LUZ CASAL

VALLADOLID VIVE LA MUSICA

TEATRO CALDERON DE VALLADOLID

17 DE MARZO DE 2010 

 

Nueva parada dentro del festival VALLADOLID VIVE LA MUSICA, que este año nos está trayendo grandes noches, y muchas más que quedan por llegar, para ver en un TEATRO CALDERÓN lleno hasta la bandera la actuación de una de las vocalistas más fiables del panorama nacional.

LUZ CASAL se acercaba a Valladolid con nuevo disco bajo el brazo, LA PASION, y con la sencilla y sincera honestidad de quien lleva cerca de 30 años sobre los escenarios construyendo una carrera labrada paso a paso y sin dejarse llevar por la autocomplacencia ni que le atrapen los largos, y peligrosos, tentáculos del mercado discográfico.

Una enfermedad de sobra conocida ha ocasionado que LUZ haya dado en los últimos años un paso importante en su carrera disfrutando de ella por medio de discos más personales y en los que se ha podido alejar del cliché de “mujer rockera” y abrazar otros estilos y formas de abordar su música como se vislumbraba en  SENCILLA ALEGRÍA donde se atrevía con ritmos más jazzeros.

Desde el lanzamiento de VIDA TOXICA, una vocalista más pausada, intensa y vital se ha dado el lujo de grabar un disco en el que dar rienda suelta a su pasión por el bolero, LA PASION, reinterpretando clásicos del género de autores como Elena Walsh o Julio Rodríguez y navegar por las décadas de los 40 a los 60 a través de las interpretaciones de temas tan conocidos como HISTORIA DE UN AMOR, CENIZAS, COMO LA CIGARRA o ALMA MIA.

Y es este nuevo trabajo el que nos presentó sobre el escenario del Calderón con una formación de lujo compuesta por trece músicos entre los que se encontraban un cuarteto de cuerda (chelo, viola y dos violines), un terceto de vientos (trompeta, saxo y trombón), un pianista (que se encargó también de los sintetizadores), dos virtuosos guitarristas, contrabajo (y bajo eléctrico), percusión y batería y que ejecutaron un repertorio variado, que se extendió hasta las dos horas, donde tuvo cabida desde las canciones más pausadas de su reciente obra hasta los momentos más desenfrenados y rockeros de su carrera.

Con la excepcional puntualidad que acompaña toda la programación del festival saltaba a escena LUZ CASAL de elegante y riguroso negro (salvo los zapatos rosas), con el rostro tranquilo, más delgada y las huellas del tiempo (y quizás de la enfermedad) reflejadas en su cara para abordar una primera parte del repertorio que se basó en su nueva obra.

Con el cálido acompañamiento de toda la banda y los detalles de los instrumentos de cuerda en contrapunto con los sonidos de los metales interpretó de tirón cinco canciones de LA PASIÓN, tan solo CON MIL DESENGAÑOS se coló sin desentonar entre las versiones, y mostró que aunque su voz se ha vuelto un poco más ronca y los tonos no llegan donde antaño, la fuerza y sentimiento con que interpreta las canciones provoca que todo el patio de butacas asista en respetuoso silencio, tan solo interrumpido por una ovación cuando dedica UNA HISTORIA DE AMOR a Miguel Delibes y nos habla de sus recuerdos sobre su obra y en especial a “Mujer de Rojo sobre fondo Gris”, al espectáculo de la voz de LUZ que, con los ojos cerrados en muchos momentos se aprovecha de la maravillosa acústica del teatro, tan hermosa como cruel ya que no deja lugar para camuflar ningún fallo, que en una cantante de este nivel vocal no se producen.

Tras esta media docena de canciones el repertorio muta hacia trabajos anteriores y sonidos más rockeros, aunque lo hace de manera gradual, primero con la salida del escenario del cuarteto de cuerda y los vientos para ejecutar NO ME IMPORTA NADA, dedicada esta vez a las mujeres, con una nueva base rítmica más latina y una interpretación algo acelerada, raro puesto que todas las canciones fueron suavemente ralentizadas, y viendo como los músicos cambiaban progresivamente sus instrumentos clásicos por eléctricos (bajos y guitarras) y que deja momentos especiales como el acompañamiento de bossa de UN NUEVO DIA BRILLARA que a punto está de hacer saltar las lágrimas de la cantante y en la que el público toma protagonismo en los coros hasta hacer callar a la banda y quedarse sola interpretando el tema. De las grandes baladas de otros autores a las suyas propias, aquellas que paulatinamente fueron surgiendo en sus trabajos como rebeldía natural al encasillamiento en un género y que aquí encajan de manera preciosista junto a los clásicos.

Poco a poco LUZ CASAL va retomando el hilo de un concierto más rockero y se suelta a cantar, bailar, saltar y gesticular cuando suena A CADA PASO QUE DOY, mi favorita de la noche, el ritmo blues de DAME UN BESO, el desenfreno swing de PLANTADO EN MI CABEZA, el vacile de RUFINO “me gusta veros bailar” dice LUZ a un público que continúa respetuosamente sentado quizás desbordado por el continente en el que se encuentra, LOCA con giros de cabeza incluidos o UN PEDAZO DE CIELO, con la que se retira a camerinos y pone punto y final a un tramo de concierto vivo y que pretendió trasformar el CALDERON en una sala de conciertos al uso.

A la noche aún le quedaba una etapa y fue un viaje de retorno hacia los sonidos más relajados, que nos devolvió al repertorio más tranquilo, empezando por “una canción sencilla con algo que llega al corazón”, según sus propias palabras, y que es PIENSA EN MI, tan solo acompañada por guitarras y bajo y otra tanda de canciones de LA PASION y que puso final con NO, NO, NO. Y eso fue precisamente lo que los presentes parecieron decir a LUZ CASAL ya que no permitieron que el concierto finalizara en ese punto y la obligaron a regresar al escenario hasta dos veces, primero para interpretar TE DEJE MARCHAR, donde tuvo una pequeña laguna olvidando parte de la letra y para acabar una sorprendente versión de TU FRIALDAD de TRIANA interpretada a ritmo reggae y que dejó a los presentes en pie aplaudiendo a rabiar.

Un concierto que disfruté sobremanera ya que por un lado estuvieron las canciones de “toda la vida” que todo el mundo conoce y por otra parte los boleros de su nuevo trabajo cuya interpretación, sentida y emocional, hicieron disfrutar a todos demostrando que al final un buen concierto se elabora con muy pocos ingredientes, buenas canciones, una gran voz y unos músicos que dominen sus instrumentos. LUZ estuvo espectacular a la voz y la banda fue un auténtico lujo, una noche muy bien invertida. Que vengan muchas más como esta.

by beerbeer

REPERTORIO:

  1. A DONDE VA NUESTRO AMOR
  2. ALMA MIA
  3. CENIZAS
  4. CON MIL DESENGAÑOS
  5. SOMBRAS
  6. UNA HISTORIA DE AMOR
  7. NO ME IMPORTA NADA
  8. ENTRE MIS RECUERDOS
  9. UN NUEVO DIA BRILLARA
  10. ES POR TI
  11. BESARE EL SUELO
  12. A CADA PASO QUE DOY
  13. DAME UN BESO
  14. PLANTADO EN MI CABEZA
  15. RUFINO
  16. LOCA
  17. UN PEDAZO DE CIELO
  18. PIENSA EN MI
  19. QUE QUIERES TU DE MI
  20. MAR Y CIELO
  21. NO, NO, NO
  22. TE DEJE MARCHAR
  23. TU FRIALDAD

La programación de VALLADOLID VIVE LA MUSICA, tanto en salas como en teatros, se puede consultar en la web del festival http://www.valladolidvivelamusica.com/ donde aún hay fechas muy destacadas como los conciertos de SERRAT, que han cambiado de fecha esta semana, las citas con QUIQUE GONZALEZ, JOHN MAYAL, CHRIS ISAAK o ya en recintos más pequeños NAJWA NINRI, ARIEL ROT, CABRIOLETS o SHUARMA. Y todos ellos en la puerta de casa.

 

valladolidwebmusical******crónicas