FRANK-T + ONE LOVE SHOWCASE

Sábado 9 de Octubre. Sala Porta Caeli Global Music. Valladolid

 

 


Informa: Miguel S.G.
Imagen: Tisho.

La noche no era especialmente fría, pero quizá el precio de la entrada (14 euros en taquilla no es un precio especialmente sensible con un momento de crisis económica) hizo que la vuelta del gran Frank-T no congregara a más de 120 personas. La última vez que visitó Castilla y león fue Palencia en 2006, en la sala Carabel, donde hubo cerca de 200 personas. Hay algo latente en las opiniones “raperenses”, y es que los dos últimos discos de Frank-T no han llamado especialmente la atención de los más jóvenes. Y, recordemos, entre el público Hip-hop suele ser la mayoría.

Aún así el ambiente estuvo bastante distendido y la noche fue fluyendo de una manera cálida. La sala estrenaba ante el movimiento Hip-Hop vallisoletano su nueva cara, un escenario mejor y más grande, una nueva iluminación más moderna y eficaz, y un sonido mejorado pero que tardó un poco en sonar sin ningún tipo de sobresalto, pues los One Love, encargados locales de abrir la noche, sufrieron algún problema de sonido al principio de la actuación. En todo caso, nadie como ellos saben mejor cómo animar a la vecindad pucelana y a las 4 o 5 personas palentinas que por allí estaban. Uno cuando va a ver a Frank-T sabe que va a ir a presenciar unas horas de buen rap. Y los One Love enseñaron los dientes con temas inéditos de los próximos discos de Jewel y de Gumy Castellano. Además nos deleitaron con temas que ya son auténticos clásicos en sus conciertos. En todo caso dejaron muy buen sabor de boca los tracks nuevos. Dejan grandes expectativas esos dos discos que pronto llegarán para inundar la actualidad rap castellano y leonesa. Nando, Gema, K, Inerzia, Jewel y Gumy saben que subirse a un escenario implica divertirse y pasarlo bien, y eso saben transmitirlo a los que estamos debajo, moviendo el cuello y moviendo el culo. Será por su veteranía, o por su forma de ser, que ante todo expresan buen rollo arriba y debajo de un escenario.

Para las personas que tenían hambre de rap (literalmente…), Frank-T salió al escenario para saciarles. Pues salió con una tostadora y pan de molde (no sé si era Bimbo…), le faltó mantequilla y mermelada, pero en todo caso esos minutos fueron cómicos y una manera muy acertada de empezar la presentación de su último disco (Soy una tostadora. Zona Bruta, 2010). Comenzó el concierto con el tema que pone el título al disco (Tema producido por K, de los One Love). Fue recorriendo algunos de los temas de este disco último y de los anteriores más próximos, pero como era de esperar el aforo esperaba con ganas el tour por los temas más clásicos del MC veterano. Temas que a todos nos ponen los pelos de punta al recordarnos más peques comenzando a escuchar esta música que por entonces estaba tan marginada. En todo momento T-Kfran, estuvo grande en el escenario, demostrando su porte y categoría, también nos demostró que tiene muy buenas aptitudes como monologuista, pues entre tema y tema nos hizo reír a carcajada limpia con sus comentarios y la presentación de alguno de los temas clásicos de la carrera musical de Frank-T como Tener éxito en un tomo.

El mensaje anti-racista estuvo latente durante gran parte del concierto, y es de agradecer, pues algunas personas parece que se les olvida lo mucho que tuvieron que luchar hombres y mujeres de raza negra para evitar desigualdades en nuestro país. En los platos estaba su inseparable Zeta, un gigante de entre los clásicos en nuestro país. Un hombre ligado a la cultura Hip-hop de siempre y que sigue en forma como nadie, pues los scratches con los que nos deleitó demostraron su caché y su categoría.

Casi dos horas enteras estuvieron en el escenario los veteranos de Madrid ofreciendo espectáculo con música de ahora y de no tan ahora. Ver a Frank-T es algo que recomendaría a todos los amantes de esta cultura urbana. Finalizó el concierto con el público saltando casi, casi, hasta el techo. Como no podía ser de otra forma se despidió con un clásico entre los clásicos: Desfase, de su época en el grupo CPV, que como él nos recordó, se han vuelto a juntar para también recordarnos como sonaban esas primeras rimas españolas de rap. Y es que ya sumamos 25 años de Rap en español. Por eso, a Frank-T no se le va a ver especialmente por sus últimos trabajos. Es por la historia de los bombos y las cajas, por los recuerdos que todos tenemos almacenados y que merece la pena revivir de vez en cuando.


 

valladolidwebmusical******crónicas