DIRTY SWEET

SALA JIMMY JAZZ – VITORIA –

25 DE ABRIL DE 2010   

 

Somos realmente afortunados al ver la cantidad de grandes bandas que se están acercando de gira a nuestro país en este año y sobre todo de comprobar como las más jóvenes están dando una lección de buena música y mejor actitud.

De esta manera hemos conseguido tener las visitas de formaciones que en otro momento del mercado tendrían la posibilidad de entrar en el olimpo de la fama del género y que ahora, por causa de la situación actual, se ven abocados a una sucesión de fechas sin descanso y a hacer muchos kilómetros para poder rentabilizar estos tours, o cuando menos, de no perder demasiado dinero.

Así pudimos asistir al retorno de THE ZEROS, la confirmación de THE BOTTLE ROCKETS (para el que escribe es sin duda el concierto del año), disfrutar la honradez de RHINO BUCKET, contemplar entre asombrados y confundidos la gira de MARC FORD & THE STEEPWATER BAND, la furia de THE ANSWER, la clase de LOVE ME NOTS o, como era ahora el caso la primera visita a Europa de THE DIRTY SWEET para presentar su nueva obra AMERICAN SPIRITUAL.

Sin apenas días de descanso en su gira europea y tras enlazar solo con una fecha de asueto los nueve conciertos en España, una vez más el país con más citas de todo su periplo, se presentaban en Vitoria el pasado domingo para cerrar el ciclo de conciertos en una JIMMY JAZZ que acondicionó mediante unos telones el recinto para la asistencia al evento (unas 150 personas) sin que eso supusiera una merma en la calidad del sonido ofrecido, esta sala es un lujo en cuanto a calidad acústica, y acentuando el marcado aspecto de intimidad que se vivió en muchos momentos.

Cuando publicaron su álbum de debut OF MONARCHS AND BEGGARS lo disfruté como el primer disco de una banda que apuntaba una gran frescura y un bagaje que les emparentaba con los trabajos iniciales de unos Black Crowes o Screamin´ Cheetah Wheelies con una base más blues y country, un trabajo de combustión espontánea (temas como SIXTEEN se clavan en tu cerebro a la primera escucha) y fácil asimilación que sonó incesantemente durante unos meses en mi reproductor y que poco a poco fue dejando paso a otros discos.

Con las noticias acerca de su nuevo trabajo, que aunque publicado este año ya estaba disponible en 2009 y que la banda ofrece de manera gratuita para su escucha en www.dirtysweetmusic.com/press.html , mi interés volvió a resurgir ya que desde la primera escucha se apreciaba un giro musical arriesgado y cautivador, dirigiéndose musicalmente hacia terrenos donde las raíces musicales de su país tomaban el protagonismo, por medio de canciones de aires country, coros sesenteros y una perfecta combinación entre lo acústico y lo psicodélicamente eléctrico,. Un trabajo que, al contrario que el que le precede, se va disfrutando y descubriendo en cada escucha y que aporta matices nuevos y refrescantes.

Esta gira era el momento para comprobar la evolución en directo de los de San Diego y ver si esa combinación se consolidaba sobre las tablas para no perder cohesión en su discurso.

Frío recibimiento de los presentes al grupo (que poco expresivo es el público de Vitoria!!!), que salió al escenario tras una intro de película de spaghetti western, y directos a la yugular con dos temas de su disco de debut, GOLDENSOLE OF MONACH (con el aroma de los cuervos negros revoloteando en el aire) y el áspero tacto de MAN´S RUIN (con sus coros gospel y un estribillo que va creciendo con el desarrollo del tema) como puerta de embarque del viaje musical que nos esperaba, para demostrar que se encuentran en un momento musical impresionante.

La banda funciona como una máquina engrasada con Chis Vanacore, con su look a lo Bonham, golpeando con groove un set de batería sencillo, Shaun Cornell con un bajo Fender antiguo y un aspecto físico cercano a un Phill Lynott blanco, Nathan Beale a la guitarra de manera participativa y echando una mano en los coros y sobre todo el derroche vocal de Ryan Koontz  con unos tonos altos que acentuaban el aire a los años 60´s de su música en la actualidad (hubo momentos como en MARIONETTE en los que la imagen de Morrison me rondó por la cabeza) y que venció una inicial timidez con sus bailes, saltos y entrega por el escenario.

 

Los mejores momentos llegaron en la fase central de su show, en el que se centraron en AMERICAN SPIRITUAL y desde el toque country de la impresionante YOU´VE BEEN WARNED donde la guitarra acústica se sustituyó por eléctrica con el aire del Mothers Little Helpper de los Stones en su melodía, la citada psicodelia de MARIONETTE o el ritmo cadencioso de PLEASE BEWARE pusieron el contrapunto perfecto a la dicotomía que la formación sufre cuando ataca velozmente composiciones como CRIMSON CAVALRY o GET UP, GET UP, los lazos de unión con su debut, o las más clásicas SIXTEEN (vaya trallazo) o DELILAH con su base blues y su tono heredero del gran Mike Farris.

Algo más de una hora de actuación hasta que se retiraron a camerinos para atacar por dos veces con una serie de bises en los que se dejaron llevar por improvisados desarrollos instrumentales, dejaron espacio de lucimiento a sus guitarras y nos obsequiaron con una grandiosa cover de BOB SEGER para poner punto y final a la que fue una de las noches más especiales del año.

Basándose en su tenaz entusiasmo por el pasado musical y sus ganas de disfrutar tocando, probablemente ellos eran los más felices de todos los presentes en la sala, DIRTY SWEET saldaron con sobresaliente su primera gira por nuestro pais. Si el mercado les deja y la carretera no les pasa factura tenemos a una banda grandiosa capaz de facturar albums que lleguen a la categoría de clásicos. Ellos han decidido decantarse por una búsqueda de las raíces musicales que hace que su “caramelo” no este “sucio” sin envenenado, al menos de buena música para todos los que gustamos de sabores auténticos.

by beerbeer

Una vez más, y ya son muchas, agradecer la amabilidad y atención que el personal de la sala Jimmy Jazz dispensa a nuestro medio, gracias a gente como vosotros todo es más sencillo.
No olvides chequear su programación en nuestras agendas o directamente en la web de la sala

valladolidwebmusical******crónicas