos más distendidos en los que todos participamos con nuestros coros y palmas como en SIT DOWN SERVANT transformada en una celebración conjunta y en la que amenazó con el riff de JAILBREAK de THIN LIZZY o el recuerdo a su banda original mediante la interpretación de GIPSY LULLABY que emocionó a todos los presentes.

Dos horas de concierto acústico que en ningún momento se hicieron tediosas o pesadas y donde la increíble voz de MIKE FARRIS llenó todos los espacios posibles tanto en el espectro de sonido del recinto como en la memoria de los asistentes. Para el que escribe, y tras muchos conciertos vistos puedo decir sin dudar que, probablemente  tras GLENN HUGHES, es el músico de TENESSE la voz que más me ha emocionado sobre un escenario. Una lástima que, salvo milagro, no volveremos a ver de nuevo a SCREAMING CHEETAH WHEELIES, pero MIKE FARRIS está aquí y seguro que no tardará en volver a pasar por nuestro pais. Lo veremos

            by beerbeer
    

 
set list: 
  • OH MARY DON´T YOU WEEP
  • I´M GONNA GET THERE
  • GYPSY LULLABY
  • CAN´T NO GRAVE HOLD MY BODY DOWN
  • TROUBLE
  • STREETS OF GALILEE
  • DEVIL DON´T SLEEP
  • SELAH SELAH
  • WILL THE CIRCLE BE UNBROKEN
  • KNOW GOOD KNOW HOW
  • STANDING
  • ONLY GOD KNOWS
  • SIT DOWN SERVANT
  • PRECIOUS LORD TAKE MY HAND
  • ACCENTS
  • GREEN GREEN GRASS OF MORE
  • HOMELESS
          

valladolidwebmusical******crónicas