THE STEEPWATER BAND
GRAN CAFÉ – LEON
8 DE FEBRERO DE 2009 

 

 

Resulta completamente imposible mantenerse impasible ante el estado de shock que provoca una banda en estado de gracia, cuando todos los elementos que la integran aúnan la perfecta combinación entre el sentimiento musical, un repertorio a prueba de bombas, una ejecución rocosa y preciosista y el convencimiento de estar en posesión de una verdad que les empuja a llevar su mensaje por todo el mundo.

 

 

 

Es por ello que el que probablemente sea el power trío más en forma del planeta rockero, con el permiso de mis admirados y venerados MOTHER SUPERIOR, se presenta en estos momentos ante sus audiencias mostrándose arrebatador y arrollador, dejando atrás la etiqueta de blues rock y dando un paso adelante hacia un sonido que fluye de manera natural entre sus raíces de Chicago y su pose de blues eléctrico tradicional para avanzar entre pasajes donde el rock sureño, el classic rock y los desarrollos de jam band campan a sus anchas.

En una gira agotadora que les está haciendo patearse el viejo continente a razón de show diario se presentaban en León el pasado domingo para desde las tablas del pequeño y acogedor GRAN CAFÉ y ante unas atónitas 60 personas, incluidos algunos pucelanos que se desplazaron a ser testigos de este histórico momento, corroborar que cuando JEFF MASSEY agarra su slide guitar para reencarnarse por momentos en NEIL YOUNG o DUANE ALLMAN, firmemente empujado por la apisonadora que son los efectivos TOD BOWERS al bajo y JOE WINTERS a las baquetas, el tiempo parece detenerse.

Quizás por ese motivo el show, que contó con dieciocho temas se extendió hasta casi las dos horas y media y quizás por ese mismo motivo las canciones fluyan y se extiendan de manera natural convirtiéndose en improvisadas jam sesions como en WAITING TO BE OFFENDED, joya de su último trabajo y que en su versión en vivo superó ampliamente los casi catorce minutos de la edición enlatada o los casi veinte hasta donde llegó su ácida y lisérgica versión de CORTEZ THE KILLER de NEIL YOUNG (con pasajes de LIKE A HURRICANE incluidos en su parte central).

El protagonista absoluto de la velada fue su última obra GRACE AND MELODY que interpretaron casi al completo, tan solo dejaron fuera del set list una de sus piezas, y que ha supuesto un auténtico paso adelante y una evolución en cuanto a sonido, liberándose de corsés y desenmascarándolos de etiquetas que los unían a bandas como THE BLACK CROWES, precisamente ahora que un antiguo cuervo como MARK FORD se ha puesto bajo los controles de producción, y que los acompañaron en los tiempos de DHARMAKAYA. No creo que renieguen  de la banda de ATLANTA, hay está un tema como LORD KNOWS que perfectamente podría haber entrado en WARPAINT con su ritmo hippie y su cadencia campestre y deudora de las grandes bandas del género, sino que sus influencias clásicas ahora se liberan de nostalgias y se sumergen en las aguas pantanosas del blues boggie y el rock puro.

No necesitó MASSEY más que un pequeño equipo, un VOX AC30 (que le dio algunos problemas y le hizo incluso parar y volver a comenzar la interpretación de la “beatleliana” ALL THE FALL OF THE DAY) y unos cuantos pedales para dejar maravillados a todos los presentes con su técnica a las seis cuerdas, donde la entrega y pasión en ocasiones hacen que  el virtuosismo con el que ataca su antigua LES PAUL quede enmascarado tras ejecuciones perfectas y donde demuestra que su técnica, bien con el slide con el que dio auténticas exhibiciones en INDIANA LINE haciéndonos por momentos pensar que el mismísimo WARREN HAYNES se encontraba ante nosotros para mutar rápidamente hacia el sonido de GRATEFUL DEAD o GOV THE MULE,  en HEALER que arrancó rabiosa a la voz y ácida en el desarrollo con una pausa que nos acercó a las bandas californianas de los últimos sesenta.

Pero no solo fue el slide sino los solos de wah wah de TWO MULES AND A RAINBOW, una auténtica rareza y un lujo que interpretaran una canción del disco IT´S ABOUT TIME de su productor MARK FORD que de nuevo nos hizo ver al canadiense YOUNG sobre las tablas en un solo final alargado hasta el delirio, o su técnica de pua-dedos de INDIANA LINE, una de las pocas concesiones que hicieron a su anterior obra REVELATION SUNDAY, o en la citada WAITING TO BE OFFENDED (sin duda el punto álgido del concierto) los que hicieron que todo el mundo cayera rendido ante el virtuosismo y la humildad del rubio guitarrista.

También hay que hacer justicia a la precisión de JOE WINTERS cuya rápida ingesta de cervezas no mermó su capacidad milimétrica de golpeo, sencillo y contundente y que fue el más dicharachero de los tres cuando terminó el show y todo el mundo fue a saludarles o el fino estilo a lo RONNIE LANE (corte de pelo incluido) de TOD BOWERS que incluso se atrevió a cantar un Standard del blues llamado RUDE del que no logré adivinar su compositor.

Mas tributos a otros artistas aparecieron en el clásico de ELMORE JAMES y ROBERT JOHNSON, DUST MY BROWN, auténtico sonido Chicago, la citada CORTEZ THE KILLER que fue pedida y aclamada por la parroquia, o el final de concierto con el tema de los STONES (cuya sonoridad se refleja también en temas propios como ONE WAY RIDE), LIVE WITH ME, que no aparecía en el repertorio y que supuso un regalo para los presentes

En resumen una formación que en directo muestra todo su poder y que deja sus trabajos de estudios en paños menores ya que estos no consiguen mostrar la fuerza de una de las bandas más en forma del momento, que maneja el repertorio a su antojo, fue curioso ver como ralentizaban su “single” más conocido REVELATION SUNDAY dotándole de una nueva visión y sonoridad, y que dejó satisfecho a todo el mundo, además departieron amablemente con todo el que se le acercó e hicieron frente a la cacareada crisis con un pack de supervivencia en el cual te podías llevar sus tres últimos trabajos por unos míseros veinte euros.

En estos tiempos en que la gente pierde la cabeza haciendo colas interminables para pagar auténticas fortunas por ver a los AC/DC en un estadio, eso siempre que consigan entradas, están STEEPWATER BAND a la vuelta de la esquina dando lecciones de historia viva y actual del rock por diez euros el ticket. Ante semejante incongruencia solo queda citar a los filósofos clásicos y repetir una vez más con ellos el axioma de que “estos romanos están locos”, esperemos que al menos el cielo de la ignorancia no caiga sobre nuestras cabezas.

by beerbeer

REPERTORIO:

1- FIRE AWAY 
2- ALL THE WAY TO NOWHERE
3- ROADBLOCK
4- TWO MULES AND A RAINBOW
5- ALL THE FALL OF THE DAY
6- INDIANA LINE
7- LORD KNOWS
8- HEALER
9- WAITING TO BE OFFENDED
10- REVELATION SUNDAY
11- ONE WAY RIDE
12- HARD AS A STONE
13- RUDE
14- GRACE AND MELODY
15- DUST MY BROWN
16- WORLD KEEPS MOVING ON
17- CORTEZ THE KILLER

18- LIVE WITH ME 

                      

valladolidwebmusical******crónicas