THE QUIREBOYS

SALA EL SOL  - MADRID  -
17 NOVIEMBRE DE 2009

 

Cuando SPIKE saltó a escena y pronunció la frase “WE ARE QUIREBOYS AND THIS IS ROCK AND ROLL” ya dejó claro que los que asistíamos, muchos de nosotros reincidentes, a su concierto de la SALA EL SOL, no tendríamos para esta ocasión ninguna sorpresa.

Y es que no se si será por  lo reciente del recuerdo de este show o porque realmente estoy en lo cierto, pero THE QUIREBOYS subieron aún más el listón que dejaron en su anterior visita, apenas hace un año, al que también tuve la oportunidad de asistir y del que os hablé en su momento.

En esta ocasión los rockeros de NEWCASTLE nos ofrecían dos excusas para su visita. Por un lado la reciente edición de un nuevo disco, HALFPENNY DANCER, en formato acústico, con algunas de sus composiciones más clásicas y alguna que otra versión, a mi LOVE TO LOVE me pone los pelos de punta, y que tan solo se puede comprar en sus conciertos. Y por otro el cumplirse el 20 aniversario de su trabajo más popular y completo, el archiconocido A BIT OF WHAT YOU FANCY.  Pero ni una ni otra eran pretextos útiles ya que no interpretaron ni una sola versión acústica ni su repertorio cambió en demasía con respecto al de hace un año ya que aunque interpretaron en su totalidad el disco homenajeado, en la oportunidad precedente tan solo fueron tres los temas que se quedaron fuera (MAN ON THE LOOSE, LONG TIME COMING y TAKE ME HOME TONIGHT) y la única sacrificada fue la inconmensurable LAST NIGHT SATURDAY CALL de su último trabajo de estudio HOMEWRECKERS & HEARTBREAKERS del que tan solo sonaron I LOVE THIS DIRTY TOWN sucia,  y agresiva y MONA LISA SMILED (un clásico que no creo que nunca salga de sus set lists).

Y es que junto con el inmenso placer de ver a los británicos sobre el escenario, disfrutando (sus caras demuestran que son partícipes de la ceremonia) y haciendo disfrutar a los asistentes, me apena que estén tan anclados a éxitos pretéritos cuando se demuestra que por fin han vuelto a coger el pulso necesario a su carrera y han editado un disco a la altura de su leyenda, el citado HOMEWRECKERS & HEARTBREAKERS, tras unos años un tanto perdidos en la búsqueda de la tradicionalidad de su sonido y la lucha ante una industria discográfica acostumbrada a sacrificar calidad por cantidad y fácil (y rápido) consumo.

Uno a uno se presentaron los músicos ante el escenario, encabezados por su teclista KEITH WEIR, que volvió a dar una auténtica lección de feeling y maestría, un nuevo bajista que permaneció constantemente en segundo plano, PHIL MARTINI sobrio y cumplidor en la batería y las figuras destacables de sus dos guitarras, el miembro fundador GUY GRIFFIN con un pulso mucho más STONES, con sus guitarras vintage y sonido crudo y el increíble PAUL GUERIN que esta ocasión se llevó el gato al agua al hacerse cargo de muchos de los solos de la noche que salían a través de un JCM 2000 que rugió a un volumen atronador y que a los que estábamos en las primeras filas nos dejó completamente sordos.

SPIKE representa todo lo que son THE QUIREBOYS,  de nuevo elegantemente vestido con su pañuelo rojo, a juego con la flor de la solapa de su chaqueta, y derrochando glamour rockero y elegancia clásica, añeja y relativamente trasnochada, como el “bailarín del medio penique” que da título a su trabajo se hizo con la atención del público que llenó la sala al demostrar que no hay escenario pequeño, y no cesó de saltar, lanzar su pie de micro contra el techo o sobre las cabezas de la primeras filas (alguna vez hubo que tirar de reflejos para esquivarlo) y ejecutar las canciones tal y como las recordamos en su grabación de hace veinte años, con la voz un poco más rota y con el poso que cada vez hace más inevitable las comparaciones con el señor ROD STEWARD.

Pero es que es la pasión (o el feeling que algunos dicen) lo que mantiene viva a la formación, la elegante sencillez de la música ejecutada con ese plus que la maestría por si misma no consigue igualar, y que hace que cuando suena MONA LISA SMILED y todo el mundo corea apasionadamente la letra o que cuando WHIPPING BOY se convierte casi en un canto espiritual o I DON´T LOVE YOU ANYMORE en el más desgarrado ejemplo de desamor la banda olvide que el tiempo de los grandes estadios junto a formaciones como ROLLING STONES o GUNS AND ROSES han pasado y que su lugar está en los pequeños recintos donde los asistentes buscan una dosis de honestidad difícil de encontrar en el mercado actual. Adelantaron en el repertorio SEX PARTY a petición de GUERIN, que incluso a tuvo que bajar a las primeras filas a pararle los pies a un patoso que se estaba metiendo con unas chicas y finalizaron sus 100 minutos de rock con un MAYFAIR que sonó a gloria

Por mi parte me quedo con la fiesta que significó el inicio con la harmónica de 7 O´CLOCK, el momento de excitación de la tradicional de THERE SHE GOES AGAIN y volver a escuchar MISLED y sobre todo la sensible ROSES & RINGS, y me pregunto ¿Dónde están todos esos grandes amantes del rock tradicional que llenan los estadios cada vez que STONES o AC/DC vienen a España con sus entradas a precio de oro?. Pues seguro que en casa viendo la televisión y esperando la próxima gran gira del circo musical con todos sus fuegos artificiales y sus pantallas de video y grandes montajes, contra eso los de NOTHINGAN no tienen nada que hacer, pero si hablamos de música la cosa cambia y SPIKE y los suyos juegan en la misma liga.

by beerbeer

REPERTORIO

  1. DON´T BITE THE HAND
  2. FINER STUFF
  3. I LOVE THIS DIRTY TOWN
  4. TRAMPS & THIEVES
  5. THIS IS ROCK AND ROLL
  6. MONA LISA SMILED
  7. 7 O´CLOCK
  8. MAN ON THE LOOSE
  9. WHIPPING BOY
  10. SWEET MAY ANN
  11. I DON´T LOVE YOU ANYMORE
  12. HEY YOU
  13. MISLED
  14. LONG TIME COMING
  15. ROSES & RINGS
  16. THERE SHE GOES AGAIN
    SEX PART
    TAKE ME HOME TONIGHT 
    MAYFAIR

           

THE QUIREBOYS. SALA EL SOL – MADRID. 20 DE OCTUBRE DE 2008  

valladolidwebmusical******crónicas