Festival “no convencional” de música tradicional

DEMANDAFOLK

30 Y 31 DE JULIO DE 2010. TOLBAÑOS DE ARRIBA. bURGOS

DEMANDAFOLK 2010… crónica de uno que pasaba por allí

Salimos de Zaragoza a las 6 de la tarde con todo el kit de festivales: tienda, colchón, hinchador, ropa de abrigo (jodó como refresca) y la dulzaina. Y a las 22:00 llegamos a la zona; en Salas ya vimos un cartel y ale, a seguir las flechitas. En media horica llegamos a la meta volante (vaya estaribel que montan).

Allí nos indicaron donde aparcar, nos dieron la chapa con lo del respeto al medio y nos mandaron para la zona de acampada. Tranquila si quieres dormir, de juerga si quieres cachondeo. Otra vez nos volvieron a dar la chapa con lo de respetar el entorno, separar basuras y demás, y ya plantamos la tienda. Tomamos algo de cena rápido y andando a Tolbaños (que pasada de estrellas) que empezaba la fiesta.

Este año Zumbalé, bazucada guapa, vaya ritmo. Luego, lo mejor del festival, a liarla en el Paco (el bar del pueblo). Parece que solo haya dulzainas en Aragón, que guerrica que dan todos los años. Y así hasta que cansa Paco, que al día siguiente tiene que cantar con la Tolba. Y todavía volvimos a las 6.00 y quedaba gente en la zona de acampada tocando instrumentos raros.

La zona de acampada Un momento de la Batucada El Paco, fiesta total

Al final nos fuimos cargaditos a la tienda, y a las 9 de la mañana empezaba el lío. Desde la zona de acampada nos llevaron en autobús a Riocabado de la Sierra y desde allí salió la marcha cicloturista, por la vía verde de la Sierra de la Demanda, hasta Tolbaños de Arriba.

En el recinto del festival ya empezaba a haber jaleo a las 11, la gente se iba moviendo hacia Tolbaños para participar en el pasacalles pelendón. La Carmen se tira todo el año cosiendo trajes de pelendón y pelendona, y los
reparte entre los que quieren participar.

A las 12 empezaron los dulzaineros a tocar y los cabezudos a correr detrás de los críos. Una vuelta por el pueblo y al recinto, que ya habían abierto la barra y el mercado de artesanía. Llegaron las bicis y a eso de las 13:00 se pingó el Mayo. Vaya tradiciones tienen estos serranos, cortar un pino para volverlo a levantar a lo bruto.

Después de dejar a los niños con la gente de la Fundación Oxígeno, que se los llevaron a conocer el pinar, nos fuimos a la barra y a los puestos del mercado (que cosicas más chulas había en los 13 puestos) hasta la hora de comer. Este año además pusieron un puesto nuevo donde los patrocinadores del festival podían tener su publicidad.

Como cada año viene más gente, nos toca a menos caldereta, pero bueno, para probar este sabroso plato serrano sí que da. Y siempre te puedes comer luego un bocadillo y un café en el puesto.

A las 17:00 salimos de la sombra para unirnos a Alfredo y a los chavales que ya le estaban dando al adobe y a los juegos tradicionales. Y a las 18:00 salió una marcha hacia las Dehesas de Tolbaños de Abajo, qué robles más viejos… y qué bien lo explicaban los de la Fundación Oxígeno. Qué ganas dan de cuidar el monte.

Volvíamos cuando Luken y Teresa empezaban a presentar a la Tolba. Cada año son más, y cómo se notan los ensayos, todos bien afinaditos. Luego le tocaba al Espíritu de Lúgubre, nos lo pasamos de maravilla con las historias de Silverio, y claro, con su música. Nos fuimos al puesto de los demandines a comprar el cachicerro, una novedad de este año. Es un vaso de plástico duro con la oveja y unos consejos medioambientales, para reutilizarlo y contribuir a generar menos residuos.

Echamos unas cervezas y corriendo, que empezaba Eliseo Parra. Este vallisoletano, con su fusión entre lo tradicional y lo contemporáneo continúa alimentando la música folk española. Se salió. En un momento dado echamos la vista atrás y flipamos. Habría por lo menos 3000 personas viendo a Eliseo. Y había de todo, jóvenes, mayores, familias, niños pequeños, abuelotes…. Una pasada. Y todos con la boca abierta. Cómo canta este tío, y qué musicazos lleva. Emocionaditos todos con La Cigüeña y Van por el aire.

En el parking seguían llegando coches sin talento. A puntito estuvieron de abrir la zona alternativa. En una vuelta que nos dimos contamos más de 1000 coches. Después de Eliseo y sin salir de Valladolid, nos hicieron bailar los de Divertimento Folk. Divertimento sonaron de maravilla, con Ramiro y Luis Ángel dándolo todo. Cómo han conseguido empastar tan bien los instrumentos tradicionales con ese toque actual que los caracteriza. Pena que no nos tocó el DEMANDAsorteo.


Llevábamos muchas horas sin parar de botar, menos mal que sacaron unas sopas de ajo para reponer fuerzas y prepararnos para el cierre, que nos habían dicho que lo íbamos a flipar. Y así fue. Este año les tocaba cerrar el DEMANDA a los coruñeses Bastards on Parade. Sólo llevan desde 2007, cuando se juntaron para combinar punk-rock con raíces celtas. Y como combinan. No podías para de bailar cada tema, debajo del escenario se armó una buena fiesta… Y no querían acabar los tíos. Hasta las 2:00 nos tuvieron sin parar. Y después, pues como todos los años. Hasta que amaneció en las barras, que hay mucho músico. Pero cómo podrán tocar con tantas cervezas en el cuerpo.




No podía marcharme sin echar un ojo a la mañana siguiente. Sí que es verdad que desde que entramos al parking nos recordaban constantemente que había que respetar el entorno (muy majos los que nos indicaron donde aparcar).

Luego al acampar (el año que viene nos iremos a la zona sin ruido, que los jóvenes dan mucha guerra) también te lo vuelven a repetir, te dan cenicero para la tienda, cenicero individual si fumas, bolsas de basura, te explican bien lo de la separación de residuos, el miedo al fuego… Y al entrar al recinto, pues otra vez.

Pero ¡cuánta gente está colaborando en DEMANDAFOLK!.

Por lo menos vi 80 personas con la camiseta esa de la hormiga. Pues eso, que se respira respeto al medio, pero es que cuando bajamos el domingo por la mañana a ver cómo había quedado, lo flipamos.

Todo limpio, como cuando llegamos el viernes. Pero de verdad, ni una colilla en el suelo (al final no era tontería eso de Objetivo Colillas cero que nos repitieron tantas veces). Ya se notaba por la noche que la gente se pasaba los DEMANDAceniceros, o que se salían del centro para tirar los vasos a las (miles había) papeleras esas echas con 4 palos.

Eso, que una pasada, no me extraña que la gente de la zona esté contenta e implicada con DEMANDAFOLK, que digo contenta, tienen que estar orgullosos de tener un festival en el que el domingo ya puedes preguntar al niño pequeño que a las 9:00 está dando guerra, al abuelo que se ha levantado a las 6:00, al padre de familia que se pasó con el pacharán o al joven que todavía no se ha acostado… todos se lo han pasado cojonudamente. Sin incidentes. Encima todo está limpio. Y todos han estado en el mismo sitio, en DEMANDAFOLK.

Pues ya me voy a despedir, pero antes querría agradecer a toda esa gente que trabaja en la organización, porque de verdad, se lo curran. Y siempre con una sonrisa

 


Demandafolk 2007 **** Demandafolk 2008 **** Demandafolk 2009

Demandafolk 2010 entrevista .

 

valladolidwebmusical******crónicas