sábado 15

Sábado por la mañana y sobre el escenario de las bodegas Arizona Baby llevando su rock sureño a tierras arandinas. A punto de sacar nuevo disco, los vallisoletanos pusieron en pie de guerra a los sonoritos en la última jornada del festival. Pero todavía quedaba mucho que dar.

Tras estos, la murciana Alondra Bentley se encargó de calmar los ánimos con los temas de su estupendo álbum de debut Ashfield Avenue (Absolute Beginners, 2009) y recuperar el tono folkie del evento. A ésta le siguió el songwriter Josh Rouse, en un principio acompañado por Refree al teclado y después por Alondra y su banda. Tras un concierto a pleno sol con muchos admiradores encantados con su repertorio de canciones de buen gusto, todos juntos bajaron del escenario para tocar Winter in the Hamptons en medio de la plaza, una bonita forma de terminar los conciertos matutinos, el problema es que sólo lo oyeron los que estaban bien cerquita.

Ya por la tarde, después del grupo local K Skas le llegaba el turno a otros paisanos de la anterior, más Murcia Sound con Second. Los que ya tocaran en la Plaza del Trigo en el año 2003 como banda emergente congregaban a numeroso público el pasado sábado en el escenario principal a pesar de ser el segundo concierto de la tarde-noche. El directo estuvo bien y pudimos escuchar muchas de las canciones que componen Fracciones De Un Segundo (Warner, 09) como Rodamos, una de las mas coreadas por los allí presentes. Acabaron con Todas Las Cosas, con espontáneas luciendo palmito encima del escenario incluidas.

Después de Second actuaban Catpeople en el escenario pequeño en un formato casi semi-acústico. Canciones como Radio, Mexican Life, Sister o Stumbled in Vigo dieron cuenta de lo que esta banda sabe hacer.

Una propuesta interesantísima la de Ojo con La Mala. Apareció vestida de gala en el escenario grande acompañada por Maryam Llamo como segunda voz y custodiada por la Original Jazz Orquestra (OJO). Compartiendo escenario con ella pudimos ver a Dj Woody haciendo lo propio en los platos, Refree al teclado y guitarra, Ricky Falkner al bajo, y Oriol Roca en la batería. Aunque nos sermoneó un poco con eso de cuidar los árboles y el agua, nos encandiló con sus tablas en el escenario. Con su pose chulesca estaba en condiciones de presumir de los arreglos que renuevan sus temas más conocidos como Na Nai, La niña, Toca toca, Tengo un trato o La Cocinera. La Mala ofreció una actuación que aun con algún problema de sonido y con menos público aficionado que quizá en otro tipo de ocasiones, nos convenció del todo. Mención especial merece el tema Memorias De Futuro en el que La Mala y el trompetista ofrecieron una actuación mano a mano encima del escenario grande.

 

Pero lo mejor del festival sin duda llegó con la actuación de la banda británica James, concierto estrella del Sonorama. El carismático Tim Booth estuvo impresionante con una voz impecable, bailes imposibles, miradas fijas y una conexión especial con el público fruto en parte del contacto directo con éste. Bajó a cantar a las primeras filas en diversas ocasiones y no paraba de moverse por el escenario, dando la mano a los que estaban más cerca.

Abrieron con Getting Away With It All Messed Up para seguir con Ring The Bells y Born Of Frustration, tema que Booth aprovechó para acercarse al público por primera vez y hacer gritar a los sonoritos como en ninguna actuación anterior de esta edición. Con un sonido muy bueno, James consiguieron empaparnos de una música sentida de verdad.

Con gritos de "torero torero" empezaron la mítica Sit Down, a la que siguió Hey Ma de su último álbum que según contó estaba escrita para las madres que han perdido sus hijos en Irak y Afganistán. También hubo hueco para sus canciones más antiguas, como es el caso de Stutter. Out To Get You fue en realidad uno de los momentos más emotivos del festival. Demostraron ser unos artistas que saben hacer lo suyo muy bien. Con una instrumentación cuidada y un toque tradicional, las canciones cobraban una fuerza enorme, como fue el caso de la nueva canción que interpretaron (con letra en mano Tim Booth) de título Not So Strong, que se podrá descargar en breve desde su web.


No acababa ahí, el cantante nos invitaba a hacer catarsis con Tomorrow y nos volvió a emocionar con Sometimes. Qué bonita. Cerraron con Laid subiendo a varias personas a bailar con ellos en el escenario. Una pasada de concierto que fue con mucho de lo mejorcito de esta edición

Era dificil mantener el nivel tras el concierto de los ingleses, pero La Habitación Roja hicieron una actuación digna. Volvían al Sonorama con un horario más adecuado que hace dos años, tras la reedición de sus cuatro primeros discos y a punto de sacar un nuevo álbum de estudio. Con una voz un poco irregular en algunos momentos pero con un directo potentísimo los de La Eliana hicieron un repaso a muchos de sus temas clásicos. Incluso se tomaron la confianza de presentarnos, previo lingotazo de Ribera del Duero, una canción nueva acorde con el festival: Dias De Vino Y Rosas. Canciones como Largometraje y Posidonia entre otras revolucionaron a los aficionados que se habían desatado en una noche para recordar. Iba acabando y cayó la contundencia del Eje Del Mal sobre los allí presentes así como todo un himno de la banda Mi Habitación poniendo el punto y seguido para irnos corriendo a ver a The Sunday Drivers.


Los de Toledo, algo más tranquilitos y con sus buenos modales empezaron saludando en el que fuera uno de sus primeros conciertos tras haber editado su más reciente trabajo, The End Of Maiden Trip (Mushroom Pillow, 2009). El primer tema, obligado, fue Hola (to see the animals) que enlazaron con Paranoid y ésta con Everything Reminds Me Of You. Una ejecución notable, fuertes riffs de guitarra, simpatía y canciones que gustan han sido su clave para triunfar en el Sonorama 2009. Como es habitual en sus bolos, terminaron con Little Heart Attacks, haciendo corear sus lalalás los seguidores que estaban encantados de tenerles delante.

Una de las sorpresa del Sonorama 09 fue Esterotypo que la estaban rompiendo en la carpa future stars con las canciones de su trabajo Join The Electro Funky Party! (Astro Discos, 2009). Además de hacer un recorrido por los temas de dicho álbum, nos hicieron bailar más con una canción nueva. Parece que estos cantabrones no se andan con tonterias. Muy divertidos, al terminar su actuación lanzaron varios discos suyos al público. Un detalle a tener en cuenta que puso el broche final a una actuación que nos encantó.

Lo cierto es que todavía quedaba una ración de electrónica importante con We Are Standard e Infadels, y aunque nosotros no tuvimos fuerzas para bailar más, pudimos disfrutar de estos últimos dando el punto final a los conciertos del Sonorama 2009 versionando a Eurythmics con Sweet Dreams. Así el último concierto de esta duodécima edición daba paso a un pequeño homenaje al fallecido Antonio Vega, cuya voz sonaba de fondo mientras los sonoritos se recolocaban o bien en la carpa Lados Magazine o en la carpa Dj's el que quería seguir bailando. Los demás a casita o donde se terciara. Nosotros nos despedimos hasta el próximo año fieles a la cita obligada en la región para los amantes de la música.

 
Otras ediciones del Sonorama:
2002 2004 2005 2008
 

Ali Aliste