MONICA NARANJO SINFONICA

TEATRO CALDERON. VALLADOLID 18 DE JUNIO DE 2009  
 

La programación del ciclo “Valladolid vive la música” echaba el telón después de un año muy intenso y de un éxito de asistencia más que notable en el que se colocó el cartel de no hay billetes en muchas ocasiones, hecho propiciado por la calidad de los artistas y grupos que se han convocado, el nivel de promoción y publicidad realizado y la ubicación de los espacios donde se desarrollaban los conciertos. Una propuesta muy interesante que demuestra que cuando se dan las debidas condiciones la gente de la ciudad responde ante los eventos musicales y que debería de animar a las autoridades, que generosamente han subvencionado y apoyado este certamen, a continuar arriesgando en la programación cultural de la ciudad abriendo esta a otras propuestas algo más arriesgadas y permitiendo el acceso a estos recintos (teatros, auditorios…) a otras bandas y músicos.

Para cerrar el ciclo se programó en el Teatro Calderón la actuación de la vocalista MONICA NARANJO,  que está desarrollando por toda España una serie de conciertos sinfónicos en los que da una vuelta de tuerca a su repertorio pop y lo acomoda a los arreglos que para sus canciones ha realizado Pepe Herrero, dando a estas un giro radical en su sonido al contar con el apoyo de la Symphonic Film Orchestra de Madrid.

Siendo profano en este estilo musical me llamaba profundamente la atención que MONICA NARANJO hubiera decidido realizar algo que no es del todo extraño en cantantes internacionales de su mismo género, que es readaptar sus canciones para pequeñas giras y realizar espectáculos de este calibre, que tan solo se entienden desde la necesidad del artista en mantener viva su pasión por un repertorio que en muchas ocasiones les resulta ya demasiado manido, realizando un esfuerzo económico notable, (el montaje del espectáculo con una orquesta completa y ocho coristas no es para nada rentable en lo monetario).

De esta manera todos conocemos las versiones que han hecho, con mayor o menor fortuna,  de su repertorio desde Barbabra Streisand a Metallica y que aquí en contadas ocasiones las bandas no se han atrevido a realizar, más allá del comercial y sobre explotado acústico, quizás demasiado acomodadas en sus lucrativos y reiterativos espectáculos y que en el caso de MONICA le da un plus de merito, por el valor en realizarlo, y que demuestra que quizás sea un “rara avis” en este mundo del “show bussiness” patrio ya que en su carrera ya ha realizado con anterioridad giros musicales que la llevaron del multiplatino éxito y las ventas millonarias a editar cds de versiones de artistas, grabar en inglés o directamente desaparecer del mercado.

Pero el pasado jueves la expectación era máxima y el patio de butacas estaba repleto de un público curioso ante lo que se encontraría y entregado de antemano ante la última diva de la canción en España, la cual, y apoyada por toda una orquesta interpretó su papel de manera loable, destacando en su poderío vocal, en las composiciones que previamente en programa se habían entregado a los asistentes, como si el libreto de una ópera se tratara, y en la que hubo pocas concesiones hacia los éxitos más radiados.

El montaje era un híbrido entre el pop y la clásica muy bien desarrollado, un escenario que dejaba espacio a la cantante aunque esta no lo utilizara ya que se mostró estática durante todo el show, una iluminación de gran espectáculo pop, nada de la sobriedad de la clásica, y una gran pantalla tras todos en las que se podían ven composiciones de fotos de carácter lúgubre propias de la película “los Otros” junto a algunas animaciones también de aspecto inquietante.

Tras una introducción orquestal apareció la diva engalanada para la ocasión con un largo vestido rojo (fueron varios los modelos que mostró) y antes de pronunciar una sola nota ya tenía al patio de butacas en pie aplaudiendo con auténtico fervor y gritos histéricos por parte de algunos de sus fans y a partir de aquí el delirio para muchos. Un sonido simplemente impresionante, Monica en su papel, exagerando pequeños gestos entre lo trágico y lo grotesco haciéndonos evocar a algunos las películas de Felini y repartiendo miradas muchas veces desafiantes, mientras las canciones, convenientemente ralentizadas para la ocasión servían de vehiculo a la vocalista para demostrar que su modulación y su facilidad para llegar a notas altas, prohibidas para muchos, aunque también es verdad que se apoyó en los efectos de mesa en alguna ocasión más de lo debido, son su especialidad.

Que la orquesta proviene de realizar música para películas era algo que quedó patente en todo momento ya que muchos de los adornos hacían recordar los arreglos de bandas sonoras de películas como La Misión o El Señor de los Anillos por su gusto por las percusiones y los cambios de ritmo que realzan la agilidad y el dramatismo musical además de contar entre sus integrantes con sintetizadores que dispararon varias secuencias pregrabadas de sonidos que una orquesta no puede llegar a realizar.

Y así, entre cerrada ovaciones que a veces incluso obligaban a la orquesta a detenerse, gestos de emoción y algún que otro arranque de furia (impagable el espectáculo, vestido de caperucita incluido, que organizó para interpretar la provocativa “USTED”) fueron cayendo temas como los conocidos EUROPA, con el que abrió, SOBREVIVIRÉ, ralentizada y casi desconocida, AMAME O DEJAME o DESÁTAME, con un final a lo CALLAS que dejaron a todos satisfechos y a un servidor perplejo ante el espectáculo visto y con la curiosidad de cómo sonaría todo ese torrente vocal en un registro más rockero y porque no más agresivo. La verdad es que conociendo el carácter de la diva no se puede descartar que algún día lo podamos comprobar, si ocurre que cuente conmigo entre los presentes

by beerbeer

valladolidwebmusical******crónicas